Ponte en contacto

Columnistas

José Sobrevilla – Emil Cioran, el filósofo de la desesperanza

Publicado

en

Decía Cioran que “no corremos hacia la muerte; huimos de la catástrofe del nacimiento. Nos debatimos como sobrevivientes que tratan de olvidarla; porque el miedo a la muerte no es sino la proyección hacia el futuro de otro miedo que se remonta a nuestro primer momento. Nos repugna, es verdad, considerar al nacimiento una calamidad: ¿acaso no nos han inculcado que se trata del supremo bien y que lo peor se sitúa al final, y no al principio, de nuestra carrera?; sin embargo, el mal, el verdadero mal, está detrás, y no delante de nosotros. Lo que a Cristo se le escapó, Buda lo ha comprendido: «Si tres cosas no existieran en el mundo, oh discípulos, lo Perfecto no aparecería en el mundo…» Y antes que la vejez y que la muerte, sitúa el nacimiento, fuente de todas las desgracias y de todos los desastres”[1].

Émile Cioran nació en Rasinari, Rumanía un 8 de abril de 1911 y murió en Paris el 20 de junio de 1995. Fue un escritor y filósofo pesimista que publicó la mayoría de sus obras en lengua francesa porque la mayor parte de su vida vivió en París, Francia; desde 1941 hasta su muerte. Su padre fue Emiliano Cioran, sacerdote ortodoxo rumano, y su madre, Elvira Cioran, originaria de Venecia de Jos, comuna cerca de Făgăraș, también en Rumanía. A los 17 años comenzó a estudiar filosofía en la Universidad de Bucarest donde entabló una amistad de por vida con Eugène Ionesco y Mircea Eliade. Decía “No tengo nacionalidad, el mejor estatus posible para un intelectual”[2].

Hablarles hoy de Cioran surgió por una entrevista de la cual les haré una reseña, sin embargo, para entender su pensamiento hay que considerar que en 1940 comenzó a escribir “El manual apasionado”, que terminó en 1945. Éste sería su último libro escrito en rumano, “idioma que prefería para lidiar con el pesimismo y la misantropía a través de delicados y líricos aforismos”. Sin embargo, “los libros publicados en francés fueron muy apreciados no solo por su contenido, sino también por su estilo lleno de lirismo y un encantador uso de la lengua”.

Su primer libro en francés “Una breve historia de la decadencia”, fue publicado en 1949 por los editores independientes (franceses) Gastón y Antoine Gallimard, y por el que fue galardonado con el Premio Rivarol en 1950.

La entrevista de la que les hablaba, fue publicada en la revista Magazine Littéraire, París, No. 373, en febrero de 1999, con el título “Cioran. Je ne suis pas un nihiliste: le rien est encore un programme”, algo así como “Cioran. No soy nihilista: la nada sigue siendo un programa”. “Cuando llegué a París comprendí de inmediato mi interés por la gente ociosa. Yo mismo soy un ejemplo de lo improductivo: nunca he trabajado, nunca he tenido una profesión, salvo una vez, durante cundo todo un año en Rumanía, enseñé filosofía en Brasov. Era insoportable. Y al mismo tiempo aquella fue la razón que me trajo a París. En su propio más, uno debe hacer algo, pero no necesariamente cuando uno vive en el extranjero. He tenido la dicha de vivir más de cuarenta años como ocioso y, cómo pudiera decirlo sin Estado. Creo que lo interesante de vivir en París es que uno puede, uno debe vivir aquí como un extranjero radical, de modo que uno no pertenezca a una nación sino sólo a una ciudad. En cierta medida me siento parisino, pero no francés –sobre todo no francés”[1].

Cuenta que dos libros representan para él París; el de Rilke, “Los cuadernos de Malte Laurids Brigge”, y el primer libro de Henry Miller, “Trópico de Cáncer”, porque presenta el París de los burdeles, de las prostitutas y de los chulos, el París del lodo. Y ese es el París que yo conocí: (…) el París de los hombres solos y de las prostitutas.

