Cae producción citrícola en la zona norte del estado

La sequía ha impactado enormemente este sector, provocando un desplome cercano al 60 por ciento

Durante mucho tiempo esta actividad comercial ha sido el sustento de las familias de la región. Foto: Noreste.
13 diciembre 2016 || 9:30 || Ana Tavera
Compartir en redes

Tuxpan, Ver.- La producción citrícola en esta zona norte de la entidad ha caído hasta en un 60 por ciento, lo que ha derivado que el precio se eleve en un 100 por ciento y los productores de este sector se vean afectados ante la poca comercialización del cítrico que están teniendo en esta temporada.

A decir del citricultor Cristian Silva, esta situación se ha presentado principalmente por los extensos períodos de sequía de los últimos años y, en esta zona norte, sobre todo por las altas temperaturas.

Las variedades de cítricos que más han escaseado en esta zona, son las mandarinas, las reinas y la mónica, esta última ha registrado una baja importante en su producción, pero a pesar de ello se ha logrado mantener la farchs, sarsumas y de jugo, aunque esto no ha sido del todo favorable para los productores de la zona norte.

Cristian Silva comentó que en lo que respecta a la naranja de jugo, tampoco en los últimos años se han cumplido las expectativas, ya que tan solo en los 2 o 3 últimos años las jugueras localizadas en esta región no han podido cumplir con las toneladas pactadas con el mercado japonés, el cual es el principal consumidor del cítrico de la zona norte, gracias al mercado comercial que se mantiene con ese país.

La producción de las diferentes clases de cítricos ha caído por las sequías y la variación de costos. Foto: Noreste.
La producción de las diferentes clases de cítricos ha caído por las sequías y la variación de costos. Foto: Noreste.

Ante esta situación, acotó que se han visto obligados a buscar en otros estados como Tamaulipas y Nuevo León la naranja, con la finalidad de poder abastecer la demanda.

También se enfrenta a los precios altos que actualmente se manejan en el mercado, derivando en el coyotaje desmedido que ha prevalecido y de los altos costos en los insumos para la operatividad.

Lamentó que ante la problemática de la producción, en los últimos 3 años los precios variaron considerablemente. En el caso de las mandarinas, que anteriormente tenían un costo de 400 pesos, ahora se encuentra en 800 o mil pesos la tonelada. El árbol hoy vale 2 mil, hasta 2 mil 500 pesos. Mientras que la de jugo antes no pasaba de 400 a 500 pesos por tonelada, y actualmente alcanza precios cercanos a los 4 mil pesos, lo que afecta la poca ganancia de los productores de este sector.

Esta situación ha provocado que cambie el trabajo de los citricultores, ya que algunos han tenido que abandonar está área ante lo complicado que resulta mantenerse en el mercado.