Empresario se declara culpable de lavar dinero a exgobernadores mexicanos

Castillo recibía por parte de gobernadores mexicanos pagos por facturas infladas a través de su empresa de asfalto y trasladaba esos fondos a Estados Unidos, posteriormente, el empresario pagaba sobornos.

6 enero 2017
15:38 hrs
Newsweek en Español

Luis Carlos Castillo Cervantes, un empresario mexicano naturalizado estadounidense, se declaró culpable el martes pasado en una corte de Texas por haber usado el sistema bancario estadounidense para ayudar a ex gobernadores de tres estados mexicanos a lavar decenas de millones de dólares y por soborno a cuatro exmandatarios, de acuerdo con documentos de la Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Texas citados por el diario San Antonio Express News.

De acuerdo con la Oficina del Fiscal del Distrito Sur de Texas, Castillo tenía los derechos exclusivos para vender un tipo de máquina de pavimentación y presuntamente pagaba sobornos a funcionarios estatales en México a cambio de contratos públicos.

Castillo recibía por parte de gobernadores mexicanos pagos por facturas infladas a través de su empresa de asfalto y trasladaba esos fondos a Estados Unidos a la cuenta de su compañ Rodmax. Posteriormente, el empresario pagaba sobornos en los Estados Unidos a los funcionarios mexicanos, afirmó la fiscal adjunta Julie Hampton durante la audiencia de la demanda de Castillo, referida por el San Antonio Express News.

Entre los sobornados, según los fiscales, estaban Jorge Juan Torres López, exgobernador interino de Coahuila; Luis Armando Reynoso Femat, exgobernador de Aguascalientes; Eugenio Hernández Flores, exgobernador de Tamaulipas; y Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila.

Kent Schaffer, abogado de Moreira en Houston, dijo al San Antonio Express News que Castillo “ha admitido haber defraudado al gobierno mexicano; pero para conseguir un acuerdo del gobierno estadounidense, tuvo que implicar a otros… Así que lo hizo con el fin de obtener un increíbleacuerdo con el fiscal. Pero eso no tiene nada que ver con el Gobernador Moreira. Él no aceptó sobornos del señor Castillo en ningún momento ni de ninguna manera”.

Armando Reynoso Femat, exgobernador de Aguascalientes. Foto: Cuartoscuro.

Castillo Cervantes fue detenido en noviembre pasado en McAllen, Texas, derivado de la acusación que realizó un gran jurado en septiembre ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Corpus Christi, donde se le acusa de fraude bancario, posesión de fondos robados, soborno a un funcionario público, malversación, robo y desfalco de fondos públicos, cometidos entre 2006 y 2014. Ahora enfrenta hasta 20 años de prisión.

Junto con el cargo de conspiración de lavado de dinero, Castillo había sido acusado por defraudar a J.P. Morgan, Chase Bank e Inter National Bank en McAllen. Al parecer, ese cargo será eliminado como parte de su acuerdo de declaración de culpabilidad.

El diario fronterizo recuerda cómo Torres López y Hernández Flores están bajo acusación en Corpus Christi. Los fiscales acusaron a Torres de robar dinero de las arcas estatales de Coahuila y de lavarlo a través del sistema bancario estadounidense antes de enviar los fondos a un banco en Bermuda.

Jorge Juan Torres López,exgobernador interino de Coahuila. Foto: Cuartoscuro.

Según los fiscales federales, Castillo estuvo involucrado en trasladar dinero a cuentas bancarias extraterritoriales en las Bermudas. En el caso de Hernández, los fiscales lo acusaron en una audiencia de 2013 de aceptar sobornos del cártel de la droga Zetas. Ambos son fugitivos, pero han mantenido su inocencia.

El diario indica que Reynoso Femat no ha sido acusado en los Estados Unidos, aunque los fiscales federales de San Antonio sí han presentado una demanda de decomiso de activos contra varias propiedades de su hijo Luis Armando Reynoso López o compañías vinculadas a su hijo, pero tanto el ex gobernador como Reynoso López han mantenido su inocencia. Las alegaciones en ese caso están bajo sello y no han sido divulgadas.

Moreira, quien dejó el cargo de gobernador de Coahuila en 2011 para servir como jefe del gobernante Partido Revolucionario Institucional, no ha sido acusado en los Estados Unidos. Es objeto de una investigación por parte de funcionarios estadounidenses sobre las denuncias de que decenas de millones de dólares robados al estado, que son miles de millones de dólares en deudas, fueron lavados en transacciones inmobiliarias del sur de Texas.