Condena segura: ser niño y tener cáncer en Veracruz

El nivel de irresponsabilidad que alcanzó la administración anterior no tiene igual en la historia reciente de Veracruz que merece ver en la cárcel a muchos

Foto Ilustrativa
16 enero 2017
20:21 hrs
Rafael Flores Hernández

Desde 2011en la Secretaría de Salud de Veracruz se vienen arrastrando una serie de anomalías que rayan en la consumación de actos criminales que atentan contra la salud del pueblo veracruzano. Denunciado desde entonces por el doctor Jorge Tanaka, Director Médico de Laboratorios Roche, quien había informado mediante oficio al Centro Estatal de Cancerología (CECAN) que medicamentos adquiridos por ese centro hospitalario no eran de patente, destapando el fraude cometido por el gobierno del estado en la compra y aplicación de medicamentos apócrifos para combatir el cáncer en el CECAN, corría el primer año de la administración del Doctor en Economía Javier Duarte de Ochoa, gobernador del estado. Herencia maldita de la administración anterior que su secretario de salud, Pablo Anaya trato de acallar mencionando que sólo se adquirían medicamentos con control de calidad asegurado.

Apenas en noviembre del año pasado, el diario El Universal denuncio públicamente que el gobierno de Javier Duarte había pagado más de 9 millones de pesos por un lote de 70 mil pruebas rápidas de VIH-Sida para mujeres embarazadas, que resultaron inservibles al dar resultados falsos.

Foto Ilustrativa
Foto Ilustrativa

Estas y muchas denuncias más en el desaseado manejo del presupuesto ejercido por la Secretaría de Salud de Veracruz fueron constantes, aún durante la administración duartista, que hizo caso omiso de las mismas, cuando no trato de justificar dichos actos.

En el marco de las auditorias e investigaciones que se vienen desarrollando por parte de la actual administración, el día de hoy, el Lic. Miguel Ángel Yunes Linares, Gobernador del Estado, informó en conferencia de prensa en la ciudad de México que durante la administración anterior se suministraron quimioterapias falsas a niños enfermos de cáncer.

Foto Ilustrativa
Foto Ilustrativa

“Tenemos ya resultado de un laboratorio que señaló que el medicamento que se administraba a niños, una quimioterapia, no era realmente un medicamento, sino que era un compuesto inerte, era agua prácticamente destilada”, dio a conocer y agregó “esto nos parece realmente un pecado brutal, un atentado contra la vida de los niños y se está terminando de analizar y, en su momento, se presentan las denuncias”.

Habló también de que se está investigando la concentración de medicamentos caducos en bodegas del sector salud. Sin lugar a dudas muchos de estos temas se relacionan directamente con el de las “empresas fantasma” que eran utilizadas como fachada para saquear las finanzas veracruzanas.

El nivel de irresponsabilidad que alcanzó la administración anterior no tiene igual en la historia reciente de Veracruz que merece ver en la cárcel a muchos de los responsables de estas acciones criminales ya que deberá esclarecerse si hubo muertes y cuantas debido a ello. Nunca más un Veracruz en donde ser niño y tener cáncer sea una condena de muerte segura por negligencia y corrupción.