Destituye Macri a encargado de economía

La historia argentina dice que la renuncia de un Ministro de Economía es anticipo de malas noticias

Foto: Agencia NTX
26 diciembre 2016 || 23:15 || Agencia NTX
Compartir en redes

Buenos Aires, Argentina.- El Presidente de Argentina, Mauricio Macri, despidió a uno de sus Ministros.

Alfonso Prat-Gay ya no estará al frente de Hacienda y Finanzas, en medio de las críticas por la demora en el despegue económico prometido hace un año, con el inicio del Gobierno.

Argentina cerrará este año con una caída del PIB del 1.8 por ciento, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), y una inflación del 40 por ciento, muy por encima del 25 por ciento estimado en enero.

La historia argentina dice que la renuncia de un Ministro de Economía es anticipo de malas noticias. Es por ello que el Gobierno quiso dejar en claro que, al menos esta vez, todo fue una cuestión de organización, sin impacto sobre la continuidad de las políticas oficiales.

“En función de los desafíos que tenemos para el año próximo habrá dos ministerios, uno de Finanzas y otro de Hacienda. Por eso se le ha pedido la renuncia al ministro de Hacienda y Finanzas, que se concretará en los próximos días.

“Queremos agradecer a Prat Gay por su trabajo en un año muy desafiante”, dijo el jefe de Ministros, Marcos Peña, al confirmar los cambios de gabinete en una rueda de prensa en la Casa Rosada.

El desafío del nuevo equipo económico será cumplir con las expectativas de una población que votó a Macri para que mejore la economía.

Macri ha dicho que 2017 sí será el año del crecimiento y puso para ello caras nuevas al frente de la gestión.

Luis Caputo ascenderá de secretario a Ministro de Finanzas, y Nicolás Dujovne, un economista que fue parte del equipo de la campaña electoral de Macri, irá a Hacienda.

Las estimaciones oficiales anticipan que durante los próximos 12 meses el PIB subirá 3.5 por ciento y que la inflación será de 17 por ciento, una cifra que puede parecer exorbitante en cualquier país del mundo pero no en Argentina, acostumbrada a índices que dan miedo.

Además, la noticia se da pocas semanas después de que la Cámara de Diputados frenara un importante proyecto de ley del oficialismo que buscaba reformar los impuestos que gravan los salarios, y que finalmente fue aprobado con diversos cambios y tras intensos debates entre el Gobierno, los gobernadores provinciales y la principal central sindical.