Economía mexicana en profunda inflación, y decrecimiento

El 2016 la economía mundial creció a la tasa más baja de la década, afectando el crecimiento de la inversión y del comercio mundial, se proyecta que el crecimiento mundial estaría en torno al 3,5% en 2017

27 enero 2017
5:00 hrs
Rafael Flores Hernandez

El 2016 la economía mundial creció a la tasa más baja de ésta década, afectando el crecimiento de la inversión y del comercio mundial. En paralelo, la inflación anual ha estado aumentando. Se proyecta que el crecimiento mundial estaría en torno al 3,5% el 2017, empujado por los países avanzados y el fin de la recesión en países emergentes grandes. Una próxima crisis económica global podría estar a la vuelta de la esquina.

La confianza en México de inversionistas y calificadoras ha bajado por la caída petrolera, el deterioro en las finanzas públicas y el factor Trump. Durante varios meses los mercados internacionales han sido muy volátiles. El primer detonante fue la baja del precio del petróleo que cayó 50% de octubre 2015 a febrero 2016. El segundo ha sido la materialización de riesgos globales poco predecibles (Brexit, la presidencia de Trump, crecimiento global más modesto de lo esperado).

Se depreció el peso, fenómeno agudizado por la emergencia de Trump. La mezcla mexicana tuvo una caída más precipitada que los precios globales (60% en pocos meses), llegando a un mínimo de los últimos 15 años (US$18.9/bbl.). Esto trajo consigo reducciones en el presupuesto federal, con menos gasto por parte del gobierno, y una desaceleración económica. Los dos fenómenos aumentaron la relación deuda/PIB.

Las estimaciones de crecimiento económico de la encuesta de Banxico han sido revisadas constantemente a la baja en los últimos 4 años, y de manera más fuerte en 2015 y 2016. Esto ha sido decepcionante ya que, por las reformas estructurales impulsadas por el gobierno, se esperaba un crecimiento mayor en 2016. El Fondo Monetario Internacional recortó el pronóstico de crecimiento para México en 0,6%, tanto para 2017 como para 2018, lo que lo ubica en 1.7% para este año y 2% para el próximo y considera al país como el más directamente afectado por las tendencias en política económica adoptadas por el presidente norteamericano Donald Trump. Por su parte la Encuesta Citibanamex de expectativas arrojó que el consenso del mercado ahora espera que el Producto Interno Bruto (PIB) crezca 1.5% en el 2017, cuando en el ejercicio anterior era que repuntara 1.7 por ciento. Pero hay, entre las instituciones financieras consultadas, algunas que ya tienen el pronóstico del PIB por abajo de 1.0%, tal es el caso de Grupo Bursamétrica que, de acuerdo con la encuesta, prevé que la economía tenga un repunte de apenas 0.8% en el 2017; mientras que en Vector el pronóstico es de 0.6 por ciento.

Proyecciones de crecimiento

En este escenario el bolsillo de los mexicanos padecerá un fuerte golpe, fueron anunciados aumentos a las tarifas de luz tanto para el sector industrial, comercial y del de uso doméstico de alto consumo entre un 2.6 por ciento y un 4.5 por ciento. La liberación del precio de las gasolinas, con incrementos de entre 16 y 20 por ciento por el momento y previsto para completarse en su totalidad durante este año, ha sido también un factor desequilibrante para la economía familiar ya que según el Índice Nacional de Precios al Consumidor, que mide el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), la gasolina es el producto con más peso en la canasta básica, por lo que su mayor cotización repercute sobre la inflación y otras mercancías. La Asociación Latinoamericana de los Micro, Pequeño y Medianos Empresarios estimó que la canasta básica en México se encarecerá como mínimo un 30 por ciento y los productos de las materias primas de la industria manufacturera  pueden subir de precio hasta un 50 por ciento, por lo que se prevé el cierre de más de 150 mil micro, pequeños y medianos negocios en nuestro país durante el año.

consumo-gasolina

Liberación Gasolina

De acuerdo con la calculadora de inflación del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI):

Calculadora de Inflación INGEGI

en el período comprendido entre enero de 1990 a diciembre de 2016 hemos sufrido una inflación de 1083.62 por ciento con una tasa promedio mensual de inflación de 0.77 por ciento. Lo que demuestra que México ha sido un país en constante crisis por generaciones enteras. Han sido élites empresariales nacidas al cobijo del poder gubernamental las que han podido crecer y desarrollar exitosos negocios, la brecha entre ricos y pobres es de las más altas en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En promedio, el 10% de la población más rica recibe nueve veces más ingresos que el 10% más pobre; en México, dicha diferencia es de 26 a uno, según la OCDE. Tan sólo como ejemplo la fortuna personal de Carlos Slim de 79 mil 600 millones de dólares lo sigue ubicando desde 2013 hasta la fecha como el hombre más rico del mundo.

Al parecer 2017 será el año en que, ante el escenario mundial y el factor Trump, México tocará fondo, viene un fuerte período de decrecimiento y contracción de la economía debido a su alta dependencia de Estados Unidos y las políticas radicales impulsadas ahora por el presidente norteamericano. Los académicos José Luis Ríos Vera, Iván Montero y Jesús Zepeda en su análisis “La espiral de la crisis y el Estado de excepción en México” apuntan que nuestro país atraviesa por un periodo histórico de gran crispación social y de un malestar generalizado sin precedentes en los últimos años, producto de una crisis económica, política y social del patrón de acumulación de capital, la cual colapsa el nivel de vida de las clases trabajadoras. La gota que derramó el vaso fue el aumento del 20% a las gasolinas en el primer día de este año 2017. Sin embargo, para arribar a este escenario, se condensan más de tres décadas de políticas neoliberales y de la instauración del actual patrón de acumulación.

Inflación enero 2017

La inconformidad social se sustenta en varios ejes: la monumental exclusión económica y social; la asimetría gigantesca entre el valor de la fuerza de trabajo y el salario real pagado al trabajador (superexplotación del trabajo); los procesos de precarización, informalidad laboral y desempleo; el despojo territorial y de recursos naturales; la violencia estatal exacerbada. En donde sustentan la tesis de que el Estado mexicano estaría apostando, a través de la Ley de Seguridad Interna, a poder instaurar la figura de Estado de excepción para legitimar el uso de las fuerzas armadas en la contención social ante la gigantesca crisis que se avecina.

Lo cierto es que Donald Trump ha aparecido como un factor que podría unificar a la sociedad mexicana en un profundo replanteamiento del modelo económico en el que estamos inmersos y su necesario ajuste a una nueva realidad en el mundo. México deberá empezar a reconstruirse a partir de nuevas bases y con un pacto social que ofrezca mejores oportunidades a toda su población en materia económica, educativa, de salud pública. No hay más remedio que apoyarnos en nosotros mismos.