“¡A todos los que quieren y aman el…!”

12 enero 2017 || 19:16 ||
Compartir en redes

Al Estilo Mathey
“¡ A todos los que quieren y aman el…!”

“Como quisiera poder vivir sin aire/ Como quisiera calmar mi aflicción”: Maná

Gustavo CADENA MATHEY
¿Qué tal apreciado lector?
Entre tanta noticia preocupante, entre tanto suceso que crispa de angustia a tantos jefes de familia que se han quedado sin un trabajo en estos días; entre compañeros y amigos que pierden su modesto ingreso por culpa de quien sabe quién; que viven el diario acontecer desesperados, sin saber qué va a pasar, nos seguimos topando con revelaciones como la que aportó ayer desde la Torre Pediátrica de Veracruz el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.
Allí en ese edificio del puerto jarocho que sería uno de los orgullos de la pasada administración que tanto daño nos ha causado a todos, el choleño declaró:
“¡Dejaron abandonada la Torre Pediátrica!, la vamos a rescatar para que los niños veracruzanos reciban atención y servicios hospitalarios de calidad”.
Anunció que de inmediato iniciará la recuperación de esta obra que será el Hospital del Niño Veracruzano y que por el momento ha sido un monumento a la corrupción y a la falta de planeación de anteriores gobiernos, porque al hacer un recorrido de supervisión constató que la obra actualmente se encuentra totalmente abandonada.
Dijo que se invertirán 200 millones de pesos en una primera etapa, lo que contribuirá a equipar el hospital, los pisos de urgencias, imagen, laboratorio, cirugía, banco de sangre, terapia intensiva y área de camas, que “serán espacios dignos para todos los pacientes”, dijo.
Por cierto, bueno sería que en los boletines se indicaran los nombres de los colaboradores del gobernador, y no nada más el de él, ¿verdad, gober?, porque me pareció que en la foto que circuló Comunicación Social aunque me pareció que estaba allí, no venía el nombre del Secretario de Salud, un señorón que se llama Hiram Suárez Villa, al que no he visto desde muchísimos años.
Y pues con todo, aprovecho la generosidad de quienes me brindan un espacio en este medio, para contarles la historia que me llegó por el whatsapp y que de veras debe motivarnos seriamente a la reflexión.
Se trata de la historia del niño Herbert que aquí les transmito:
A lo mejor alguno ya la leyó, pero como dijo Brozo, de todas maneras se las cuento.
“La historia del niño Herbert
Esta es una pequeña historia al parecer verídica
que encontré en un sitio de internet y que me pareció conmovedora. La traigo acá
para compartirla con ustedes. Gracias a Don Luis Castellanos quién es el autor original.
En una cena de beneficencia para una escuela de niños con capacidades especiales, el padre de un estudiante pronunció un discurso que nunca será olvidado por las personas que lo escucharon.
Después de felicitar y exaltar a la escuela y a todos los que trabajan en ella, este padre hizo una pregunta: “Cuando no hay agentes externos que interfieran con la naturaleza, el orden natural de las cosas alcanza la perfección.
Pero mi hijo, Herbert, no puede aprender como otros niños lo hacen.
No puede entender las cosas como otros niños. ¿Dónde está el orden natural de las cosas en mi hijo?
La audiencia quedó impactada por la pregunta.
El padre del niño Continuó diciendo: “Yo creo que cuando un niño como Herbert, física y mentalmente discapacitado viene al mundo, una oportunidad de ver la naturaleza humana se presenta, y se manifiesta en la forma en la que otras personas tratan a ese niño”.
Entonces contó que un día caminaba con su hijo Herbert cerca de un parque donde algunos niños jugaban baseball. Herbert le preguntó a su padre:
“¿Crees que me dejen jugar?”
Su padre sabía que a la mayoría de los niños nos les gustaría que alguien como Herbert jugara en su equipo, pero el padre también entendió que si le permitían jugar a su hijo, le darían un sentido de pertenencia muy necesario y la confianza de ser aceptado por otros a pesar de sus habilidades especiales.
