El presidente que ya no tiene ganas

Desde hace un año, el presidente Enrique Peña Nieto mandó muchas señales de que está cansado de gobernar

Foto: web
10 Enero 2017
14:02 hrs
Columna Carlos Loret de Mola

Desde hace un año, el presidente Enrique Peña Nieto mandó muchas señales de que está cansado de gobernar.

En sus reuniones, sus interlocutores empezaron a encontrar a un primer mandatario que parecía estar deseoso de que ya terminara su sexenio. No desinformado, no aturdido, no viviendo en un mundo paralelo. Pero ya sin el ímpetu que requiere una tarea de ese tamaño.

Quizá sin incentivos, sin motivación. Desde entonces me imaginé a un Presidente que había deducido que su párrafo en los libros de Historia de México quedaría redactado con una primera línea en referencia a las reformas estructurales y una segunda referenciando a la corrupción. Su legado y su estigma. Y que nada que hiciera en el tiempo restante del sexenio podía cambiar ese juicio.

Ese desánimo impide un golpe de timón, una reinvención, un relanzamiento. Marca a un presidente que parece haber decidido desde hace un año que había que administrar, pero que ya no hacía falta gobernar.

Ese desánimo permea en el gabinete, contagia el deseo de que el árbitro pite el final del partido y se refleja en muchas cosas, quizá la más grave, un desdén por los gobernados, una desconexión con sus intereses y anhelos, una ruptura de vasos comunicantes.

Ahí se inscribe el golpe brutal a la clase media mexicana que significó el aumento en el precio de la gasolina.

Foto: El Universal
Foto: El Universal

Por eso les sorprendió la reacción indignada de la sociedad, por eso no esperaban los saqueos, por eso la reacción tardía de las policías que una vez más han demostrado que la más efectiva manera para lograr impunidad en este país es conseguirse una bandera política que promueva la violación de las leyes. Todos los que lo han hecho con ese método han salido triunfantes.

Sucede donde siempre y sucede donde nunca. La sociedad se siente entre indignada y atemorizada. Indignada por los aumentos que muestran el desdén del gobierno. Atemorizada por los saqueos, los toques de queda autoimpuestos y las muestras de ingobernabilidad que tocaron zonas desacostumbradas a escenarios así. Indignación y temor. Mal negocio para el gobierno, pero también peligrosa atmósfera para los opositores. Si gana la indignación, la apuesta de la ciudadanía suele ser por el “que se vayan todos”. Si gana el temor, las sociedades suelen refugiarse en el conservadurismo autoritario.

SACIAMORBOS. En el PRI siguen peleándose, cada vez con más ahínco, por la nominación presidencial. Otra desconexión. Parecen no darse cuenta que sus posibilidades de ganar se extinguen a velocidades inauditas. Que es una guerra civil por un territorio perdido. Que es darse codazos en una carrera en la que no se ve espacio para remontar.

Coincido con los que dicen que la mesa está puesta para un cambio de régimen en el 2018. Lo que aún no está claro es hacia qué tipo de régimen.