El estilo de gobernar

6 febrero 2017
9:13 hrs
Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Cada vez está más claro que la información sobre Javier Duarte se está administrando con el fin de que sirva como distractor y “mate” noticias que pudieran ser muy poco gratas para el sistema. *** El cateo de este fin de semana a la residencia de su cuñada Mónica Macías en Tuxtla Gutiérrez, es sólo uno de varias decenas de cateos que se han realizado en el país, pero sirvió para insinuar su inminente captura. *** Lo mismo pasó con el operativo realizado en Costa Rica. No lo encontraron, pero hicieron suficiente ruido como para que el temas se reposicionara en los medios de comunicación y -más importante aún- en las redes sociales. *** Quien administra estos operativos y su difusión es el gobierno federal, que trata de ocultar sus propios demonios.

* * *

Para ser honestos, algo tenemos que reconocerle a Miguel Ángel Yunes Linares: Él prometió meter a la cárcel a “todos los corruptos” de las dos pasadas administraciones. Lo prometió desde antes de iniciar formalmente su campaña por la gubernatura y lo ratificó a su llegada a Palacio de Gobierno.

Y lo está cumpliendo.

Lo que nunca dijo fue cuánto tiempo estarían ahí.

Él está haciendo lo necesario para que duren el mayor tiempo posible. Ya señaló el abogado Fidel Ordóñez que al ex secretario de Seguridad Pública Arturo Bermúdez le aplicaron el clásico “sabadazo”, esto es, lo capturaron en vísperas de un fin de semana largo (pues el lunes es día inhábil) de manera que por más que se apuren sus abogados, no podrá abandonar la cárcel antes del próximo martes.

Y hasta ahí llegan sus posibilidades, pero también su compromiso. Él los detiene, allá el autónomo fiscal general si no aporta los suficientes elementos para dejarlos encerrados.

Otro hecho irrefutable es que ninguno de los casos que ha iniciado el nuevo fiscal ha causado sentencia. Esto es, lo que los denunciados han conseguido es mantenerse en libertad mientras se desarrolla el juicio.

Aunque con el nuevo sistema penal los plazos se acortan, lo cierto es que 70 días no son suficientes para que un juez determine si es culpable alguno de los acusados por Yunes Linares. Incluso cuando eso suceda, si la sentencia les resulta desfavorable, los indiciados recurrirán a otras instancias, lo que habrá de prolongar el plazo para llegar a lo que se conoce como una “sentencia firme”.

Y créanme. Dos años no son suficientes. Alguno de los procesados habrá de pararse enfrente de Miguel Ángel Yunes Linares el 30 de noviembre de 2018 para decirle: “Mírame, aquí estoy, libre. Tu veneno no fue suficiente”.

Lo que sí ha conseguido Yunes Linares con sus “espectaculares capturas” ha sido mantener a la opinión pública entretenida en estos temas y desligada de los asuntos que sí nos deben preocupar, como el aumento en los índices delictivos, la lentitud en el proceso de rescate financiero para Veracruz, o la anarquía que han provocado sus colaboradores, con el despido masivo de burócratas, lo que habrá de reventar con miles de juicios laborales.

Yunes Linares puede hacer un buen papel como gobernador de Veracruz, puede conseguir que la gente lamente que su gestión sólo dure dos años. Tiene todo para dejar una huella positiva. Para lograrlo, lo primero que debe entender es que lo eligieron para gobernar al estado, no lo declararon dueño de Veracruz. Que quienes votaron por él, lo hicieron pensando que él tenía la fórmula para salir de la crisis en la que se encuentra sumida la entidad, no para que desahogara su sed de venganza, mal disfrazada de “búsqueda de justicia”.

Si Miguel Ángel Yunes Linares gobierna con la cabeza, no con las entrañas, con seguridad habrá de hacer un buen papel. Encontró tan deteriorado el estado, que cualquier acción, cualquier obra de infraestructura, cualquier tarea cumplida a cabalidad, le habrá de representar un amplio reconocimiento social.

Ojalá no pierda ese saldo de confianza en batallas pírricas, en conflictos pasionales, o en sueños monárquicos.

¿O de qué otra forma debe interpretarse esa amenaza de cerrar aquellas sucursales bancarias que no refuercen sus medidas de seguridad con el argumento de que “cerrados, nadie los asaltará”?

¿Seguirá después con restaurantes, gasolineras, tiendas de conveniencia o hasta residencias que no paguen por su seguridad?

Le tengo una mejor idea: Vámonos todos de Veracruz. Así los delincuentes no tendrán a quien asaltar, a quién secuestrar, a quién extorsionar, a quién torturar, a quién ejecutar.

Hacer responsables a las víctimas de su propio infortunio, equivale a asumir que una mujer es culpable de que la violen por vestir de forma provocativa.

De seguir en esa línea discursiva, al final tendremos que disculparnos con los delincuentes.

* * *

Epílogo.

Han pasado ya 72 horas y aún no se sabe quién filtró la fotografía de Arturo Bermúdez en el momento en que era fichado. El gobernador prometió dar con el culpable y sancionarlo. Le encargó la investigación a Jaime Téllez Marié. No debe ser muy difícil. No deben haber sido muchas las personas que estaban presentes cuando se cubría ese protocolo. El tema no es menor, pues una buena defensa presentaría esa filtración para argumentar faltas al debido proceso. *** Y siguen las ejecuciones del crimen organizado. Este domingo fueron encontradas seis bolsas negras conteniendo restos humanos, en la carretera federal Matamoros-Puerto Juárez, entre los municipios de San Andrés y Santiago Tuxtla. El Ejército anuncia que envió más elementos a esta entidad, lo que permite suponer que el tema los estaba rebasando. *** Ya trascendió al ámbito nacional la “manita” que le echó el gobernador de Veracruz a los partidos que lo apoyaron para llegar a ese cargo. En la columna “Kiosko” de El Universal, lo explican así: “Dejan chiflando en la loma a partidos en Veracruz. Nos comentan que el vocero del gobierno de Veracruz, Elías Assad, se molestó porque se ventaneó el pago de prerrogativas al PAN y PRD, dejando fuera de la repartición a otros partidos. Lo de fondo es que los órganos jurisdiccionales resolvieron a favor de esos dos organismos para que se les pagará, pero la forma fue mal vista, porque puso en evidencia las preferencias del gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares a la hora de pagar recursos atrasados. Nos comentan que don Elías asegura “que los partidos políticos no reciben financiamiento por parte del gobierno del estado”, pero se le “olvidó” mencionar que la Secretaría de Finanzas los canaliza del presupuesto que le corresponde al Organismo Público Local Electoral (OPLE) y fue ahí donde mandó recursos etiquetados sólo para el PAN y PRD, y dejó chiflando en la loma al resto de los partidos”.

 

filivargas@gmail.com

 

NR. Esta es opinión personal del columnista.