El padre de Herbert se acercó a uno de los niños que estaban jugando y le preguntó (sin esperar mucho) si Herbert podría jugar.
El niño miró alrededor por alguien que lo aconsejara y le dijo: Estamos perdiendo por seis carreras y el juego está en la octava entrada.
Supongo que puede unirse a nuestro equipo y trataremos de ponerlo al bate en la novena entrada”.
Herbert se desplazó con dificultad hasta la banca y con una amplia sonrisa, se puso la camisa del equipo mientras su padre lo contemplaba con lágrimas en los ojos por la emoción.
Los otros niños vieron la felicidad del padre cuando su hijo era aceptado.
Al final de la octava entrada, el equipo de Herbert logró anotar algunas carreras pero aún estaban detrás en el marcador por tres.
Al inicio de la novena entrada, Herbert se puso un guante y jugo en el jardín derecho.
Aunque ninguna pelota llego a Herbert, estaba obviamente extasiado solo por estar en el juego y en el campo, sonriendo de oreja a oreja mientras su padre lo animaba desde las graderías.
Al final de la novena entrada, el equipo de Herbert anotó de nuevo.
Ahora con dos “outs” y las bases llenas la carrera para obtener el triunfo era una posibilidad y Herbert era el siguiente en batear.
Con esta oportunidad, ¿dejarían a Herbert batear y renunciar a la posibilidad de ganar el juego?, sorprendentemente, Herbert estaba al bate.
Todos sabían que un solo “hit” era imposible porque Herbert no sabía ni como agarrar el bate correctamente, mucho menos pegarle a la bola.
Sin embargo, mientras Herbert se paraba sobre la base, el “pitcher”, reconoció que el otro equipo estaba dispuesto a perder para permitirle a Herbert un gran momento en su vida, se movió unos pasos al frente y tiro la bola muy suavemente para que Herbert pudiera al menos hacer contacto con ella.
El primer tiro llegó y Herbert abanicó torpemente y falló.
El “pitcher” de nuevo se adelantó unos pasos para tirar la bola suavemente hacia el bateador.
Cuando el tiro se realizó Herbert abanicó y golpeó la bola suavemente justo enfrente del “pitcher”.
El juego podría haber terminado. El “pitcher” podría haber recogido la bola y haberla tirado a primera base.
Herbert hubiera quedado fuera y habría sido el final del juego. Pero, el “pitcher” tiró la bola sobre la cabeza del niño en primera base, fuera del alcance del resto de sus compañeros de equipo. Todos desde las graderías y los jugadores de ambos equipos empezaron a gritar Herbert corre a primera base, corre a primera” nunca en su vida Herbert había corrido esa distancia, pero logró llegar a primera base. Corrió justo sobre la línea, con los ojos muy abiertos y sobresaltados.
Todos gritaban, “¡Corre a segunda!” recobrando el aliento, Herbert con dificultad corrió hacia la segunda base.
Para el momento en que Herbert llegó a segunda base el niño del jardín derecho tenía la bola… el niño más pequeño en el equipo y que sabía que tenía la oportunidad de ser el héroe del día.
Él podía haber tirado la bola a segunda base, pero entendió las intenciones del “pitcher” y tiró la bola alta, sobre la cabeza del niño en tercera base.
Herbert corrió a tercera base mientras que los corredores delante de él hicieron un círculo alrededor de la base.
Cuando Herbert llegó a tercera, los niños de ambos equipos, y los espectadores, estaban de pie gritando “¡corre a “home”! corre”.
Herbert corrió al “home”, se paró en la base y fue vitoreado como el héroe que bateó el “grand slam” y ganó el juego para su equipo. “Ese día”, dijo el padre con lágrimas bajando por su rostro, “los niños de ambos equipos ayudaron dándole a este mundo un trozo de verdadero amor y humanismo”.
Herbert no sobrevivió otro verano.
Murió ese invierno, sin olvidar nunca haber sido el héroe y haber hecho a su padre muy feliz, haber llegado a casa y ver a su madre llorando de felicidad y ¡abrazando a su héroe del día!
Tenga el lector un gran fin de semana y que haya paz en su hogar.
gustavocadenamathey@hotmail.com