EL DÍA LLEGÓ (YUNES Y SU EQUIPO)

1 diciembre 2016 || 10:58 || Columna
Compartir en redes

Por Gilberto Haaz Diez

“Me he preparado toda la vida para ser gobernador”, dijo Miguel Angel Yunes Linares, cuando la carrera electoral iba a mil por hora, como de Fórmula Uno. Para cuando mis 40 lectores lean estas líneas, Yunes debió haber enviado mensaje. No sé si cimbró al país. Lo que sí sé es que debió haber subido la escalinata de Palacio de Gobierno jalapeño, que un día de seis años trepó a zancadas cuando Patricio Chirinos era el patrón, aunque él era el segundo al mando con el bat al hombro. Un vicegobernador respetuoso de su jefe, pues siempre le guardó lealtad y amistad, hasta hoy. Llega ya con su Gabinete. Enciendo en la red de Internet a TV MÁS, la tele y radio de los veracruzanos. En el salón del Museo Naval, el gobernador que dejará de ser Electo y pasa más tarde a ser Constitucional, todo enguayaberado con pantalón oscuro, al igual que todos los hombres, va dando a conocer a uno por uno. Rostros y nombres. Conozco a algunos, Enrique Pérez Rodriguez, que aunque todos vaticinaban que iba de dos a la secretaria de Gobierno, va a Educación, rubro muy maltratado, donde se conocieron de fechorías y desmanes. Enrique es uno de los leales. Jaime Ignacio Téllez Marié es otro de mis conocidos, un yunista de cepa, va a Seguridad Pública, rubro que Miguel Angel conoce y seguro lo va a cochear muy bien. Allí Miguel Angel con Juan Herrera y Enrique Ampudia hicieron una tripleta infernal, bueno celestial, digamos, en su tiempo de aquellos años.

HOMBRES Y MUJERES

Distingue a las mujeres, tantas como en pocos gabinetes. A Orizaba por igual, Alejandro Zairick Morante, panista de nuevo cuño, lo hace responsable de la Secretaría de Desarrollo Económico y Portuario, un cargo de relevancia. Orizaba en ese equipo. Distingue Miguel Angel a mi pueblo, Tierra Blanca, nombra  a la perredista Mariana Aguilar Lopez, como Secretaria de Medio Ambiente, mujer muy profesional, Sicóloga, hija de una querida maestra de la escuela Leona Vicario, la profesora Rosa López, buen nombramiento. En Salud, Arturo Irán Suarez Villa, médico del que Manuel Lila de Arce, que fue secretario, me habló muy bien de él. Ojalá y ponga orden, allí hay un verdadero desgarriate, denunciado por Nemi Dib, otro que ocupó ese asiento. En Comunicación Social, rubro muy nuestro, el joven Elías Assad Danini, Yunes le echó sus porras, de la nueva camada de funcionarios del Chikiyunes. Manuel Muñoz Ganem va a la Oficina del Gobernador, cuando le saludó, me imagino, Muñoz le habrá dicho, como cuando Salinas le dijo a su padre al ser presidente: “Nos tardamos 12 años, Miguel, pero llegamos por fin”. Uno a uno los hombres y mujeres fueron presentados. Les dio la confianza el gobernador y les agradeció hayan aceptado. Dio su mensaje. Dijo que la secretaria de Finanzas, Clementina Guerrero García, no estaba allí presente y le daba mucho gusto, porque estaba en el DF recogiendo una lana que la PGR negoció a empresas que devolvieron, mediante manita de puerco,  a Veracruz, 450 millones que se habían desviado y apañado, y la gente aplaudió porque seguro habrá aguinaldo y pagos atrasados. Poco a poco, dijo Yunes, iremos recuperando ese dinero que saquearon de Veracruz. La toma no nos dejó ver a la gente, solo al gobernador y a su Gabinete, el ampliado y el grande.

LA MALDAD Y EL FUTURO

Veracruz estuvo en las páginas y en los noticieros nacionales y extranjeros, lleno de maldad y de notas malas. Esperemos que, desde mañana, los vientos cambien y soplen a favor nuestro porque, como lo dijo Séneca: “No hay viento favorable para el barco que no sabe adónde va”. Este capitán de este barco si sabe adónde va y lo que quiere. Son pocos dos años. Lo sabe, como aquella canción de Mona Bell: “Ya lo sabía, ya lo sabía”. Pero quienes están chambeando con él agárrense, es gente de trabajo incansable, quienes laboraron a su lado en la secretaría de Gobierno, me cuentan que se iba a la una o dos de la mañana y los citaba para que, a las siete, estuvieran allí, y era el primero en llegar.

Veracruz vivirá nuevos rumbos y nuevos tiempos. Estuvimos muy maltratados desde hace seis meses, cuando se supo que el PRI, después de 87 años, entregaba el alma en Veracruz. La gente quería un cambio, y lo logró. Miguel Angel le dijo a su Gabinete que serían “dos años sin descanso, dos años donde tienen que entregar el tiempo y el corazón a los veracruzanos”, dos años dónde no habrá desmayos, donde no habrá descansos, incluidos los domingos, digo yo.

En Soledad de Doblado, el cura del pueblo hizo tañer las campanas de la iglesia, llegaba un nuevo hijo pródigo a gobernar Veracruz. El día de hoy, cuando Yunes suba esas escaleras conocidas por él, seguro pensará en aquellos años en los que al lado de Patricio Chirinos llevó las riendas y las brújulas para Veracruz. Hoy son otros tiempos, en aquellos años no había la turbulencia de la delincuencia organizada, ni se conocían de tantos crímenes y secuestros y levantones y fosas y desaparecidos, problema del país nuestro. Hombre preocupado, anunció que lo primero que va a hacer cuando tenga el mando es reunirse con los equipos de Seguridad, con la Marina Armada y el glorioso Ejército Mexicano y con los Federales, y apuntalar a municipios donde hay quebrantos. Seguro habrá de depurar lo que está contaminado. Reconoció al presidente Peña Nieto (a Meade no, ese no suelta la lana).  Un día le pregunté, cuando no era gobernador, qué es lo que haría si lo fuera. Y me dio una respuesta. Hoy allí está listo para aplicar los esquemas para que a Veracruz regrese la paz a los municipios y nuestros hijos y nosotros mismos podamos salir a la calle sin temor, sin el gran miedo que nos une. Debió haber escogido, como el mismo lo dijo, a los mejores hombres y mujeres que se necesitan para los dos años. Una vez, el presidente Kennedy dijo de ello: “Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él”.

Visítenos. www.gilbertohaazdiez.com