ABORDAJE

27 diciembre 2016 || 10:49 || Columna
Compartir en redes

Por Mario NORIEGA VILLANUEVA

¿De qué se trata? Diría un buen amigo quien como yo, ni es marino ni va para allá, pero lo mismo nos preguntamos nosotros luego de ver los primeros escarceos políticos del ascenso de gente de la región, a los principales cargos públicos derivados de dependencias del Gobierno estatal, lo que hace entrar en dudas, aunque no debería ser, pero que de acuerdo a la costumbre, es inusual. Pareciera que de pronto, con el cambio de color pero no de forma ni de costumbre, Tuxpan y Tihuatlán, se apoderaran del barco de Poza Rica. Es decir, que la fuerza política, estuviera en aquellos lares.

Y nos dio la corazonada desde el momento en que Gervasio Aguilar López, asumió la titularidad de la Jurisdicción Sanitaria número 3 y estaba como niño con juguete nuevo, pero con una andanada de colaboradores tihuatecos de nacimiento todos o por adopción, pero la generalidad ha hecho su “carrera” política en la ciudad de “las mujeres bonitas”, aunque aquí tenemos para dar y repartir en ese aspecto. Tomaron como si ya fuera su guarida sin contar aún con el nombramiento correspondiente que ya era obvio, el edificio de la Jurisdicción Sanitaria y el auditorio fue totalmente suyo, sin permitir acceso a nadie que no fuera tihuateco y todo aquel que procediera de aquel lugar, sin más ni más le abrían la puerta y “pa’dentro”. Tenía derecho de picaporte ¡nadie más!

Pues bien, pasan los días y empiezan a arribar otros funcionarios nombrados desde la capital estatal pero recomendados por actuales caciques: Víctor Hugo Aguilar Mancha –quizá les diga algo el apellido–, arriba a la Delegación de Tránsito del Estado y José Juan Díaz Hurtado asume la coordinación zona norte de Política Regional, quien proviene de Tihuatlán. Solo Romina Amezcua, en la Delegación Regional de la SEV, es de aquí, por eso nos cuestionamos “¿de qué se trata?”, porque hay que recordar que aquí, tenemos a los diputados, federal y al local, quienes se suponen son los líderes distrital y pozarricense, y además, son mano para las recomendaciones, pero para estas nominaciones y las que faltan, parece que no existieran.

Si esta situación sigue así, estaremos siendo testigos del abordaje tuxpeño-tihuateco a Poza Rica y solo hemos leído a un solo inconforme con esta situación: César Ulises García Vázquez, alcalde de mi natal Coatzintla, quien con toda la razón del mundo, y con la claridad que le caracteriza, expresara “qué triste y preocupante que no se nos tomara en cuenta cono propuestas de la sociedad y de representantes que viven la problemática diaria y que fueran factor fundamental para que rescatáramos a Veracruz. Pareciera que fue una más de las decisiones cupulares”. Está en lo correcto, porque vaya que perredistas y también panista de la tierra donde quedó mi ombligo, se la rifaron. Que son una ciudad chica, es

cierto, pero también vale y se hizo notar para extirpar al PRI de palacio de Gobierno.

Y estas “decisiones cupulares” a las que se refiere César Ulises, eran la particularidad que provocó en la sociedad entera, el hartazgo que hizo a los ciudadanos votar por otra opción con la esperanza de un cambio que en efecto, si lo ha sido, ¡pero de bitoque!, porque las prácticas, son las mismas. Para bien del panismo-perredismo, qué bueno que es en el inicio porque tienen tiempo, no mucho eh, para corregir y no seguir insistiendo en esos afanes de tiranía. Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com