El caldo mortal…

17 enero 2017
20:39 hrs

CLAROSCUROS

Playa del Carmen, Blue Parrot, Z-34 (+), fronteras porosas,
complicidad oficial, crimen organizado: el caldo mortal…

José Luis Ortega Vidal
(1)
A un mes y medio de la matanza ocurrida en las inmediaciones de Suchilapan de López Arias, municipio de Jesús Carranza, Veracruz, no hay noticias oficiales sobre la persecución de los presuntos delincuentes que sobrevivieron al ataque de soldados, marinos, policías estatales y guardias civiles.
Entre los días 3, 4 y 5 de diciembre del 2016 murieron 20 supuestos integrantes del cártel de Sinaloa a quienes les decomisaron unos 66 kilos de cocaína, así como armamento que incluyó un fusil Barret .50 mm.
Se dijo que el convoy de delincuentes procedentes de Oaxaca era conformado al menos por unas 50 personas.
Por tanto, se habrían dado a la fuga entre los caminos vecinales del valle de Uxpanapa alrededor de 30 fascinerosos.
¿Cuántas armas y de qué calibres llevaban consigo?
¿Cuánta droga?
¿Cómo pudieron escapar en medio de la selva?
Aquí, hemos planteado y reafirmado que el Uxpanapa es un centro productor de drogas y una zona de paso clave para el tráfico de estupefacientes importados como la cocaína.
No sólo eso; alguna vez determinamos el concepto de las fronteras porosas al interior del país; consistentes en el aprovechamiento –de parte del crimen organizado- de la existencia de leyes locales distintas entre entidades vecinas; como Oaxaca y Veracruz, por citar un caso.
Para entender el entramado social y político bajo el cual operan las mafias es preciso referir la capacidad de movilidad de sicarios, grupos de distribuidores e incluso administradores de los cárteles que pasan de una región a otra del país sin problema alguno.
Ello, no obstante que en muchos casos se trata de personajes con órdenes de aprehensión estatales, federales o de búsqueda internacional.

(2)
El 9 de agosto del 2014 fue abatido Guillermo Aparicio Lara (a) “El Willy” en Mata Tenatito, cerca de Omealca, en la sierra de Tezonapa y dentro de la región centro montañosa de Veracruz.
Al jefe de Los Zetas en Playa del Carmen, en Quintana Roo lo acribillaron cuando volvía del bautizo de sus hijas y una de éstas murió junto con él.
“El Willy” –Z-34- nativo de Peñuela, municipio de Amatlán, Veracruz, era miembro de una familia que por décadas realizó actos delictivos en esa zona.
Un detalle clave: desde Omealca, Veracruz, en cuyas inmediaciones acribillaron al Z-34 y Oaxaca, existen caminos que comunican y permiten –recordemos el concepto de las fronteras porosas- cometer delitos en una entidad y escapar hacia la otra lo que las propias autoridades toman a veces como pretexto para no actuar con eficacia.
En Acatlán de Pérez Figueroa, durante un momento estás en Oaxaca y al cruzar la calle te ubicas en Veracruz y puedes avanzar por la sierra de Tezonapa hacia Omealca, salir a la autopista y llegar en minutos a Córdoba.
En los primeros días de mayo del 2015 el reportero de la Ke Buena en Tierra Blanca, Veracruz, Armando Saldaña Morales, fue secuestrado.
El 4 de mayo su cuerpo fue encontrado en territorio de Acatlán de Pérez Figueroa, Oaxaca.
La Fiscalía de Veracruz no quiso hacerse cargo del caso bajo el argumento de que el crimen del periodista que trabajaba en Veracruz había ocurrido en territorio oaxaqueño.
Además, Armando Saldaña Morales vivía en Ocosolapa, Oaxaca.
En sentido estricto se trata de una región cañera que se reparten Oaxaca y Veracruz y que históricamente se ha caracterizado por la violencia, la pobreza, la marginación y las luchas caciquiles.
De esa región son nativos los célebres pistoleros: Tomás Sánchez Ramos, “Tomasín”, así como Toribio “El toro” Gargallo Peralta, también llamado “Juan Zavaleta”

(3)
La madrugada del pasado lunes, en el bar Blue Parrot, de Playa del Carmen, Quintaba Roo, ocurrió un enfrentamiento a balazos con el saldo de 5 muertos y 15 heridos.
Aquel, durante media década, fue el territorio que controló el “Z-34” y ahora está en disputa entre cárteles y grupos como uno denominado “los pelones”.
Entre las víctimas mortales se encuentra Rafael Antonio Peñaloza Vega, nativo de Xico, Veracruz.
Las autoridades apenas indagan los pormenores sobre los hechos que dejaron también 15 heridos, entre ellos varios turistas extranjeros.

(4)
He aquí las fronteras porosas; la movilidad del crimen organizado en complicidad con las autoridades; la guerra por el control del narcotráfico y el pasado…siempre el pasado cruento que forma parte de nuestro presente cada día peor.