¿Conoce la CEAPP el significado de la palabra secrecía?

16 marzo 2017
12:34 hrs
Claudia Guerrero

Con base a la Real Academia Española, la palabra secrecía proviene de secreto… Y tal  parece que algunos no entienden esta premisa, cuando son funcionarios estatales. Y mucho menos periodistas, quienes han realizado cursos, explicaciones técnicas, hasta reseñas con palitos y bolitas, para no entender. Y son una mezcla de híbridos informadores, chantajistas y golpeadores con su pluma. Con el cambio del nuevo gobierno, se colocan como paladines de la defensoría de la libertad de expresión e información, exigiendo a varias dependencias estatales que aporten datos de manera puntual, sobre actividades y acciones gubernamentales, siendo genuina su petición, pero no, cuando actualmente se la hacen a la Fiscalía General del Estado. Debemos tener muy presente, que cada quien gobierna a su modo…

Con la docena trágica Fidel-duartista, la información fluía de forma constante y en apariencia. Al final, periodistas como su servidora investigaban y comprobaban las mentiras de estos exgobernadores, pues mucha de la información difundida era falsa, verdades a medias o tendenciosa. No  había datos sustentados y muchos de los casos, eran simulados al querer dar  información a la ciudadanía, cuando en realidad, la consigna era callarla.

Con el cambio de administración e integrantes de la Comisión Estatal para la Atención y Protección a Periodistas, ésta se ha visto mermada por sus tropiezos, así como evidenciar su desconocimiento de las obligaciones y por lo que fue creada. El actual Secretario Ejecutivo, Jorge Morales Vázquez ha lanzado exhortos y exigencias, que en la mayoría solo hace el ridículo.

Una de ellas, es la exigencia al dueño o líder de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, de pedir una disculpa pública por ser rudo o grosero con algunos periodistas de Veracruz, durante su visita al municipio porteño. Esta petición pasó inadvertida por muchos, hasta por el mismo AMLO, pues no hubo pronunciamiento alguno en el ámbito nacional y muy poco en lo local.

Y si con esto no escarmentó, la CEAPP quiso ser caja de resonancia de periodistas que han emprendido una campaña de “rafagueo” mediático en contra de Jorge Winckler, porque el Fiscal General del Estado no quiere o no puede brindar información privilegiada, ya que las investigaciones están en curso y además, no perdamos de vista, las posibles detenciones de exfuncionarios Fidel-duartistas. Por eso, una y otra vez, no dará datos concretos de muchos temas.

Sobre la inseguridad que se ha disparado en Veracruz, de igual forma, en parte deberá informar la Fiscalía General, pero también, extrañamente se omite por muchos medios de comunicación, la competencia sobre el tema a la Secretaría de Seguridad Pública y su inútil titular, Jaime Téllez Marié, a quien nadie lo molesta, ni critican  y mucho menos,  le preguntan nada…

Y cuando la CEAPP, con una aprobación de sus integrantes de manera ocurrente, le manda un exhorto a la Fiscalía General y/o Jorge Winckler Ortiz a que: “Genere y difunda dentro de un plazo razonable, boletines oficiales, sobre los hechos acontecidos en la entidad con relación a los temas de seguridad y justicia tomando como base el principio de máxima publicidad, evitando incentivar la reserva de información de manera automática, categórica y a priori… Además, a que los servidores públicos de la FGE a participar en un curso de sensibilización en materia de libertad de expresión, impartida por un experto en la materia… También, a que el Fiscal General diseñe una política de comunicación social institucional que favorezca al flujo de información de interés público, tomando como base el principio de máxima publicidad”…

La respuesta de la Fiscalía General no se hizo esperar y con una larga explicación, cada una de las peticiones y exhortos de la CEAPPP, éstas fueron descartadas,  evidenciando el desconocimiento jurídico y legal de la Comisión de Atención y Protección de Periodistas, pues tal parece,  los integrantes Comisionados no han aprehendido para qué fue fundada dicha Comisión,  así como también  sus alcances y  limitaciones.

De los exhortos hechos por la CEAPP a la FGE, todas se deben aplicar en la misma Comisión y estos integrantes no ven sus propios problemas administrativos y operacionales… Como cuando la Lady CEAPP Ana Laura Pérez responde en su columna de manera visceral y sarcástica a la crítica de su servidora, quien exige que sus integrantes estén más al pendiente de los casos de los periodistas agredidos o en situación de peligro, así como las Audiencias con los Jueces de Control. Peor, cuando la Lady CEAPP asegure que la afectada no les corrió la invitación a que la acompañaran, como si nosotras las víctimas, tenemos la obligación de  llevar la agenda personal de la Presidenta,  del Secretario Ejecutivo y del Director Jurídico. Mejor acepten su error y  olvidan,  estar cobrando un sueldo cada quincena y somos  los veracruzanos quienes les pagan.

No ha entendido o no quiere entender, Jorge Morales y sus asesores, que deben guardar secrecía en los casos de agresiones a periodistas. De igual manera, en la FGE se guarda la información de manera confidencial, para no afectar las investigaciones.

Si siguen actuando con base a ocurrencias y aplicarlas en la CEAPP, dinamitan la poca credibilidad que tiene esta institución estatal. De manera interna, deberá presionar para que las investigaciones sobre casos de asesinatos, agresiones, amenazas y otros delitos en contra de periodistas sean castigados, pero no,  la CEAPP le dicte la plana y  obligaciones a la Fiscalía, pues  va más allá de su competencia y altera los límites del marco legal.

Hay mucho qué hacer, pero a Jorge Morales, la Lady CEAPP y otros, no pueden dejar los reflectores mediáticos y sería conducente primero arreglar sus problemas internos, por la contratación de personal inexperto, quienes no cuajan en la dinámica   de la institución…

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz

 

NR. Esta es opinión personal de la columnista.