A las diez con puig

26 septiembre 2016
13:00 hrs

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.

(Jean de la Fontaine). Camelot

A LAS DIEZ CON PUIG

Cuenta la historia que a Carlos Puig, quien ahora conduce el noticiero de las 10 en Milenio TV, le ofrecieron el estelar de Televisa, donde ahora anda la Maerker Denisse. Pidió libertad, como negro en los campos algodoneros de la Savanah, en Georgia, donde pizcaban el algodón con cánticos sureños, y le dijeron nones, aquí la libertad la ejercemos nosotros, a nuestra manera, como cantaba Sinatra. Lo reclutó Milenio y tiene un excelente noticiero. Los noticieros nocturnos, en estos tiempos de la redes sociales y los twiters y Facebbok, son obsoletos, cuando llega la noticia en la noche todo mundo está enterado de qué pasó en el día, si piden la cabeza de un gobernador o hubo levantamientos en Estados Unidos, donde a los negros les va como en feria, y eso que tienen sentado a uno de ellos, en el Salón Oval. Es decir, la noticia ya llega muy refriteada, muy conocida por toda la audiencia. Es por eso que ahora la temática es diferente. Dan noticias pero tratan de tocar temas que importan a la sociedad, lo mismo de las buenas que de las malas, aunque de las buenas hay pocas porque, como dice Peña Nieto, lo bueno poco se cuenta, aunque cuenta mucho. Puig en sus escritos de columnista ha sostenido, como quien esto escribe, guardando sus debidas proporciones, porque él es uno de los grandes y muy leídos, y uno en su aldea ahí hace como que pasa la vida. Puig ha escrito sendas críticas al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, una gente de Peña Nieto, un megaruco (aunque de los viejos no hay que mofarse, porque uno anda llegando a ello y es mejor llegar que quedarse en el camino. Kamalucas, un filósofo de mi pueblo, ha dicho que ‘Envejecer es como escalar una gran montaña; mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena’. José López Portillo decía que para ser viejo hay que ser muy valiente, y a esa frase jamás le encontré la cuadratura del círculo, ya ven cómo era el presidente, a veces filosofaba con las ideas y de repente era un Quetzalcóatl revivido). Anteayer, ese secretario balín, que tiene las peores autopistas de México en sus manos, fue con los congresistas y lo pusieron como lazo de cochino. Es mentiroso, porque asegura que las autopistas están bien, y debía venir a la de Orizaba-Córdoba-Fortín-Veracruz, para que vea lo que es amar a Dios en tierra ajena. Son caras y malas. Uno paga, se supone, por pasar una cuota de peaje donde estén en óptimas condiciones. Parecen caminos rurales. Suelo recorrerla a veces tres veces a la semana, y mi auto trae un GPS contra sus porquerías, porque ya conoce dónde están los agujeros, dónde están los baches, dónde la terracería. Capufe tiene en esta zona una de las peores autopistas del país. Con todo y que le encementaron una buena parte de kilómetros. Les falta mucho mas, de la Tinaja para Veracruz hay tramos que parece anda uno en el Irak bombardeado, y estos crápulas como si  nada. Otra, le dieron a un compadre de Benito Neme, director de Capufe, las concesiones de las tarjetas IAVE, y cada que pueden se atascan y ahí esta uno de tonto esperando en la cola a que la dichosa tarjeta avance, dizque porque se les cayó el sistema a estos inútiles, como a Bartlett un tiempo. El concesionario es el multimillonario Roberto Alcántara, dueño de miles de camiones y de VivaAutobús, la línea aérea y, además, el dos veces compadre de Peña Nieto, Benito Neme, le otorgó la concesión a este compadre Alcántara, porque ya andaba muy pobre, es dueño de una buena parte de acciones del diario español El País.

 

LOS TRAILERES DOBLE CAJA

La discusión, que se volvió nacional por un accidente ocurrido a unos jóvenes por uno de estos tráileres de doble caja o doble remolque, que son como El Peje, un peligro para México, pululan por las carreteras mexicanas, más por nuestro suelo donde vienen de todo el sureste y del puerto cuando llevan camiones madrinas con automóviles, o todo lo que llega por el Puerto Marítimo. Como el inútil secretario Ruiz Esparza solo anda en aviones del gobierno, desconoce sus carreteras de paga. El pasado 9 de julio, el joven de 22 años Patricio Floresmeyer Caballero sufrió un accidente que le costó la vida por un incidente de tránsito que ocasionó un camión de doble remolque. En el percance también fallecieron dos personas más y una resultó herida de gravedad.  Mediante Change.org, Hilda Caballero, mamá de “Pato”, realizó una petición al gobierno de México para remover la circulación de todos los camiones con doble caja, pues en lo que va del año, han muerto alrededor de 1,050 personas en nuestras carreteras. Mientras que en Estados Unidos y Canadá están prohibidos. Es cierto, en Estados Unidos, donde los gobierna la ley y el bienestar común, esas mugres están prohibidas. Uno, que viene en las noches de Veracruz a Orizaba, cuando rebasas a un animal de estos, aprietas ‘aquellito’, esperando la embestida. No solo eso, los choferes van drogados de tanta pastilla que se meten para no dormir, y son cientos y cientos transitando por el país. No va a pasar nada, los dueños de los camiones son consentidos de este gobierno, y de otros, se incluyen los de Fox y Calderón. No hay quien les ponga el alto, desde aquel terrible año en que, con los Hank González y Alcántara hicieron quebrar el transporte de carga de los Ferrocarriles Nacionales de México, para que su autobuses pudieran ejercer ese dominio. A persignarse, cada que se rebasa a uno de estos y esperar que la muerte no te tome en el camino, porque es muy doloroso tantas pérdidas humanas que hay, por la complacencia de este inútil secretario, a él debió renunciar el presidente, no a Videgaray, que solo tuvo una equivocación política con el mamón de Donald Trump. En fin.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com