¿Causas y azares?

18 Diciembre 2016
20:13 hrs

La insoslayable brevedad

Por Javier Roldán Dávila

Conjugo en el presente: fui al futuro…y decidí quedarme en el pasado

En la Última Cena Jesucristo señaló que lo iban a entregar, dio pistas.

Nadie suponía que, Aníbal el Cartaginés, apalearía a las huestes romanas.

Queremos pensar que no hubo arquitecto que dijera: Roma se hará en un día.

¿Alguien sabía que el putsch de Hitler nos llevaría a la Segunda Guerra Mundial?

¿Gozábamos noticia de que tendríamos un alcalde futbolista y un presidente comediante?

Todos decimos: el arroz ya se coció, pero ¿quién afirma?: ¡quedó bueno!

Sansón no supo que él y Dalila, se harían Ópera.

Nabucodonosor no habría ordenado muertes, de haber conocido, previo, a Daniel.

Borges sabía que en las batallas los Tártaros cantaban.

Los sabios saben que corre mucha agua debajo del puente.

Suponemos que, no hay, apostador que sepa la combinación ganadora del ‘Melate’.

¿Qué Yunes Linares no sabía a lo que le iba a entrar?

¡Por Dios!

Posdata: perdonen el enredo historiográfico.