Donald & Charlie

20 diciembre 2016
20:51 hrs

Donald & Charlie

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Además de comprarlo, los mercaderes también nos expulsaron del templo

Lo dicho, dinero llama dinero, esto lo confirma el encuentro que tuvieron el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y el magnate mexicano Carlos Slim.

Durante la campaña electoral en EU, ambos entraron en conflicto: Slim señaló que si los estadunidenses votaban por Trump les iría mal y el neoyorquino, afirmó que el mexicano lo atacaba desde el New York Times, diario del cual don Carlos es accionista principal.

Sobre la reunión el próximo inquilino de la Casa Blanca dijo: “fue una cena encantadora con una magnífica persona”.

Dos semanas antes, en el Foro Bloomberg, el dueño de América Móvil dijo: “a Estados Unidos le irá bien con el nuevo mandatario, y si la economía crece al 4%, si baja los impuestos a la clase media, hace inversiones en infraestructura y crea 25 millones de empleos, eso es fantástico también para México”

En resumidas cuentas negocios son negocios, por ello los mencionados se tragaron sus palabras, para entrar en un proceso de construcción de acuerdos.

Lo paradójico de todo esto, es que el presidente Peña y su álter ego, Luis Videgaray, no son tomados en serio por el sucesor de Obama, que prefiere establecer un puente de comunicación con el dueño de medio México o…de México y medio.

Del festín, Arturo Elías Ayub, hombre fuerte de Slim, comentó: “fue una cena muy cordial y si quedó el ingeniero con un sabor de boca muy positivo hacia la relación con México”

Así las cosas, que los ‘toluquitas’ (definición que da el maestro Paco Rodríguez del grupo en el poder), le entreguen la estafeta a Slim y mínimo habrá menú de Sanborns y celular para toda la banda. Ya que.