CEAPP, la manzana de la discordia

15 diciembre 2016 || 12:07 || Columna
Compartir en redes

Por José Ortiz Medina

 Este domingo 18 de diciembre concluye el periodo del actual Consejo de la Comisión de Atención y Protección a Periodistas del Estado de Veracruz (CEAPP), por lo cual tendrá que ser renovado en el Congreso del Estado.

Por ese motivo, desde hace varias semanas se armó una rebatinga entre los periodistas veracruzanos en torno de si la CEAPP debe o no permanecer y de qué manera si no se decidiera extinguirla.

Como sucede en estos casos, la discusión pasó de quienes odian a la CEAPP por haber sido creación del duartismo y piden su desaparición –sin tener idea de los servicios que sí le ha prestado a decenas de reporteros en el estado-, hasta los que “ya se vieron” cobrando un sueldo y se apuntaron para integrar la nueva versión del Consejo.

Y como los diputados no se quieren echar esa “papa caliente” al buche, ya propusieron que sean los propios periodistas veracruzanos los que propongan a los candidatos para llegar a la CEAPP, sabedores de que en este gremio nomás no hay manera de ponerse de acuerdo.

Nada nuevo bajo el sol.

 PAN se llevará mayor tajada de pastel en alianza con PRD

 Pues como sienten que ya encontraron el caminito seguro, en el PRD le apuestan a continuar su alianza con Acción Nacional en los comicios municipales del año entrante, lo cual sería prácticamente un hecho.

Al menos eso dice el flamante dirigente estatal del Sol Azteca, Jesús Velázquez Flores, quien adelantó que su partido pondría al candidato a presidente municipal en unos 80 municipios, dejando la PAN el resto del estado.

Pues a ver qué dicen los perredistas, que a la hora de que está en disputa un “hueso”, sobre todo en las presidencias municipales, suelen hasta arrancarse la piel a jirones para obtenerlo, pues les ha resultado un gran negocio.

Y no creemos que eso haya cambiado mucho, con todo y que ahora son “gobierno” en Veracruz.

 Hijo de ex gobernador, vuelve a cometer fechorías

 Una larga historia de presuntos ilícitos es lo que marca la vida del abogado Fernando López Valenzuela, hijo de Don Fernando López Arias, ex Gobernador de Veracruz (1962-68), quien a diferencia de éste dejó un legado positivo y social, así como un ejemplo en lo que se refiere a la aplicación de la ley contra aquellos que violentaron el Estado de Derecho.

Las públicas fechorías de López Valenzuela se remontan a los años setenta, cuando en complicidad con Carlos Suárez, hijo del propietario de la constructora Eureka, invaden el parque España del puerto de Veracruz y construyen dos casas.
El parque mencionado había sido rescatado por Don Fernando López Arias, quien como gobernador ordenó de inmediato la demolición de las construcciones y obligó a los infractores a ofrecer una disculpa pública a la sociedad veracruzana.
Se dice que nadie olvida la enérgica reprimenda que en lo personal le profirió el mandatario a su hijo.

En esta misma época, el gobierno estatal emprendió una campaña contra el vicio y una de las acciones fue la de clausurar 36 cantinas por diversas violaciones a las disposiciones normativas, incluyendo el acceso a menores de edad.
López Valenzuela defiende a los cantineros que se sintieron afectados y nuevamente interviene el gobernador, quien va contra los amparos, y ordena que su hijo salga del Estado de Veracruz.

Lo anterior no sucede debido a la intermediación de familiares, quienes le piden al gobernador que le permita a su hijo terminar sus estudios de Derecho. López Arias, acepta, pero pone como condición, para no verlo más, que éste no se acerque nunca a Palacio de Gobierno.

Así y todo, López Valenzuela, no aprende las lecciones y años después se apodera de una zona de playa en Mocambo, en donde construye su casa y un hotel, violando las leyes y presumiblemente corrompiendo a funcionarios inmorales.
Hoy, en 2016 este abogado pretende apoderarse de 15 mil metros cuadrados en la Isla del Amor, por lo que los vecinos ecologistas demandan justicia y están solicitando al actual gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, su intervención para frenar esta nueva violación a las leyes de Fernando López Valenzuela.

En este caso, las autoridades federales del Medio Ambiente cercaron la superficie y colocaron los sellos correspondientes; sin embargo, los veracruzanos exigen acciones penales contra los infractores y no permitir nunca más que prevalezca la impunidad y mucho menos en los actuales momentos que vive Veracruz.

 Narcotraficantes se quejan de malos tratos en la cárcel

 Como si no estuvieran presos por robar, extorsionar, traficar e incluso asesinar, familiares y abogados de internos del penal de máxima seguridad del Altiplano se plantaron este martes fuera de esa prisión federal para denunciar presuntas violaciones a los derechos humanos de los internos, incumplimiento de mandatos judiciales por la dirección del centro penitenciario y trato denigrante.
Alrededor de 50 personas llegaron al acceso principal de la cárcel y colocaron mantas con mensajes en los que exigen trato digno e igualitario a las personas que ahí purgan sentencias y poner alto a castigos y segregación.
Representantes legales de los reos aseguraron que las medidas de seguridad se han extremado, sobre todo contra los internos acusados de delitos de alto impacto, pues son continuamente castigados a la menor provocación, impedidos de reunirse con su defensa y sometidos a maltrato sicológico por los custodios.
Según los inconformes, los más afectados por estas medidas, aplicadas desde el pasado 25 de noviembre, son Servando Gómez Martínez, La Tuta, integrante de la organización criminal de Los caballeros templarios; Miguel Ángel Treviño, El Z-40, identificado como líder del cártel de Los Zetas; Héctor Beltrán Leyva, El H, del cártel de los Beltrán Leyva, y César Coronel Aispuro e Iván Gastelum Ávila, suegro y escolta de Joaquín El Chapo Guzmán.