Despiden a Jorge Ortiz Alarcón

Foto: Noreste.
24 septiembre 2016
20:27 hrs
Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- “De algo podemos estar seguros: el legado de Jorge Luis Ortiz continuará”, dijo Daniel Acevedo Ytuarte en medio del prolongado aplauso dedicado a la última coda del bailarín y después de la presentación de algunas piezas dancísticas que sustituyeron las tradicionales guardias de honor.

En el homenaje póstumo, realizado en la sala chica del Teatro del Estado, el también cómplice de las difíciles empresas que se proponía su amigo –porque “Jorge siempre fue una persona de retos”– indicó que algunas que cristalizó fue que los bailarines que colaboraran en la compañía Vera-Danza recibieran siempre un pago por los servicios prestados; fundar en 2012 Vera-Danza Estudio, por la que ya han pasado “infinidad de alumnos” y se han realizado alrededor de media docena de espectáculos “de producción remarcable”; y montar la versión propia de El Cascanueces.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

“Éste surgió de manera accidental porque en 1999 llegaron unas personas a la Unidad de Artes buscando una ‘obra fina’ para la cena de la esposa del gobernador y las mandaron conmigo, entonces les dije que a ver qué podíamos hacer y con Jorge pensamos que podrían ser unas suites de El Cascanueces, para lo cual armamos el proyecto e hicimos un presupuesto. Las personas sólo regresaron para decirnos que ya habían encontrado su ‘obra fina’ con un grupo musical que no les iba a cobrar. Nosotros ya teníamos la pila puesta y Jorge dijo ‘lo vamos a hacer’ y en la Plaza Lerdo presentamos una suite muy sintética de 20 minutos”.

La generosidad de Jorge “quien se quitaba el pan de la boca” y “se quitaba la ropa” para dárselos a quienes los requirieran; así como la influencia que ejerció en las generaciones que formó se reflejó en los testimonios de familiares, amigos, bailarines de Vera-Danza y compañeros artistas.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

“Jorge tu trabajo es tuyo pero a la vez es nuestro. Tu trabajo es nuestro, tus enseñanzas son nuestras, tu triunfo personal es nuestro y estaremos eternamente agradecidos que todo lo tuyo ahora es nuestro. No me imagino una obra sin un final y mi querido tío hoy da su último pincelazo a su obra”, dijo uno de sus sobrinos que habló en representación de la familia Ortiz Alarcón.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

 

“En Montreal éramos dos mexicanos solitarios, muriéndonos de frío a menos de 40 grados y en mis épocas depresivas tú me sacabas de mi casa, me ponías el abrigo y los guantes y nos íbamos a tomar cerveza helada. Tu alegría, tu carisma y tu entusiasmo hicieron que mi estancia en Montreal fuera fabulosa. Eres todo un caballero”, fue el testimonio de una ex compañera becaria.

“Amigo, hermano, gracias por tanto amor, en nombre de todos los bailarines que pasamos contigo por la Compañía Vera-Danza te queremos y siempre, siempre te llevaremos en el corazón”.

Con la proyección de algunas de las cientos de fotografías que daban cuenta de su vida artística y de gestor cultural; así como la presentación de piezas dancísticas de diversos estilos: ballet clásico, danzas españolas y árabes, suites de El Cascanueces y el impresionante solo de Luis Vallejo “Termy”, concluyó el homenaje póstumo.

Foto: Noreste.
Foto: Noreste.

A través de la última fotografía tomada al bailarín el 29 de julio de 2016, en la que aún no presentaba síntomas de la terrible enfermedad que en corto tiempo terminó su vida, la coda rubricó y refrendó esa pasión que siempre sintió por esta bella arte: la danza.