El sucesor

5 enero 2017
9:27 hrs

Por Mario Noriega Villanueva

Por un tiempo bastante importante tras la renuncia del entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, quien no resistió –no lo quisieron exponer más y prefirieron protegerlo dejándolo fuera del gabinete por un tiempo–, las presiones de la sociedad a través de sus diferentes representaciones, molestos por ser el que trabajó para la visita de Donald Trump entonces candidato a la presidencia de Estados Unidos y a ver si alguien lo duda después de la exposición del mandatario nacional Enrique Peña Nieto, quien lo retorna para encargarse de la relación con el presidente electo del vecino país del norte.

Videgaray Caso, llega con un extraordinario respaldo de su amigo el presidente de los mexicanos, quien de esta manera, le dice a Miguel Ángel Osorio Chong, “aquí está mi gallo” y como tendrá el visto bueno de Trump, pues casi casi, Peña Nieto resolvió así la sucesión a 23 meses de entregar el cargo. Naturalmente que Osorio Chong, no cejará en su intento por ligar la oportunidad de llegar a luchar por la máxima representación a la que puede aspirar un mexicano. ¡De ninguna manera!, al contrario, si ya se sentía avanzado y con muchísimas posibilidades de ser el abanderado priista, lo que ahora, está por verse.

Con la reivindicación de Videgaray, las posibilidades del titular de Gobernación si no se vinieron abajo, sí bajaron sus bonos considerablemente. Claro se vio por la encomienda que el nuevo secretario de Relaciones Exteriores tendrá que cumplir para reafirmar las relaciones con Trump que ni así, cederá un ápice en sus intenciones de construir el muro y hacer que México lo pague. Eso lo tendrá garantizado con Videgaray como Presidente porque así continuará el sometimiento de este país ante el poderoso del norte.

También bajaron las posibilidades de quien invitaba a los niños a “ler” y a quien una pequeña lo pusiera públicamente en ridículo y lo acabó como presunto aspirante a la Presidencia. La sucesión pues, solo tiene dos nombres: Luis Videgaray Caso y Miguel Ángel Osorio Chong. En ese orden y claro, todo mundo sabe por quién decidirá el primer priista de México, sin tomar en cuenta a los militantes de ese partido como ha sido siempre.

Con patilla y barba abundante, Videgaray dedicará su acción a garantizarle al Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, una sumisión a modo para que acabe con México en lo político y en lo económico, para hacer de los mexicanos, lo que quiera. Sus amenazas ya las empieza a cumplir pues así como amenazó a México, así lo ha hecho con una empresa de las más poderosas del orbe que tenía proyecto de una fuerte inversión del billete verde, en este país, lo que hizo que se desistiera de ello.

Ya en los próximos meses el ambiente político irá poniéndose más interesante y las elecciones del 2017 en Veracruz, uno de los estados que marcan pauta a nivel nacional y si el PRI es capaz de recobrar la fuerza que perdió el 5 de junio último cuando perdió la gubernatura, querrá decir que tiene muchas posibilidades de continuar en la Presidencia pese a todo el flagelo a que ha sometido a los mexicanos como se ha visto con unos aumentos salvajes, demoledores a las gasolinas. El precio del crudo genera mayores ingresos, lo que debería reflejarse en mayores beneficios para la población, pero resulta todo lo contrario y las explicaciones que oficialmente se dan, sencillamente no convencen

 

Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com