Concluyen los ciclos Filosofía en el Ágora y Palabra de Autor 

Foto: Noreste.
26 noviembre 2016
21:34 hrs
Ana Martina Ortiz León 

Xalapa, Ver.- Filosofía en el Ágora y Palabra de Autor fueron dos ciclos exitosos que Víctor Hugo Vázquez Rentería creó e impulsó como director del Ágora de la Ciudad, los cuales concluyeron esta semana con una charla acerca de la muerte y una mesa de la joven dramaturgia veracruzana.

El primero comenzó en mayo de este 2016 con una plática acerca de la Filosofía para Niños y después continuó con temáticas sobre el amor, el futbol, la familia y Dios, entre otros. El secreto de que las ocho sesiones siempre tuvieran cupo lleno residió en que tanto docentes como alumnos de la Facultad de Filosofía de la Universidad Veracruzana presentaban una visión panorámica del asunto elegido con reflexiones propias y un lenguaje accesible, además de interactuar con los asistentes en completa libertad de expresión.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

Factores que no estuvieron ausentes en la última reunión que versó sobre la muerte, pues al ser noviembre era paradójico no abordarlo, comentó Marcelino Arias Sandi, quien se encargó de la coordinación del ciclo desde la Facultad de Filosofía.

Después de esta pequeña explicación los participantes dieron a conocer las posturas que han sostenido diversas corrientes filosóficas a lo largo de la historia al tratar de descifrar el enigma de la muerte, desde los clásicos griegos como Anaxágoras, Sócrates, Platón y Epicuro hasta los representantes del pensamiento contemporáneo entre los que se cuentan Friedrich Nietzsche, Martin Heidegger, Jean Paul Sartre y Thomas Nagel.

Las obras dramáticas que Ana Lucila Castillo, Mariana Reskala y Dalia Rodríguez de Leo han escrito en sus cortas vidas son ya un fenómeno inédito en la historia de la dramaturgia por el escaso número de mujeres dramaturgas que hay tanto en el país como en la entidad, señaló Víctor Hugo Vázquez durante el conversatorio con estas jóvenes talentosas y Arturo Sandoval, autor de varias comedias.

¿Por qué decidieron escribir obras que luego sean representadas? y ¿cómo es su cocina dramatúrgica? Les preguntó Víctor Hugo a los cuatro jóvenes, cuyas obras son exitosas en cartelera y han ganado ya varios premios y menciones honoríficas en concursos de dramaturgia y festivales de teatro.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

 

De manera general, los cuatro invitados expusieron que las razones que los llevó a escribir fueron la creación de personajes femeninos fuertes, decir algo que no estaba planteado de la manera en que los jóvenes lo quieren decir y en respuesta al contexto en que se encuentran, la demanda de teatro que exige el público xalapeño, el teatro comunitario y la abundancia de actores y actrices dispuestos a colaborar en cualquier proyecto escénico.

En cuanto a sus procesos creativos, los cuatro revelaron distintos métodos, pues mientras Arturo Sandoval se guía por las situaciones que les ocurren a sus amigos o conocidos y que luego desarrolla en divertidas comedias de enredos, “algo que no me falla”, pero que requiere noches enteras de escritura y un espacio en que nada ni nadie lo interrumpa; Dalia prefiere construir sus obras desde la dirección escénica y partiendo de “una imagen que me genera algo y que busco desentrañar. Creo que yo lo que yo hago parte de una inquietud, de una incertidumbre, de una cosa que me hace ruido, me molesta, me lastima o me genera algo que yo considero importante”.

Mariana Reskala, quien acaba de recibir el Premio Nacional de Dramaturgia Universitaria “Hugo Salcedo” 2016, dijo que en cuanto ya sabe cómo serán sus personajes comienza a escribir, pues la trama “se da solita” y que todos los días procura escribir una hora como mínimo, “porque sí se me va la idea, porque justo en el cotidiano estoy pensando lo que pasa en mi obra aunque no esté escribiéndola. Todas mis obras parten de temas personales y todos los personajes que he escrito están basados en perfiles psicológicos al igual que en ciertas situaciones o cosas que me han pasado a mí personal o metafóricamente”.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

Ana Lucila Castillo, la dramaturga con obras ya entrañables en el gusto del público xalapeño como “Leche de gato”, “Isla Elefante” y “Luneta” –ganadora del Programa Nacional de Teatro 2016, estado de Veracruz– comentó que sus obras tienen tres procesos:

El primero es imaginar a los personajes y dibujarlos con la finalidad de encontrarles una personalidad y tratar de verlos en escena; el segundo es escribir todas las situaciones e ideas que se le ocurren con las que llena hojas y hojas que imprime o bien en varias libretas; y el tercero es la edición de todos esos escritos eligiendo los pasajes que ella cree funcionarán en la puesta en escena, “porque yo también siento que escribo para dirigirlo”.

La velada culminó con las lecturas dramatizadas de “El cedro gris” de Dalia Rodríguez de Leo, “Escritores, personajes y ficciones” de Mariana Reskala, “Clementina Charlotte” de Ana Lucila Castillo y “Pareidolias” de Arturo Sandoval.

A lo largo de dos años ocho meses Palabra de autor se dedicó a la difusión del trabajo de ensayistas, narradores, periodistas, poetas y dramaturgos, lo mismo al inicio de su quehacer literario que en proceso de consolidar el mismo o bien ya con reconocidas trayectorias, algo que no hubiera sido posible sin la asistencia –numerosa o escasa– de público deseoso de escuchar en una charla relajada a sus autores provenientes de diversas latitudes.