Dan último adiós a víctimas de explosión en Tultepec

Aumentó a 35 el número de muertos por explosión en el mercado; ofician misa en iglesia del santo patrono de los juegos pirotécnicos

Foto: web
23 diciembre 2016
12:14 hrs
El universal

CDMX.- La adrenalina de los pirotécnicos hoy se trasformó en dolor y llanto que afloró en el último adiós a los cuerpos de las víctimas en los velorios y las misas de difuntos que congregaron a cientos de pobladores en el atrio en la parroquia de Nuestra Señora de Loreto.

De los 35 fallecidos en la detonación en cadena del tianguis de San Pablito, más de la mitad eran vendedores y productores de juguetería pirotécnica, los cuales, luego de ser velados, empezaron a ser enterrados o están por llegar a lo que fue su hogar, donde recibirán el último adiós.

Al templo de los pirotécnicos, donde veneran a San Juan de Dios, patrono de los juegos de artificio, llegaron primero los féretros de las vendedoras Clara, Desideria y Ángeles, una niña de 11 años, quienes murieron por quemaduras y ladrillos proyectados durante las detonaciones.

La niña en su caja blanca y las también artesanas en féretros de madera fueron conducidas y acompañadas por cientos, quizá miles de pobladores que no pudieron entrar al templo y escucharon la misa luctuosa desde el atrio y jardines que rodean la parroquia de Tultepec.

sepelio8-1200x600

El llanto de familiares y amigos fue acompañado por música de mariachis y banda que siguió los cortejos fúnebres rumbo a los panteones de Xahuento y San Martín, después de que una multitud en duelo las despidiera en la parroquia de la Virgen de Loreto.

La detonación de cohetes, como la despedida fúnebre dejó en silencio a la capital de la pirotecnia. Las posadas y fiestas navideñas quedaron suspendidas en Tultepec, donde incluso algunas de las piñatas colocadas en el atrio de la parroquia fueron retiradas para dar paso a los cortejos fúnebres, que llegaron el jueves y continuarán este viernes 23 de diciembre, en que los dolientes programaron seis misas para despedir a cerca de 20 pobladores.

La familia Flores Rodríguez, como otras, vivió una doble tragedia, pues al sepelio de Clara su sumó ayer el de su hija Mayra, quien falleció en el hospital de Alta Especialidad de Zumpango, conocido popularmente como el de Los Quemados, pues fue construido en esta zona de pirotécnicos.

tultepec-funerales-850x510

A diferencia de otras tragedias que ha vivido Tultepec, donde los muertos generalmente son hombres que fallecen cuando detonan los polvorines en donde fabrican los juegos de artificio, esta vez la muerte alcanzó a sus madres, hermanas e hijas.

Nota completa aquí.