El PRI veracruzano se pulveriza

Amadeo Flores
10 enero 2017 || 20:09 ||
Compartir en redes

La insoslayable brevedad

Por Javier Roldán Dávila

Eran tan unidos como el tiempo en un reloj de arena

La renuncia del anquilosado presidente del CDE del PRI, Amadeo Flores Espinosa, pone de manifiesto la tremenda crisis que vive el partidazo a nivel estatal, la derrota de junio del año pasado los dejó huérfanos de ‘primer priista’, no lo pueden superar.

El tema central es que corriente de poder se apropia del alicaído partido, las huestes de Fidel Herrera Beltrán o las de alguno de los senadores Yunes, José o Héctor. El botín, repartir las candidaturas a ediles de los ayuntamientos de este año y perfilar a los próximos postulantes, en 2018, por la gubernatura, el senado y las diputaciones locales y federales.

Sin embargo, superar su división interna no es el único reto de los tricolores, la creciente pérdida de popularidad del presidente Peña Nieto es otro de los obstáculos a vencer, lo cual es harto complicado para una clase política que ha hecho de la institucionalidad-sumisión piedra angular de su desempeño.

Por otro lado, los ‘revolucionarios’ enfrentan a dos rivales formidables: la alianza del PAN con el PRD y un movimiento lopezobradorista en ascenso, no se ve por dónde el antaño invencible instituto pueda darle la vuelta a dichos adversarios.

Tanto Morena como los aliancistas se nutren de los crasos errores de percepción política del gobierno federal. En lo que toca a López Obrador, el cambio de gobernador en el EDOMEX y las municipales de acá, son el plato fuerte para el año en curso.

En lo que corresponde a Yunes Linares, el proceso municipal es el peldaño ineludible que tiene que subir para consolidar su proyecto de 2+6, o sea, retener la gubernatura en 2018.

El PRI va contra la corriente, lo malo es que no tienen salmones, puro charalito infiel.