“Antes lo había vivido en Rumanía: la vida del burdel era muy intensa en los Balcanes; igual que en París, al menos antes de la guerra (…) cuando llegué aquí sostenía largas charlas con muchas mujeres. Al inicio de la guerra vivía en un hotel, no lejos del bulevar Saint-Michel, y allí trabé amistad con una prostituta, una señora ya canosa. Nos hicimos muy buenos amigos; es decir, era muy vieja para mí. Pero era una actriz increíble, con un talento enorme para la tragedia. Casi todas las noches me la encontraba hacia las dos o las tres de la madrugada, pues siempre regresaba tarde al hotel.

Era al inicio de la guerra, en 1940 –o no, fue antes, pues durante la guerra nadie podía salir después de medianoche. Caminábamos juntos y ella me contaba su vida, toda su vida, y el modo de que hablaba de todo aquello, las palabras que utilizaba, me fascinaban. (…) Las experiencias que he tenido en mi vida con ese tipo de personas me han aportado más que la relación con los intelectuales”.

Cuenta además que coincide con Sartre (Jean-Paul) en entenderse mejor con las mujeres que con los hombres, “¿Sabe usted por qué? Porque la mujer es más desequilibrada que el hombre. Ella presiente cosas que el hombre ni siquiera llega a sentir. Me di cuenta de que las mujeres se hallaban en general más cercanas a mi manera de escribir que los hombres”, cita Cioran.

“Un día me preguntaron cómo había podido vivir sin un “oficio”, respondí: “porque siempre he sido un chulo”. Será una ocurrencia, pero algo de cierto hay tras esa afirmación. ‘Ser chulo’ para mí es un concepto muy universal. Cuando un escritor vive con una mujer que lo mantiene, ese escritor es un chulo. Muchos de los escritores respetables que he conocido en París han vivido como parásitos de sus mujeres. En ese sentido, aunque nunca me he casado, yo también he sido un chulo…”

Cuenta que nunca pretendió allanar, reunir o, como dicen los franceses, conciliar lo irreconciliable. “Siempre acaté las contradicciones tal como ante mí se presentaban, tanto en mi vida privada como en la teoría. Nunca tuve un objetivo, nunca insistí en lograr un resultado. Creo que no puede haber ni objetivo, ni resultado, tanto en lo general como en lo individual. Todo lo que existe carece no de sentido –esa palabra me repugna un poco-, sino de necesidad”. “La vida es realmente interesante y atrayente porque por encima de todo carece de sentido. Uno puede dudar absolutamente de todo, uno puede reafirmarse como nihilista, y sin embargo enamorarse como el más grande de los idiotas. Esta imposibilidad teórica de la pasión que, en la práctica, queda desmentida, hace que la vida posea cierto encanto indiscutible, irresistible. Sufrimos, reímos de nuestros sufrimientos, hacemos lo que nos venga en gana, peor esta contradicción fundamental es tal vez finalmente lo que hace que la vida valga la pena de ser vivida…”

… Dicen que soy un pesimista. ¡No es cierto! Esas categorías escolares son grotescas. Sé con exactitud qué es el pesimismo. Pero, existe una diferencia fundamental entre el pesimismo como sistema y la experiencia cotidiana del pesimismo, que nace simplemente de la experiencia de ser un ser vivo. No se puede ser pesimista de la vida, pues la vivimos, no tiene sentido. Somos como todos, y hablo aquí de cosas vividas. Me dediqué a hacer la apología del escepticismo y también la del pesimismo, pero esto no es lo importante. Lo importante está en lo que vivimos, en lo que experimentamos y en el modo en que lo experimentamos”, concluye entre otras cosas esta hermosa entrevista que usted podrá leer completa en revista Magazine Littéraire, París, No. 373, en febrero de 1999.

Esta es opinión personal del columnista.

También te puede interesar ver: José Sobrevilla – El mal llamado Long Covid


[1] https://www.bloghemia.com/2022/01/emil-cioran-heidegger-era-realmente.html?fbclid=IwAR0qxIb8UdgE6Ed3DG1WpejyAcExpYeb5VkuMkWhJdpy18fatjNTDkeQ2gs


[1] https://crimideia.com.br/blog/wp-content/uploads/2010/02/em-cioran-del-incoveniente-de-haber-nacido.pdf Consultado el 05.02.2022

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Emil_Cioran Consultado el 05.02.2022

Columnistas

Omar Zúñiga – Los debates

Publicado

en

DE PRIMERA MANO

*Cancelaciones vs democracia

Por Omar Zúñiga

Los debates entre candidatos a puestos de elección popular es un ejercicio que se ha ganado a lo largo de los años en la que aún se considera una joven democracia en nuestro país.

