Adriana Zavaleta “La princesa Rebelde” del Carnaval de Veracruz

Platicar con Adriana Zavaleta resultó, un verdadero placer, una mujer joven, optimista, luchona, con mucha energía y alegría, disfruta del mar y la naturaleza, amante de la música y las bellas artes, en esta ocasión su paso por el Carnaval más alegre del mundo, el de Veracruz, le hizo una mala jugada, veamos porque…

Compitió para ser la nueva soberana del Carnaval de Veracruz, pero para su sorpresa los intereses como lo externaron vía redes sociales público en general, habitantes y medios de comunicación del puerto, la sorpresa fue mayúscula y dice de viva voz… «Me llevé una gran sorpresa al ver que la otra candidata ganaba por 1millon 250mil pesos. Al instante supe que hubo un fraude, que no había sido justa la competencia» responde aun extrañada por lo sucedido.

Pero reacciona bien pues recibió el apoyo de la gente y se siente reconfortada «Creo que la gente ha sido así conmigo porque me vieron en la campaña como candidata a reina, trate de acercarme lo más posible y que me conocieran. Por supuesto me hace extremadamente feliz escuchar sus palabras, recibir sus mensajes y sobre todo saberme apoyada y respaldada»

Sin embargo las cosas no terminaron ahí pues ocurre que «El comité en un inicio censuró mi participación por haber dicho a los medios que hubo falta de transparencia y que se habían cometido actos ilegales durante el proceso de elección a reina del carnaval 2016» este hecho la llevó a ser vetada en las distintas presentaciones, incluso a ser partícipe de la Corte Real en las promociones acostumbradas.

«Quiero que la gente forme su propio criterio, y que sepan que yo me inscribí con toda la ilusión que presentaba la convocatoria, lamentablemente descubrí que esto fue muy similar a la política y está muy ligado a la política. Aun cuando se dice que es una fiesta del pueblo y para el pueblo» nos dice respecto a su participación, una participación que lo realiza cualquier chica con aspiraciones a representar al estado en las fiestas carnestolendas.

Con todo lo sucedido quizá esté ausente de los recorridos carnavalescos, aunque le ilusiona mucho ser parte de esta la fiesta de los veracruzanos «Si me encantaría estar en los paseos porque me gusta la fiesta del carnaval y representar a la mujer veracruzana, pero por el otro lado mi corazón y mi mente están en un conflicto, salir como la princesa del carnaval sería como afirmar y reconocer que las cosas estuvieron bien y estoy de acuerdo con ello. Además tengo miedo del trato que vaya a recibir por parte del comité» nos dice con un dejo de melancolía.

El aprendizaje es mucho, la experiencia igual «Definitivamente me deja mucho aprendizaje, una experiencia más en mi vida con la cual aprendí más de política que de otra cosa. El acercamiento con la gente y el poder de cierta forma llevar sonrisas a otros, es lo más hermoso de todo» sonriente nos responde con la madurez suficiente para entender esta parte de la competencia.

«A toda la gente que simpatiza conmigo les digo GRACIAS por permitirme ser una figura positiva para ustedes, el cariño y el amor como bien sabemos, no se compra, por eso valoro cada palabra y gesto sincero que tienen conmigo. Aunque no sea la reina, siempre seré su amiga y una persona que buscará contribuir para tener un mejor Veracruz» nos confiesa.

«Ha sido una experiencia de enriquecimiento personal, una oportunidad de expresar mis ideas y mostrarme a la gente, y con ello motivar a los jóvenes a que busquen seguir sus sueños, que luchen, que sepan que habrá complicaciones en el camino, pero que depende de uno tomar las piedras y construir un puente o dejar que nos obstaculicen»

«Mi sueño era ser la reina del carnaval para incentivar a los jóvenes a ser mejores ciudadanos, creo que se está logrando a pesar de lo ocurrido y eso me llena de orgullo y alegría. No soy perfecta pero cada día busco ser un poquito mejor. Invito a todos a despertar cada mañana con ánimos de trabajar, estudiar, luchar y hacer cosas buenas por nuestra propia persona y por nuestra sociedad» Concluye.

Sin lugar a dudas una mujer fuerte y sin miedos, con mucho camino por recorrer, una Princesa Rebelde.

Más galerias