El ingenuo hidalgo y su fiel escudero

12 enero 2017 || 21:07 ||
Compartir en redes

El ingenuo hidalgo y su fiel escudero

La insoslayable brevedad

Javier Roldán Dávila

Creen que todo se resuelve con la doctrina ‘estransa’

Motiva a ternura la estrategia asumida por el presidente Peña Nieto, en el sentido de pensar que Luis Videgaray por tener de interlocutor a un yerno de Donald Trump, podrá contener las valentonadas del futuro mandatario de los Estados Unidos.

La premisa fundamental de los políticos estadounidenses es simple y tremendista: tenemos intereses, no amigos. Así se trate de un educado mulato.

Es indudable que el magnate inmobiliario es cualquier cosa menos un loco, la fortuna que ha acumulado a lo largo de su vida es resultado de que sabe hacer negocios con ventaja para él, no se detiene ante nada, como buen filibustero.

Todo indica que Trump tiene como objetivo primordial recuperar el liderazgo global de su país con base en la diplomacia de las cañoneras (versión siglo XXI, off course), nada nuevo en la historia de dicha nación, aunque algunos analistas señalaban que con el final de la Guerra Fría tal doctrina había desaparecido.

En realidad, pareciera que nos acercamos a una reedición del mundo bipolar, ya que, por el lado de Rusia Vladimir Putin ha dado pasos en ese sentido, la península de Crimea es un ejemplo de ello, además, la Unión Europea, que muchos pensaban un proceso irreversible, comienza a debilitarse, el ‘brexit’ lo demuestra.

Los próximos meses confirmarán o desecharán esta hipótesis de trabajo, pero reiteramos (con la pena), Videgaray es un ‘amigou’ desechable para el güerito, negocios son negocios.

Por cierto ¿alguien sabe quién es el hidalgo y quién el escudero?