Los debates presidenciales, por ejemplo, generan una gran expectativa por el simple hecho de ver a él y las candidatas reunidos en un solo espacio.

Pero también porque hay un mayor espectro de conocer propuestas y de su desarrollo frente a sus adversarios, su capacidad de argumentación, el esgrima verbal de un buen tribuno, lenguaje corporal, su conocimiento de los temas por supuesto y un largo etcétera, factores todos que permiten conocer más a la persona que busca gobernar un país.

El domingo por cierto, se llevará a cabo el tercer debate entre las candidatas y el candidato, hay que estar pendientes y seguirlo.

Sucede lo mismo a nivel de los gobiernos de los estados, aunque no es igual es lo mismo, pues todas las características mencionadas se trasladan a las entidades, en este caso Veracruz.

Estos elementos permiten tener más información y poder realizar un voto informado.

Por si fuera poco, nuestra joven democracia es cara, y mucho, sin embargo, ha valido la pena; las alternancias son un hecho y literalmente no ha sido gratis, pero es nuestra responsabilidad y también nuestro derecho asistir a las urnas y emitir nuestro voto.

Todo esto viene a cuento porque también los candidatos a diputados, sean federales o locales, están sujetos este derecho que se convierte en obligación.

Al contraste de ideas, de propuestas, de darle a conocer a su electorado lo que tiene pensado instrumentar de llegar al Congreso.

A manera de observación, en administración, cuando los recursos materiales o humanos que se destinan a cumplir un objetivo no cumplen con éste, dejan de ser inversión y se convierten en gasto, ergo, es dinero arrojado al bote de basura.

Pasa lo mismo con nuestros procesos democráticos, el despliegue de recursos humanos y materiales para poder realizar estos ejercicios democráticos es enorme.

Se realiza con ánimo, los viajes prolongados no importan; existe emoción y nerviosismo de cumplir con la expectativa de que todo salga bien, sin errores, cumplir el objetivo, pues, de estar a la altura.

Sin embargo, cuando el objetivo no se cumple, el ánimo se convierte en desidia y la emoción en aburrimiento, pero sobre todo en coraje, de saber que todo el despliegue que se ha hecho, ha sido en vano.

Es decir, que la inversión se convirtió en gasto.

*****

Para documentar el optimismo, el martes pasado 14 de mayo, en la zona norte del estado, casa del distrito 1 de Pánuco, la cabecera distrital más alejada de la capital (a unas 8 horas por tierra), el debate pactado entre los candidatos a diputados al Congreso local tuvo que ser cancelado, así nomás.

Sólo Fernando Molina de FxM confirmó su participación, nadie más, no hay posibilidad de debatir con una persona; como los diálogos, se necesitan al menos dos para poderse concretar.

Pero también ocurrió el miércoles 15 de mayo (Día del Maestro por cierto), en Tantoyuca, donde todo estaba dispuesto para realizar el ansiado cruce de ideas, llegó Víctor Cadena también de FxM, esperando a los demás, cuando finalmente arribó la candidata de MC Yessica Damián, para ponerse el micro, instalarse, hacer prueba de sonido y decir que siempre no, “que si no hay más candidatos, me voy”…, y se fue.

Otro debate cancelado.

Y para chingarla de acabar, este jueves 16 en Tuxpan, tampoco hubo debate, de los cuatro aspirantes que participaron en el sorteo previo, sólo asistió uno, Raúl Alejandro Cobos Salas, de MC.

Despliegue técnico y humano desperdiciados, traducidos en miles de pesos tirados a la basura.

Hay que tener conciencia de todo lo que implica, y los candidatos entender que además de un derecho es también una responsabilidad consigo mismo y también con sus electores; pero también la gran oportunidad de ponerse ante las cámaras y exponer sus ideas, para ellos y ellas, es un foro que es gratis, lo único que les cuesta es prepararse bien, llegar, explicar sus propuestas y debatir con sus adversarios, eso es todo.

