Cadáver de Santa Inocencia, la niña mártir, abre los ojos; quedó registrado en video

Un turista grabó el momento en que Santa Inocencia, la niña de la Catedral de Guadalajara abrió los ojos

Foto: Excelsior
27 septiembre 2016 || 14:18 || Excelsior
Compartir en redes

Guadalajara.- Un turista grabó el momento en que Santa Inocencia, la niña de la Catedral de Guadalajara abrió los ojos.

El momento quedó registrado en un video, donde se aprecia cómo la niña -cuyo cadáver se exhibe en ese recinto cubierto de cera y ataviado en un vestido blanco- parpadea mientras permanece inerte dentro de su nicho de cristal.

Hay quienes creen que es una manifestación de la pequeña para advertir de algo a los que estamos en el plano terrenal; otros, en cambio, consideran que se trata de una manipulación del video para provocar la atención.

Hasta el momento ninguna autoridad, tanto científica, como religiosa, se ha pronunciado al respecto.

El video fue compartido por el diario Daily Mail, el fin de semana.

¿QUIÉN FUE SANTA INOCENCIA, LA NIÑA DE LA CATEDRAL?
Cuenta la leyenda que la pequeña Inocencia escuchaba con atención a los otros niños que, entusiasmados, se preparaban para hacer su primera comunión.

Anhelando recibir el cuerpo de Cristo, un día Inocencia le dijo a su papá que también quería hacer su primera comunión, a lo que el hombre respondió con golpes, prohibiéndole todo acercamiento a la Iglesia.

Un día, mientras regresaba de la escuela, escuchó los rezos de los pequeños que repasaban el catecismo, y rápidamente memorizó todo.

Un día, la monja que impartía el catecismo escuchó los rezos de la niña fuera del lugar, por lo que invitó a tomar las clases.

El día de la primera comunión, a la entrada de Catedral estaban los niños, todos vestidos de blanco, incluida Inocencia, a quien la catequista le consiguió un vestido de encajes tras haberle confesado la prohibición de su padre.

Al darle la noticia a su padre, quien estaba en la cocina de su casa, se volteó contra la menor y le clavó un cuchillo en el pecho. Nunca más se supo de él.

Hoy, los restos de Santa Inocencia descansan en paz en la Catedral, donde recibe a miles de devotos que admiran en su fe.