400 PUEBLOS (AL BOTE)

29 enero 2017 || 15:53 || Gilberto Haaz Diez
Compartir en redes

*Desde los tiempos de Adán, los necios están en mayoría. Camelot.

Cuando Miguel Angel Yunes tomó el poder, los que le conocen sabían que se iba a conducir con mano firme de gobernador y apoyado en la ley, que la ley para eso se hizo, para aplicarse. Una mañana de campaña, siendo gobernador electo, en el Congreso de los Diputados, afuerita,  los revoltosos y encuerados de los 400 pueblos tiraron tremendo ladrillo, que por poco descalabra y mata al líder del PAN, Ricardo Anaya. Si esa piedra, que tiraron y que pasó a centímetros de la cabeza de Santiago Creel o Anaya, pega de lleno en su rostro o cabeza, seguro hubiera Veracruz lamentado esa violencia, y hubiera habido funerales graves, muy dolorosos (oh, los dichosos hubiera). La imagen del Estado pasaría a la de las ultratumbas. De alejar al turismo de Veracruz. Todo eso porque en el pasado, estos escandalosos berracos de los 400 pueblos gozaban del poder del gobierno, del dinero y del encubrimiento y la impunidad para hacer lo que quisieran. Se nota que César del Angel no quiere o quiso a su madre, porque si la tuviera no permitiera el desnudo de mujeres de edad, que enseñan sus cuerpos con rajadas de cesáreas y todas esas cosas, que ellas no se merecen en una desnudez forzada, por dinero, que son observadas por la niñez. La primera vez que vi un desfiguro de los 400 Pueblos, fue en CDMX en la calle Reforma casi esquina con Insurgentes. Se desnudaban a todo placer. Sin nada. Mostrando pelos y carencias. Aquella vez la protesta era contra Dante Delgado Rannauro, que había sido gobernador del cuatrienio en Veracruz. Se aplaude que la mano de ley lo alcanzara, se espera que un juez lo refunda muchos años y logre hacer que los reos se desnuden ahí en la cárcel de Pacho Viejo, para que haga sus shows como en el Playboy, pero entre ellos. Es la segunda vez que cae a la cárcel bajo las órdenes de Yunes Linares, una siendo secretario de Gobierno. La primera fue en la Fortaleza de San Carlos, cuando era director Luis Pérez Gutiérrez, cayó por invasión de tierras. De los 400 pueblos, quedaron en 399. Que así sea, señor gobernador.

 EN FORTÍN

 Al escribir estas líneas, un domingo de chipi chipi orizabeño y de duro cierzo invernal, como dice la canción, el gobernador Miguel Angel Yunes Linares reúne a los esquemas y mandos de Seguridad Estatal y en Fortín de las Flores, antiguo feudo del patriarca Antonio Ruiz Galindo, muy cerca de la casa de campo El Faunito, que no tarda y pone a la venta en una página de bienes raíces o en el mismo Sotheby’s, la casa de subastas que todo lo vende. Leí hace poco que la PGR y el INAH y los picudos conocedores de las obras de arte ahí encontradas, aún dilucidan si un Botero o un Siqueiros, un Tamayo o un Joan Miró, son genuinos o chafas piratas. Cuando eso se sepa, vendrá un Marchante valuador a ponerle precio, a los cuadros, al rancho ya el gobernador tiene una idea de más o menos cuánto vale, y se esperan tiradores compradores. La reunión en Fortín debió haber iniciado a las 9 de la mañana, para terminar a la 1 de la tarde. Luego, saldrá a dar conferencia a los Medios.

 EDEL ÁLVAREZ PEÑA (MAGISTRADO)

 Apareció una mañana como Magistrado Presidente, por la gracia de quien manda y paga en Veracruz, desde el primero de diciembre del año pasado. Aunque el góber lo niegue. Cierta vez en una reunión con la Comisión de Periodistas en Palacio, dijo que la democracia había operado y que nadie señaló el camino del Magistrado Presidente. No le creímos. Todos los caminos conducen a Palacio, que no a Roma, o de allí salen todas las señales, para bien o para mal, las políticas al menos. El suceso se dio cuando salió humo blanco choleño, una fría mañana en el jalapeño restaurante La Gavia. Allí fueron convocados todos los Magistrados, porque el gobernador quería saludarles. Cuando llegó, a su lado iba Edel Álvarez Peña, y esa fue la señal como aquella que Jesucristo dio a sus Discípulos, cuando les presentó a Pedro, que todavía no era santo, y dio el primer ‘dedazo’ de la historia. A Pedro le dio una encomienda que no entendió bien, le dijo que la comida sería cada tercer día, y Pedro anotó que sería tres veces al día, por eso el mundo vive con gorditos. Además, que no existían nutriólogos ni Herbalife, donde Perro Uribe es el tormento de las chicas Herbalife, porque le regalan la bebida. La señal se dio como cuando Tom Lasorda mandaba al montículo al gran Toro Valenzuela, orgullo de Etchohuaquila. De ese humo blanco, Edel se fue a tomar las riendas y apenas antier anduvo por Zongolica y Orizaba, según detalla el diario El Sol de Córdoba y Orizaba. Intempestivamente, Edel apareció por los juzgados y dio unas buenas noticias, la autorización para la construcción de un Centro de Integración de Justicia para Orizaba, eso urge para cubrir los 7 distritos judiciales, donde estarán las salas orales, los actuarios y los peritos. Bien por esa visita.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

NR. Esta es opinión personal del columnista