Del caso Duarte y de Osorio

19 octubre 2016 || 11:22 ||
Compartir en redes

Por: Filiberto Vargas

¡De esas singularidades que tiene la vida!

Fue el propio Miguel Ángel Yunes Linares quien reveló los argumentos jurídicos por los que resulta improbable (por no decir “imposible”) que se haya girado orden de aprehensión en contra de Javier Duarte:

“Duarte sigue teniendo fuero, y para ser procesado necesitaría ser desaforado. En el caso de delitos federales, por el Congreso de la Unión, y en el caso de delitos del fuero común por el Congreso del Estado”.

Y es muy sencillo explicar la postura de Yunes Linares: Él está en la misma circunstancia. Él es diputado federal con licencia y respalda en esa tesis jurisprudencial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación su confianza de que llegará al primero de diciembre a rendir protesta como Gobernador.

Pasaron más de 24 horas desde que el noticiero de Denise Maerker en Televisa dio a conocer que “un juez de Distrito” -sin precisar más datos- habría otorgado la orden de aprehensión en contra del gobernador de Veracruz con licencia. En todo este lapso nadie pudo confirmar ni detallar el origen de esa supuesta resolución. A lo más que se ha llegado es a expresar que “fuentes federales” habrían confirmado el hecho o, como en el caso del periódico Reforma, que “la PGR solicitó la orden de aprehensión”.

Tampoco existe figura jurídica que valide órdenes de aprehensión anticipadas, que se hagan efectivas a partir de la desaparición del fuero.

Así pues, todo parece indicar que se trató de un “borrego”, pues en el supuesto caso de que tal orden de aprehensión se hubiera emitido, hasta el más novato de los abogados conseguiría el amparo correspondiente.

No falta quien atribuya a Televisa privilegios en la información judicial, habida cuenta de que la titular de la Procuraduría General de la república (PGR) Arely Gómez, es hermana de Bernardo Gómez, vicepresidente del Grupo Televisa. (Por cierto el mismo ejecutivo que, dicen, charló con Javier Duarte antes de la entrevista que le hiciera en el estudio Carlos Loret, donde informó su decisión de pedir licencia).

Ahora bien, si no existe orden de aprehensión alguna, o si se giró una violentando el fuero constitucional, Javier Duarte no está impedido para viajar por todo el país, o incluso al extranjero. Nadie huye si no es perseguido.

Yunes Linares asegura que fue el gobernador interino, Flavino Ríos, quien le facilitó a Javier Duarte una aeronave para que abandonara la entidad, con dirección a Puebla, desde donde el gobernador con licencia habría emprendido la huída.

El periodista Carlos Loret, por su parte, soltó el comentario de que Duarte viajó en un helicóptero que es propiedad del dirigente estatal de la CNC en Veracruz, Juan Carlos Molina.

Ambos -Flavino y Juan Carlos- negaron esas versiones y pusieron a disposición de cualquier autoridad interesada, las bitácoras de sus naves aéreas.

Por lo pronto, lo que ya está confirmado por la PGR es que fueron detenidas tres personas relacionadas con el caso Veracruz, derivado de una denuncia interpuesta por la Unidad de Inteligencia Financiera.

Se presume que los detenidos participaban en la operación de empresas ligadas con lavado de dinero proveniente de las arcas del Gobierno del Estado.

Según un comunicado de la PGR, hay dos mujeres entre los detenidos.

Y mientras todo eso sucede, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dejó una inquietante declaración en su visita a Coatzacoalcos:

“Sabemos qué grupos están aquí presentes y quiénes son las cabezas de estos grupos, por quiénes vamos, quiénes son nuestros objetivos, y que ya a partir de esta mesa que acabamos de terminar, quedó claro quién va por unos, quién va por otros, para ver los que están lastimando el norte, el centro, el sur del estado de Veracruz, y devolverle la tranquilidad. Sí tenemos claros quiénes están, a quiénes hemos impactado más y a quiénes menos, quiénes son los líderes, quiénes ya no están y a quién les han dejado la posición de líder”.

¿Desde cuándo lo saben?

¿Por qué no actuaron antes?

¿Cuántas vidas se hubieran salvado si el gobierno federal hubiera actuado con oportunidad?

Respuestas que quizá nunca lleguen.