Denuncian violaciones a los derechos de trabajadores de CEDH

8 febrero 2017
9:26 hrs
Claudia Guerrero Martínez

 

En el inicio de la administración de Miguel Ángel Yunes Linares, todas las dependencias estatales han sufrido una restructuración en nóminas y gastos de operación para un presunto ahorro. Y en muchas Secretarías, observamos el despido de trabajadores con más de 10 y 15 años laborando, para contratar nuevos empleados de otros estados, así como la inclusión en puestos claves, de algunos Fidel-duartistas…  Sabemos que la política es compleja, pero hay acciones que hasta hoy no entendemos de este Gobierno Estatal…

El caso de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, dirigida por su actual Presidenta, la Doctora Namiko Matzumoto Benítez, a quien la han catalogado pertenecer al grupo compacto de Javier Duarte de Ochoa… Lo cierto es que este órgano defensor de los Derechos Humanos estaba en terapia intensiva, durante la gestión de Luis  Fernando Pereda Escamilla, quien se encargó de casi desaparecer esta dependencia, dejando rezago de cientos de expedientes, quejas, nulas recomendaciones y abultado número de casos de desapariciones…

Con la llegada de Namiko Matzumoto, en febrero del 2016, quien no precisamente, es obediente a las formas, hizo una reestructuración en la CEDH y tratar de sacar todo el trabajo rezagado, que por muchos años se había olvidado u omitido, por órdenes de Fidel Herrera Beltrán y del prófugo, Javier Duarte de Ochoa… Los trabajadores de este órgano defensor sintieron la presión de la nueva administración, así como iniciaron los despidos, que en algunos casos fueron señalados como injustificados…

Nombres como Eduardo Coronel Gamboa, Fernanda Casas Berthier y ahora, el recién llegado de la Comisión de Atención a Periodistas, Geiser Manuel Caso Molinari, son señalados por los trabajadores como: “Hostigadores y verdugos, violando todo derecho laboral y hasta humano en contradicción a los principios de la propia Institución”, como nos comentan los mismos afectados…

Y estos trabajadores nos comentan: “Los nuevos cargos creados como la Dirección de Planeación Institucional, que ostenta Minerva Regina Pérez López; la Coordinación de Delegaciones, que ocupa Elisa Álvarez Nieves; la Dirección Administrativa Adjunta, que ocupa actualmente Gabriel Francisco Beltrán Ramos, primo del exgobernador Fidel Herrera Beltrán, quien se lo enquistó a su discípulo Javier Duarte de Ochoa, mismo, ya fue Director Administrativo en el periodo anterior. Estos puestos están fuera de la legalidad y carecen de validez, toda vez que no se encuentran dentro de la estructura determinada por el Reglamento Interno del organismo, el cual, tendría que ser reformado y aprobado para ingresar una nueva estructura tal y como lo mandata el artículo 21 fracción I de la Ley 483 de la CEDHV”….

En la carta hecha llegar a nuestra redacción, informa: “En relación con los cargos ya existentes y que para su designación requieren del mandato del artículo 21 fracción I de la Ley 483 de la CEDHV, están la designación del Contralor Interno y de la Secretaría Técnica, este último ocupado por María Fernanda Casas Berthier, tal y como se acredita en el directorio que publica la CEDHV a la entrada de la institución y en su portal electrónico. Esta señora, quien presume ser la experta y conocedora de las organizaciones de la sociedad civil, ya ha sido reconocida en su trayectoria laboral por los medios de comunicación por su prepotencia, personalidad bipolar, mal carácter y total carencia de valor civil para reconocer sus hierros y limitaciones, irónico pues no ubica donde trabaja ahora. Ha tenido diferencias por su mal trato con representantes de las mismas organizaciones civiles y con el personal de esta institución. Mano ejecutora de las decisiones de la Dra. Namiko y su consentido Lic. Luis Eduardo Coronel Gamboa, quien fungía como Secretario Ejecutivo sin haber cubierto el mínimo de edad requerido por el Reglamento Interno para ese puesto, a la edad de 25 años, al momento de tomar protesta de su encargo, pues nació el 4 de febrero de 1991”…

Si bien, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos no tiene credibilidad entre los veracruzanos, gracias a pésimas administraciones, es conducente advertir la problemática que atraviesa este órgano en la defensoría de los derechos humanos, por haber sufrido una reducción de su presupuesto, hasta de un 20 por ciento y por ello, los despidos masivos y hasta problemas para pagar la renta del inmueble que alberga a la CEDH…

Empleados inconformes, despidos injustificados y un enorme rezago de expedientes por sacar  para futuras recomendaciones, son parte de las metas de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y de su titular Namiko  Matzumoto Benítez. Un órgano de defensoría que deberá ser vigilado muy de cerca…

 

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz