Crear el caos y el miedo en la población

9 enero 2017 || 11:31 || Columna
Compartir en redes

Por Miguel Ángel Cristiani G.

La mujer abrió la puerta de la casa y salió corriendo -como alma que lleva al diablo- hacia la calle de Clavijero, otra mujer se quedó parada en el marco de la puerta viendo cómo se alejaba, mientras un vecino le preguntaba qué es lo que le ocurría, la respuesta fue breve: ya están saqueando Plaza Clavijero.

Así de pronto, como en una película, comenzaba la acción y el drama empezaba a tomar sentido.

Grupos de personas de tres o cuatro, venían en sentido inverso, de la calle Clavijero hacia Guerrero, caminando debajo de las banquetas, por la calle de Altamirano, en donde nosotros nos encontrábamos a media cuadra, esperando que nos tocara el turno para pasar en el uno por uno, hacia el centro.

Algunos caminaban y otros hasta corrían, con el rostro desencajado, dando muestras de miedo y confusión.

Seguimos avanzando unos 50 metros más, hasta llegar a la esquina, en donde para nuestra mala suerte, ya habían llegado seis agentes de tránsito, que de inmediato formaron una barricada humana y empezaron a hacer lo que hacen siempre en estos casos, desviar todos los vehículos y entorpecer el tránsito, en lugar de agilizarlo.

Ya no pudimos continuar hacia Clavijero para bajar hacia el centro, tuvimos que subir por Guerrero para tratar de dar la vuelta por Sayago, cuando logramos llegar en la fila de vehículos que ya se había formado, nos topamos con que algunos taxis ante el bloqueo de la calle Clavijero a esta altura, estaban regresando en sentido contrario, sin que ahí hubiera un solo agente de tránsito. Ahí ya estaba el caos, al menos vehicular.

Seguimos subiendo y alejándonos del primer cuadro, hasta la calle de Teresa Medina, por donde intentamos retornar, pero al llegar a la esquina con Clavijero el caos vehicular nos impidió avanzar por lo que preferimos dejar el vehículo estacionado y continuar nuestra marcha a pie.

En la calle ya todos los comercios estaban cerrados, con las cortinas bajadas, los empleados estaban parados en la puerta, como esperando que pasara algo o ocurriera algo, muchos de ellos estaban grabando o transmitiendo en directo a través de sus teléfonos celulares.

Me recordó el cuento de Gabriel García Márquez del pueblo que es abandonado, porque empieza el rumor de que algo grave ocurriría y finalmente ocurre, que se convierte en fantasma porque todos se marchan por el rumor generalizado de que ese día podría ocurrir algo muy grave.

Toda la gente se alejaba de las calles del centro, en sus rostros se veía el miedo y temor, que finalmente es el propósito de quienes difunden esos rumores falsos.

Pero además, para contribuir a ese ambiente de pánico, seguirán llegando patrullas, motocicletas y todo tipo de vehículos policiales, con las sirenas prendidas a todo volumen.

Los policías se bajaban de las patrullas y empezaban a correr por la calle con sus armas al frente, como si fueran a un enfrentamiento, agregando un toque más de miedo a la población que lógicamente trataba de alejarse del lugar.

Los policías corrían de un lado para otro, lanzando gritos, aumentando la psicosis colectiva de que algo grave estaba ocurriendo, todo mundo se quedaba esperando en las esquinas a ver a que hora pasaban los detenidos, pero nada, no hubo nada, solo miedo entre la población.

Alguien que seguramente es un nuevo jefe policiaco, vestido de civil con guayabera blanca, rodeado por seis escoltas también vestidos de civil, pero agarrándose la cintura como para que no se les vaya a caer el arma, caminaba entre la gente, pero únicamente como para lucir su poder y seguridad al caminar rodeado de su singular protección.

Casi al mismo tiempo, en las llamadas redes sociales, se estaban distribuyendo mensajes de pánico, que ya estaban saqueando plaza Clavijero, fue el primero, luego que ya también un super en la calle de Lucio, que iban también a tomar palacio de gobierno y hasta que en San José se había armado ya una balacera.

Todo eso era falso de toda falsedad, pero tampoco había ninguna autoridad que desmintiera oportunamente esos rumores, por lo que el miedo y el pánico se apoderó de la población.

Al final de cuentas, lo que parece que realmente ocurrió, es que dos sujetos, fueron sorprendidos robando en la Plaza Clavijero, por lo que fueron detenidos y llamaron a la policía, que llegó con sus patrullas en un despliegue de fuerza innecesario, con las sirenas y torretas prendidas a todo volumen, lo que originó el rumor de que ya estaban atracando en ese lugar los vándalos.

Pero el daño estaba hecho, el rumor se extendió por las redes sociales y en unos cuantos minutos, todo el centro de la capital del estado, estaba paralizado por el miedo a que ocurrieran atracos como los registrados en otras ciudades.

Muchas enseñanzas dejaron los hechos y como se atendieron por parte de las autoridades, que al menos en esta ocasión, tuvieron el tino de no ofrecer regalar vales de quinientos pesos.

Pero los protocolos de actuación ante una situación de emergencia -afortunadamente ficticia- si deberían de ser al menos revisados y corregidos, para evitar que como ocurrió, en lugar de atenuar, ayuden a crear el caos y la confusión entre la población.

Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

En Twitter: @bitacoraveracru

Página web: http://miguelangelcristiani.wix.com/news-blog-es