Al final deberán hacerlo como diputados, subir a tribuna, exponer sus ideas y confrontar adversarios políticos. Trabajo parlamentario, le dicen (de nada).

Hay que aprovechar pues, los debates organizados por el OPLE Veracruz, aprovechar la enorme inversión que se ha hecho para cumplir con este derecho y obligación democrática.

Como propuesta a los próximos diputados, elevar los debates electorales a rango de ley con grado de obligatoriedad, con una sanción que impida deshacerse del compromiso, incluida la pérdida de su registro como aspirante a un cargo de elección popular.

¡Qué barbaridad!

[email protected]

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Omar Zúñiga – Candidatos y periodistas

Continua Leyendo

Columnistas

Miguel Ángel Cristiani – Maestro de vida

Publicado

en

·       Los maestros que transforman nuestras vidas

·       Alfonso Valencia Ríos maestro de maestros

·       Profesional del periodismo reconocido por todos

Por Miguel Ángel Cristiani G.

Casi todos hemos tenido un maestro, que en algún momento, nos transformó la vida.

Puede ser que no nos hayamos dado cuente en ese momento, pero con el transcurso del tiempo, nos damos cuenta de la importancia que tuvo en nuestra formación.

En nuestro caso, el maestro de vida, fue Alfonso Valencia Ríos, jefe de información del periódico El Dictamen.

En una tarde en el estacionamiento de la Facultad de Periodismo de la UV, nuestra querida amiga y compañera Lucha Gómez Buere -quien nos donaba todos los libros de texto porque ella iba un año adelante- me dijo: vamos flaco -yo era flaco- vamos al Dictamen a ver al maestro Valencia, que me mandó mi mamá a hablar con él.

Así entramos a la redacción del periódico por vez primera.

El maestro amable y cordial como era con todo el mundo, nos dijo: Pasen y siéntense, ya me habló tu mamá Luchita, para que vengas a practicar todos los días. Los espero mañana a las 7 para darles sus órdenes de trabajo.

Al día siguiente, Lucha ya no llegó, pero yo sí, lo hice todos los días durante los años que fui estudiante de periodismo.

Así tuve la fortuna de que -por mera casualidad- el maestro Alfonso Valencia Ríos me adoptara más que como un alumno, como su hijo.

De esa manera, como parte de su equipo, tuve la oportunidad de aprender y practicar las distintas tareas que se llevan a cabo en la redacción de un periódico como lo es el Decano de la Prensa Nacional.

Aprendí del mejor maestro.

Acompañándole todo el tiempo, a las entrevistas en el aeropuerto, cuando llegaba algún funcionario importante de la federación.

El profesionalismo del maestro era reconocido hasta por los presidentes de la república, que en varias ocasiones le ofrecieron que fuera el encargado de comunicación social de la presidencia o incluso le ofrecieron ser el embajador de nuestro país en el extranjero.

Pero el maestro siempre rechazo esas -que para otros- pudiera ser tentadoras ofertas.

Incluso cuando le ofrecieron ser el director del periódico, siempre respondía con orgullo: “yo soy un soldado más de la infantería de los reporteros”.

Otra de las características del maestro, además de su privilegiada memoria, era su capacidad de trabajo, para generar todas las notas y editoriales para los periódicos El Dictamen y su versión vespertina La Tarde.

Su horario comenzaba puntualmente a las 7 de la mañana y terminaba su jornada hasta las 20:00 horas.

Trabajaba todos los días del año, sin descansos ni vacaciones.

Siempre lo recordaré, tecleando la máquina de escribir, que cual si fuera un piano, interpretaba las mejores notas periodísticas.

Este día en el que se celebra a los maestros, yo tengo que recordar a mi querido mentor, que seguramente él si sabia que me estaba formando y transformando mi futuro y mi vida.

