Alistan “ley escudo” para proteger a jóvenes indocumentados en EUA

Los llamados “dreamers” o soñadores, la mayoría mexicanos, son considerados por legisladores como el segmento de indocumentados más vulnerable a ser deportados

Foto: web
4 diciembre 2016 || 15:09 || Agencia NTX
Compartir en redes

Estados Unidos.- Con objeto de proteger de la deportación a unos 745 mil indocumentados beneficiarios de DACA, un grupo bipartidista de senadores alista una iniciativa en caso que el programa de alivio migratorio busque ser eliminado por Donald Trump.

Los llamados “dreamers” o soñadores, la mayoría mexicanos, son considerados por legisladores y expertos como el segmento de indocumentados más vulnerable a ser deportados, toda vez que han sido fichados por las autoridades migratorias.

“Voy a hacer todo lo que esté en mi poder para proteger a los jóvenes indocumentados que están en riesgo de deportación”, sostuvo el senador demócrata de Illinois, Dick Durbin, el promotor original de la Ley DREAM.

Como candidato presidencial, Trump ofreció eliminar las acciones ejecutivas migratorias del presidente Barack Obama, quien aprobó DACA en noviembre de 2012. Ya como presidente electo, Trump dijo que deportará de dos a tres millones de indocumentados con record criminal.

Durbin, en alianza con el senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, redacta una iniciativa de ley que evitaría la deportación de los jóvenes soñadores en tanto se aprueba una más amplia legislación migratoria por el próximo Congreso.

“Mi preocupación es… qué va a pasar con esos jóvenes, 745 mil de los cuales están en la universidad, preparatoria, escuelas profesionales de medicina y leyes, están haciendo cosas grandes pero eso puede cambiar inmediatamente”, dijo Durbin en la tribuna del senado.

Desde noviembre de 2012, DACA otorga a los jóvenes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de los 16 años de edad y que cumplen ciertos requisitos, permisos de trabajo renovables y protección contra la deportación.

Aunque Obama aprobó una ampliación de DACA y una versión para adultos, DAPA, que podrían beneficiar a otros cuatro millones de indocumentados, ambas iniciativas fueron impugnadas por los republicanos y se encuentran en litigio en los tribunales.

“El peor resultado es abrogar el estatus legal que tienen estos niños. Aunque estés o no de acuerdo con que lo tengan, ellos han salido de las sombras”, dijo el senador Graham, copatrocinador de la iniciativa.

El mes pasado el propio presidente Barack Obama instó a Trump a reconsiderar su propuesta de eliminar la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Insto al presidente electo y a la próxima administración a pensar con detenimiento antes de que pongan en peligro el estatus de quienes son, para propósitos prácticos, niños estadunidenses”, señaló el presidente en su última rueda de prensa del año en Estados Unidos.

Por separado, un grupo de legisladores demócratas integrado por Luis Gutiérrez, Zoe Lofgren y Lucille Roybal-Allard pidió a Obama indultar retroactiva y prospectivamente a los beneficiarios de DACA.

Sin embargo la Casa Blanca ha descartado la posibilidad de una clemencia, a pesar de que los legisladores hicieron notar que el artículo 2 de la Constitución le confiere al presidente “el poder de otorgar indulto y perdón por ofensas contra Estados Unidos”.

Líderes de organizaciones de defensa de los latinos coinciden que los “dreamers” son los inmigrantes indocumentados en mayor vulnerabilidad porque las autoridades migratorios tienen todos sus datos y saben dónde ubicarlos si deciden deportarlos.

Tanto el Consejo Nacional de la Raza (NCLR), como el Fondo Mexicano Americano de Defensa Legal y Educativa (MALDEF) y el Centro Nacional de Migración (NILC) buscan consensuar una estrategia, incluidas demandas legales, para responder a las acciones de Trump en migración.

Héctor Sánchez, del Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano (LCLAA), señaló recientemente que además de las estrategias legales, las organizaciones consideran nuevas movilizaciones.

Aunque inicialmente Trump dijo en su campaña que deportaría más de 11 millones de indocumentados, en posteriores apariciones dejó en claro que daría prioridad sólo a aquellos con récord criminal y que decidiría después qué hacer con el resto.

Los senadores tienen previsto completar la redacción definitiva de la ley de protección de los jóvenes indocumentados para finales de la próxima semana y bien que cuenten con el apoyo bipartidista para aprobarla en el Senado.