Con estas señales sabrás si eres un novato en el sexo oral

Todos tenemos preferencias sexuales distintas, por lo que es importante conocer algunos detalles que pueden hacernos quedar como primerizos a la ora de hacer el sexo oral

Imagen ilustrativa
4 enero 2017
11:00 hrs
Soy Carmín

En el caso de las mujeres:

Introducir todo el pene en tu boca no es garantía que tu pareja tendrá el máximo placer. Escenas de películas porno dicen lo contrario, pero no te equivoques, recuerda que eso es mera ficción.

En la realidad puede no ser tan excitante, a nadie le agrada querer vomitar porque la punta del pene tocó la parte profunda de tu boca, o que limites el movimiento de tus labios y lengua por querer hacer esa hazaña, no causará el más mínimo placer a nadie.

Para eso puedes usar tus manos como extensión de tu boca para la parte de abajo, mientras tu boca se entretiene en la parte de arriba y tu lengua con la cabeza del pene.

Muerdes mientras practicas sexo oral. Trata de no hacer eso porque a los hombres eso les causa mucho dolor y te arriesgas que responda de mala manera. Si quieres ser más intensa o salvaje trata de cubrir tus dientes con tus labios para evitar morderlo. Así podrás terminar lo que estabas haciendo sin el riego de rasgar o morder el pene de tu pareja.

Utilizas una posición que restringe tus movimientos. Si tú no te encuentras cómoda a la hora de realizarle sexo oral, nunca podrás hacer que él llegue al éxtasis. Es importante probar otra posición en la que te encuentres cómoda, además que su pene tenga la inclinación adecuada para que puedas usar tu boca con fluidez.

Tómate un respiro cuando sea necesario. Después de un tiempo de estar lamiendo, chupando y acariciando su pene, los músculos de tu boca se tensan y agotan.

En el caso de los hombres:

No intentes estimular a tu pareja introduciendo otras cosas que no sean tu boca y lengua. Introducir objetos o untar productos en la vagina y/o clítoris de una mujer puede resultar contraproducente.

Además de comezón, ardor o irritación puedes causarle una herida y por lo tanto, ni un ápice de placer. Enfócate en lograr que ella disfrute sólo con tu boca y si pretendes practicar con otros elementos, pregúntale si está de acuerdo.

Mueves el vello púbico de ella y la lastimas al moverte. Si ella o tú se mueven bruscamente, puedes morder parte del vello y al jalarlo  esto le provocará mucho dolor.

Succionas el clítoris con tu boca. Aunque hay mujeres que disfrutan del dolor, en la mayoría de ellas evita hacer presión sobre el clítoris pues resulta intolerable.

Si quieres probar succionando, inicia con una succión muy leve y aumenta la fuerza de tus labios para descubrir si eso le causa placer sin que llegues a lastimarla.

 

Nota completa aquí.