Para más información consulta nuestra página https://www.xn--bitacoraspolticas-ovb.com/

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Miguel Ángel Cristiani – El gran Fito

Continua Leyendo

Columnistas

Gilberto Haaz Diez – Xóchitl en el toreo

Publicado

en

columnista invitado

Viene Xóchitl Gálvez a cerrar la gira veracruzana, por Pánuco y Tantoyuca, Boca del Rio, territorio panista, y el pueblo mágico más bello del mundo, Orizaba. Aquí llega con las y los candidatos, lo mismo a la gubernatura, Pepe Yunes, que a la senaduría, Miguel Ángel, y de aquellos que van por las diputaciones locales, Carla Canales y Carlos Vida, y los pluri y los que se aparezcan. El evento será magistral. Como en tarde de toros, Xóchitl abarrotará ese Toreo que construyó el ingeniero Luis Gutiérrez Príncipe y debe llevar su nombre. Allí donde se sublimaron los grandes toreros y rejoneadores de México y España, allí donde cortaron orejas y rabos ahora ondearán los pañuelos blancos arengando a Xóchitl a que le meta velocidad como Fórmula Uno y logre llegar a la meta ganando el 2 de junio. Andan algunos pensando en busca de una Alianza, El joven Colosio, que seguro dentro de seis años será candidato presidencial, ha pedido a MC y a Xóchitl que el tercer lugar se sume al segundo, para echar del gobierno de una vez por todas a Morena, por cómo tienen el país, sumido en una desgracia (son palabras de él) y Máynez ya como que medio le está entendiendo, ha replicado que se vaya Alito Moreno y entre Beatriz Paredes en su lugar y ya lo hablarían. Bueno, ahí hay una puerta para una alianza que puede co gobernar el país. Alito ya respondió que sí, que renuncia a la dirigencia y a la candidatura plurinominal.

PARA ESO ME GUSTABAS

Para eso me  gustabas, Marcelo. Sería un decir de uno de sus fans, que vio con más pena que gloria el derrumbe de la figura de Marcelo Ebrard Casaubón, quien venía de gurú de la 4T y de AMLO, porque fue su bombero apagafuegos cuando la primera crisis de los huachicoleros y lo envió a Estados Unidos de comprador de pipas, para mitigar ese huachicol que nunca pudieron con él. Marcelo hacía de todo y sin medida. Desde la secretaria de Relaciones Exteriores apagó fuegos con la gente de Joe Biden, cuando el fentanilo y esas porquerías de drogas, fastidiaban a los americanos y a México lo hacía como el principal productor, cosa que aquí negaban. Iba bien encumbrado. Uno pensaba que AMLO lo llevaría de candidato, era mejor que Sheinbaum y que Xóchitl y que cualquier fosfo naranja que saliera. Un tiempo se habló que había pactado con Dante Delgado y que estaba listo, por si AMLO no lo llamaba, a ser el candidato de MC  a la presidencia. Si eso hubiera (ah los hubiera) sido, hoy Marcelo seguro estaría en una elección dividida, de 33 por ciento por cada candidato. Pero algo le dio miedo. No sé si la furia presidencial, pero se doblegó. Olvido la escuela de dónde venía, la de Manuel Camacho Solís que, cuando Salinas no lo llamó a ser el candidato, entró en rebeldía, cosa que así fue hasta la muerte de Colosio. Ebrard se le cuadró a la Sheinbaum. Quién sabe que le ofrecerían, pero no creo haya nada que valga la pena. Si en seis años espera el tren, ese tren pasará porque llega una nueva generación de políticos, entre ellos el hijo de Colosio. Y apenas Marcelo entró a un restaurante jalisciense y fue abucheado con gritos de “Fuera Morena” y los clásicos: ¡Fuera!. Luego, apareció como chalán de la Brugada, quien busca ser la jefa de gobierno y anunció que llevará a Ebrard como consultor en seguridad. Para eso no me gustabas, Marcelo. Me gustabas para ser otra opción y encabezar con MC o con quién fuera, la presidencia de la Republica, que bien te la merecías y eras el mejor preparado, para Chalán no me gustabas, Marcelo.

Esta es opinión personal del columnista

También te puede interesar ver: Gilberto Haaz Diez – El debate dominical

Continua Leyendo

Más vistas

Noreste.net es un medio del Grupo Noreste. Los contenidos escritos y gráficos que se muestran en el portal, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no necesariamente reflejan el punto de vista de Grupo Noreste. Noreste.net se reserva el derecho de hacer modificaciones en su sitio en cualquier momento y sin previo aviso, al igual que retirar en cualquier momento, contenidos previamente publicados si así conviniere a la empresa.