Designaciones

17 octubre 2016
9:57 hrs

Por Mario Noriega Villanueva

No es que seamos pesimistas ni mucho menos, pero las cosas no están como para entrar en confianza, antes al contrario, se ven más revueltas que nunca. Ni al gobernador con licencia –no quería pero se tuvo que ir, porque es la única forma de protegerlo en este país de impunidad–, Javier Duarte de Ochoa, ni mucho menos al  jefe del frustrado Maximato estatal, acaso tampoco al presidente Enrique Peña Nieto, o dicho sea mejor, al sistema al que no le conviene perder un estado tan importante para la elección presidencial, como Veracruz, y toma sus medidas de prevención.

Los veracruzanos no tienen por qué estar en medio de una lucha, pelea, confrontación o pleito de comadres, tan notorio y tan estúpido como el que se da en esta entidad, en perjuicio de todos y cada uno de los habitantes de la entidad. Ya se tuvo la experiencia de Duarte, ojalá y quepa la concordia, la mesura para no dejar que el estado hierva. Recuerden aquella frase del maestro Jesús Reyes Heroles dicha al entonces presidente José López Portillo, de que no se fuera “a despertar al México bronco”, bueno pues también hay un Veracruz en esas circunstancias y ya dio fehaciente muestra el 5 de junio pasado. Por eso hay que tomar toda clase de prevenciones, para evitar sobresaltos.

Veracruz, es con todo y que con Peña Nieto perdió en la elección presidencial, sigue siendo un bastión para el Partido Revolucionario Institucional, de ahí que Enrique Ochoa Reza, presidente del tricolor, le haya entrado a la palestra contra el choleño y aprovechó el reto que éste le mandó, para recordarle que tiene supuestos pendientes con la Procuraduría General de la República, con lo que se ve que todavía le faltan algunos vallas que saltar, para librar al Tribunal Federal del Poder Judicial de la Federación.

Sea lo que sea y pensando en lo que mucha gente piensa que “en México no pasa nada”, ya el gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares, ha iniciado con la integración de quienes serán sus colaboradores y ayer dio a conocer los nombres de los primeros: Elías Asaad, coordinador de Comunicación Social; Pedro José García Montañés, secretario particular; José Antonio Menéndez Galarza, secretario  privado; Jaime de la Garza, coordinador de Giras; Beatriz Fernández Cruz, Coordinador de Relaciones Públicas; Sarahí Viveros, coordinador de Atención Ciudadana y Gestión; Alejandra Ruiz Robinson, equipo de Atención Ciudadana; David Beristáin Hernández, secretario técnico de la Oficina de Gobierno.

Se trata de la sangre nueva que podrá tomar la experiencia de Javier Duarte, para no incurrir en lo mismo. Deben tener la verdadera vocación de servir y no de servirse de la posición para enriquecerse a lo bestia como sucedió en este sexenio que cierra, Flavino Ríos Alvarado. Los nuevos funcionarios apenas cruzan la tercera decena en edad, pero conforme al criterio de Yunes Linares, destacaron en el trabajo previo, por eso les “echó el ojo”. No hay hasta el momento los nombramientos de miembro alguno del gabinete. Es algo que el choleño guarda para más adelante, aunque ya se filtran algunos nombres, pero no dejan de ser meras especulaciones. Por lo pronto, hay que esperar a la decisión del Tribunal Superior del Poder Judicial de la Federación, última instancia para “calificar” el proceso electoral del 5 de junio.

Sugerencias, críticas y comentarios: marioinv8@hotmail.com