America great again

27 enero 2017 || 14:11 || Eduardo Perez-Albela F
Compartir en redes

Hasta aquí llegaron los rieles de la maquinaria capitalista, desafiando selvas y mares, encadenando continentes con sus mercancías y despertando el consumismo por doquier, a la vez que la pobreza caía en los índices del F.M.I., hasta la China había despertado de su sueño comunista para engancharse a sus vagones y lograr prodigios. Pero éste era un capitalismo que peligrosamente se estaba volviendo democrático y corrupto, y en cualquier momento se iba a descarrilar, había que frenarlo y regresar la maquinaria capitalista a los patios de la era industrial del siglo XVI para hacerle ciertos ajustes y limpiarla del hollín que habían ido dejando acumulado, los políticos de las últimas centurias.

Donald Trump asume la presidencia de los Estados Unidos como resultado del formidable FEEDBACK que tiene el coloso del norte para retroalimentar y regular sus instituciones. El capitalismo norteamericano, cual bestia darwiniana se sacude y pone a funcionar su HOMEOSTASIS para reinventarse frente al medio hostil que la rodea. Donald Trump es la respuesta apropiada para una nación tan poderosa, pero también es el presidente menos esperado por el mundo, que se ha rasgado las vestiduras al verlo proclamado presidente frente al Capitolio. El diario EL PAIS lo ha considerado como una “anomalía histórica”, acusando su desprecio por la OTAN y la UNION EUROPEA, su hostilidad al comercio con China y México, lo mismo que hacia los tratados del NAFTA Y ATPP, es decir todo el hollín que han ido dejando los políticos de todos los tiempos. Hasta en los Estados Unidos lo han tildado de MANBABY, es decir un hombre de 70 años con el desarrollo emocional de un chico de primaria, o por tener trastornada su personalidad narcisista, y como si fuera poco, el N.Y.TIMES, lo ha convertido en un “rey bufón”.

Hasta aquí llegó la maquinaria capitalista de los Estados Unidos. Donald Trump acaba de frenarla en seco para remolcarla a la planta de ajustes y reparaciones : “hay que producir y consumir productos americanos”, “ hay que repatriar los puestos de trabajo que se fueron a la China y México”, “ hay que rebajar los impuestos y unir a los americanos para que vivan mejor”, “hay que fomentar un nuevo orgullo nacional de negros y
blancos, pero que tienen el mismo color de sangre”,” hay que hacer una gran nación, nuevamente”.

Donald Trump es el nuevo maquinista que va a diseñar nuevos rieles por los que deberá avanzar el capitalismo del norte. A nadie le venga la menor duda de que se avecinan cambios dramáticos, en algunos casos, para la economía del mundo, por eso está reaccionando histéricamente la comunidad internacional. Un látigo de fuego ha caído sobre los Estados Unidos que está provocando saqueos e incendios en Washington porque a los indocumentados, narcotraficantes y corruptos, agazapados en el norte, les llegó su hora.

Donald Trump es el resultado de haberse activado el termostato de la COSMOVISION ANGLOSAJONA, anclada en la competitividad darwiniana para darle un frenazo a la maquinaria capitalista que estaba siendo mal manejada por la COSMOVISION LATINA, basada en la LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD. Es la ruptura tajante como la que hizo el Reino Unido el año pasado mediante el BREXIT para zafarse de la COSMOVISION LATINA que ronda en la Comunidad Europea con Francia a la cabeza. Hoy los americanos han instalado a Donald Trump por la misma razón por la que se procesa a ODEBRECHT en Latinoamérica y por la que se condenó a la FIFA. No en vano se adelantó SNOWDEN al acusar a los Estados Unidos de pretender ser la policía del mundo, porque ahora sí que lo serán abiertamente. El que aún no lo ha percibido, que abra los ojos porque lo que se viene es un cambio en las finanzas, comercio y desarrollo del mundo. Donald Trump se conecta directamente con el BREXIT de los ingleses para ir hacia un capitalismo puro, reinventado desde la células madre anglosajonas. En pocos años surgirá un nuevo imperio BRITANICO-AMERICANO, inalcanzable, surgirá como una especie que la SELECCIÓN NATURAL la habrá llevado a ser inexpugnable (consecuentemente será el fin de las armas)

Las tatarabuelas británicas de uno y otro lado saldrán de sus tumbas a celebrar. Son las palabras de Lutero que afirmaba en la Alemania del siglo XIV: “SOMOS LOS ELEGIDOS DE DIOS”, y que Hitler hizo suyas siglos más tarde al proclamar la pureza de la raza aria, las que ahora se repiten en los labios de Trump “GREAT NATION AGAIN”

epaoberti@gmail.com