6 hábitos que provocan infecciones vaginales

Foto: web
17 marzo 2017
17:54 hrs
yoamoloszapatos.com

¿Acaso hay algo más incómodo que sufrir infecciones vaginales? La verdad es que son más comunes de lo que imaginamos, pero no por eso dejan de ser horribles. En lo que casi no pensamos es que muchas veces adquirimos estas infecciones por ciertos hábitos que tenemos. Si te dicen que tienes una infección por ir a un baño público te da coraje, pero te lo imaginas. ¿Y si la infección viniera de tus prendas?

USO DE ROPA APRETADA

Tu zona íntima necesita la cantidad correcta de ventilación. Esta es una zona húmeda y la ropa ajustada sólo hará que comience a subir la temperatura en ella. Esto combinado con falta de higiene puede favorecer la aparición de hongos.

ROPA INTERIOR SINTÉTICA

Te recomendamos usar mejor ropa interior de tejidos naturales, como el algodón que es excelente para absorber humedad. En cambio, el nylon no permite absorber la humedad de la zona íntima y crea el ambiente adecuado para que aparezcan hongos.

DEPILACIÓN

El vello púbico tiene su razón de ser. Está ahí para proteger la zona vulvo-vaginal. Es una barrera para evitar contaminantes en esta área.

CAMBIAR TU TOALLA FEMENINA

El cambio de tu toalla femenina o tampón depende de la cantidad de flujo que tengas. El tampón deber ser cambiado después de máximo seis horas y las toallas mínimo tres veces. La vagina necesita cierta apertura para que exista un flujo constante de las secreciones que genera. Las toallas pueden causar irritación y propiciar humedad que genera el ambiente propicio para la aparición de infecciones vaginales.

LAVADO EXCESIVO

La flora de tu vagina se encarga de defenderla de infecciones por bacterias o por hongos. Si te excedes con tus lavados externos, puedes provocar resequedad y reducir la protección que te da esa barrera.

DUCHAS VAGINALES

Si te das muchas duchas vaginales sin que el médico lo ordene, puedes alterar el equilibrio normal de los organismos en tu vagina, así que quedas expuesta a infecciones vaginales. Si ya tienes una infección, ¡evítalas! Estas duchas pueden empeorar las infecciones, hacer que se extiendan al área reproductora y hasta dificultar.