18 meses de cárcel por comerse a un pez vivo y subirlo a Facebook

Lo hicieron como parte de un reto en la red social

7 febrero 2017 || 10:55 || Redacción
Compartir en redes

Los magistrados de Devon, Inglaterra, empiezan a tomar medidas para frenar el maltrato animal. En concreto, dos amigos han sido condenados a 18 meses de cárcel por aceptar un reto viral que tenía como único objetivo comerse un pez dorado vivo para después difundirlo a través de Facebook. La historia se remonta al pasado mes de enero, cuando Daniel Challis, quien se comió al animal, y Cheryl Stevens, encargada de subir las imágenes, han sido condenados por causar sufrimiento innecesario a la criatura, tal y como informa The Guardian.

El juego es conocido en Inglaterra como Neknominate, que consiste en grabarse mientras se bebe cerveza y se lleva a cabo alguna acción extrema. El siguiente paso obliga a la persona a compartirlo a través de sus redes sociales y a nominar a otros amigos. El vídeo, de unos pocos segundos, llegó a manos de los magistrados a través de la organización animalista RSPCA, que investigó el caso después de que varias personas lo denunciaran a través de Facebook.

Challis reconoció a la organización que lo que había hecho había sido una “estupidez”. “No creía que comer un pescado pudiera causar tantos problemas. Eso molestó a algunas personas”. Y aseguró que esa fue la única vez que hacía algo así. “Estaba muerto. Me estremecí porque era viscoso y no agradable”. Una versión que comparte su amigo: “Estaba muerto. Nunca había filmado nada como esto antes. Pensé que era muy divertido”. El juez, no obstante, tomó como válidas las imágenes del vídeo y desestimó las explicaciones de los jóvenes, al igual que veterinario David Martin, tal y como recoge The Guardian, quien comenta que el animal habría sufrido mientras intentaba respirar fuera del agua. Ahora y según informa la organización en su web, se enfrentan a la pena de cárcel de 18 meses, a 200 horas de trabajo remunerado, a una multa de 1.300 euros y a no tener peces como mascota durante cinco años.