En coma, víctimas de tiroteo en colegio de Monterrey

El secretario de Salud dijo que no es posible establecer aún un pronóstico de recuperación para los alumnos, hasta que desaparezca la inflamación

Foto: web
21 enero 2017
9:17 hrs
El Universal

Monterrey, Nuevo León.- Los dos jóvenes que recibieron un balazo en la cabeza durante el ataque del miércoles en el Colegio Americano del Noreste fueron inducidos al coma para facilitar la desinflamación de sus cerebros, lo que es indispensable para tener esperanzas de mejoría.

Con este procedimiento, que se les aplicó desde el jueves, los médicos esperan ver en un plazo de cinco a siete días alguna reacción en Luis, de 14 años, y Ana, de 15, quienes ayer se reportaron graves, pero estables.
“Están en coma barbitúrico con un medicamento que los mantiene sedados para mantener lo más posible el reposo del cerebro, y que disminuya la inflamación”, explicó el Secretario estatal de Salud, Manuel de la O. Cavazos.

“Hay que esperar que el cerebro se desinflame y posteriormente empezar gradualmente el destete de los medicamentos”.

El coma inducido, también llamado farmacológico o barbitúrico, es un procedimiento médico en el que se genera un estado anestésico profundo, por medio de medicamentos.

“La persona está en un completo estado de relajación y se utiliza sobre todo cuando hay lesiones neurológicas importantes, como es este caso donde se requiere que el cerebro se desinflame”, explicó un especialista.

“Se genera una estabilización y relajación completa del paciente para favorecer su recuperación y es indefinido”, añadió. “Hay pacientes que se quedan una semana y otros que se pueden tardar seis meses”.

El secretario de Salud dijo que no es posible establecer aún un pronóstico de recuperación para los alumnos, hasta que desaparezca la inflamación.