Alemán rompe récord al recorrer ¡217 metros! en la cuerda floja en Paseo de la Reforma

El evento fue observado por miles de personas a través de las redes sociales

Foto: El Universal
5 diciembre 2016 || 12:37 || El Universal
Compartir en redes

CDMX.- El acróbata alemán Alexander Schulz realizó una caminata sin igual sobre la avenida Paseo de la Reforma con la cual implementó un récord mundial en la modalidad de highline urbano, pues caminó 217 metros sobre una cuerda floja a 246 metros de altura.

El recorrido fue de la Torre Bancomer a la Torre Reforma.

Para lograr el objetivo, el acróbata falló en cuatro intentos previos. No fue hasta la quinta ocasión, cuando logró despejarse de varias cámaras que seguían sus movimientos, que implementó el nuevo récord mundial, “necesite mucha concentración, la altura también me afectó, no pensé que me afectara tanto, pero es muy complicado, pero al final sí se logró”, comentó el alemán después de la hazaña.

El evento fue observado por miles de personas a través de las redes sociales, mientras que unos cuantos no daban crédito a lo que veían desde la avenida Reforma, “es increíble, que nervios estar allá arriba haciendo eso”, comentaban los angustiados espectadores capitalinos que, desde el pavimento, sólo alcanzaban a ver una pequeña mancha azul en el cielo de la Ciudad de México.

Los testigos exclamaron sorprendidos al ver cómo después de los 10 metros caminando sobre la cuerda, Alexander Schulz no pudo sostener el paso y cayó, para su fortuna, estaba sostenido por dos arneses, uno en la cintura y el otro en el tobillo, lo que garantizó que no se precipitara desde los 246 metros de altura, sin embargo, quedó colgado por unos minutos, regresó a la cuerda y volvió a iniciar todo el proceso.

Para poder romper el récord, según explicaron los organizadores del evento, el recorrido tenía que realizarse ser de manera continua, por lo que las cuatro veces que cayó, volvió a empezar. Los 217 metros de longitud los atravesó en 10 minutos, sin embargo, el evento duro poco más de media hora por las ocasiones en las que cayó y tuvo que volver a repetir.

“Elegí la Ciudad de México porque es una de las más importantes de Latinoamérica con los edificios más altos. Eso me motivó, sabíamos que sería difícil pero no pensé que lo fuera tanto, a pesar que el clima ayudó, la presión que sentía era mucha, gracias a todos los que estuvieron pendiente de nosotros para romper el récord”, comentó al final de la conferencia el alemán Alexander Schulz.