EN SAN LUNES

17 octubre 2016
10:20 hrs
Columna

Por Gilberto Haaz Diez

*Mateo 11: 29:  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Camelot.

 

Llega otro lunes de octubre, el de las lunas más hermosas. Lunes de cambio de gobierno, el primer lunes de Flavino, a quien hasta los priístas orizabeños dijeron que era ‘más de lo mismo’, en clara reprobación a su llegada de interino de casi 48 días, hace ajustes, renuncia a quienes tienen que irse y mete a los suyos, los de confianza. Llega con él un cordobés, Víctor Garrido, y se van los que eran de quien ganó la elección y el chinito Osorio Chong le hizo manita de puerco, para que solicitara licencia. Vienen tiempos nuevos para Veracruz. Inciertos. ¿Vendrá una calma chicha, o vendrán los golpeteos? ¿Habrá entrega-recepción, o seguirá la decepción? A mí me late que serán días aburridos en lo político, más aburridos que un juego Necaxa-Irapuato a pleno sol, a plein soleil, dirá un francés. Han mudado la foto del gobernador Duarte y han puesto una de Flavino, atrás de ese cuadro cuentan que les encontraron ajos y un moño rojo, para el mal de ojo, allí donde una vez se sentaron dos presidentes de la República, Miguel Alemán Valdés y Adolfo Ruiz Cortines, en ese mismo sitio donde una placa señala que fue construida en los tiempos de Fernando Casas Alemán, que fue un sustituto, como el actual. Los memes a la orden del día, uno de ellos manda un comunicado del nuevo gobernador, y viene todo en chino, para descifrarlo.

LOS 48 DÍAS DE FLAVI

 A ver para qué le alcanzan los 48 días a Flavino. Por lo pronto la violencia no se detiene. Ocho muertos en sus primeras 48 horas de gobernador, más tres aquí en Ixtaczoquitlán. Abatidos a sangre y plomo. Jóvenes de 22 y 23 años que se alían a la delincuencia y al dinero fácil y se alían a la muerte. Reporta Osorio Chong que ya viene a Veracruz. Gachos. Evadían venir cuando Duarte estaba. Expusieron a Veracruz porque, puede que el gobernador se les atragantara y dejara de caerles bien, pero no era para que se olvidaran de los veracruzanos a merced de los delincuentes, que, a rio revuelto, ganancia de los malos. Desde aquel día que el presidente Peña Nieto lo evadió en un acto público en Antón Lizardo, y lo sentaron irrespetuosamente  al final de la fila, como diciendo aquí no te acerques. Desde ese día los días para Veracruz fueron fríos, desairados, oscuros, de guardar, muy peligrosos. Retirar el respaldo presidencial es algo que ningún presidente debe hacer, trátese del partido que se trate, menos si es un correligionario. No por algo el mismo Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Hernández, anunció ante la tele que llegan a Veracruz los sheriffes y las fuerzas del bien, en una avanzada como cuando Mac Arthur regresó y tomó las Filipinas (aquel clásico: ¡Volveré!), después de que, presumió, habían detenido en Coatzacoalcos a una banda criminal y peligrosísima de secuestradores. En Coatzacoalcos no había ley, el hampa gobernaba, muchas familias aterrorizadas emigraron de esa ciudad que fue un Irak veracruzano, y lo sigue siendo. El otro que llega es el Clavillazo presidente del PRI. ¿A qué vienen tantos? Manden lana y manden gente de seguridad, eso es lo que falta aquí, para pagar a los maestros. Y que Peña Nieto vaya a Coatzacoalcos, y a Orizaba por ahí. Focos rojos de la delincuencia. No mammy blue.

LA DE HÉCTOR YUNES

En un evento del interino, el primero como gobernador, llegó Hector Yunes Landa, el candidato derrotado por el primo hermano, a cuadrársele a la usanza japonesa o china o a lo Samurái. Adversario del exgobernador Duarte (nótese que es la primera vez que así le llamo: exgobernador, o quizá también puede llamársele, gobernador con licencia, cosas de tecnicismos y costumbres), apareció hablando bondades del interino gobernador de ojos oblicuos: que era buena onda, que fue su jefe en un tiempo, honesto y servicial, que siempre le dispensó bondad y ternura y Cariño Verdad, como decían los Churumbeles de España, vamos, ya estando en la tierruca, poco faltó decirle que era un Gitano Señorón, como cantaba Juan Legido. Los tiempos de la política son inciertos, raros, atrás quedaron los días cuando su otro jefe, el gobernador con licencia, le entregó un septiembre de 2015 una caña de pescar ante miles de priístas en el WTC, y esa caña de pescar que, además, era un regalo de cumpleaños, lo abochornó y dio mucho de qué hablar. No iban tras charales ni robalos ni bagres, era para pescar humanos, al primo, pues. Los priístas comenzaban a reñir, ignoraban que el candidato necesitaba al gobernador y viceversa. Que un candidato sin gobernador es como un barco a la deriva, que busca puerto y no lo encuentra. Se alejaron. Se distanciaron. Se les olvidó aquella conseja de Mario Puzo, creador de El Padrino: “Ten siempre cerca a tus amigos, pero más a tus enemigos”

Salieron derrotados ambos, por las causas que hayan sido.

Y hablando de los lunes y de la vida y de la política y de los días inciertos, y de los que se fueron y los que llegan, cito a Manuel Vicent:

“Adán y Eva, después del desayuno, se pusieron el chándal, cogieron las bicicletas y salieron a pasear. A medida que avanzaban se iban creando los caminos, el paisaje, los ríos azules, los valles, los bosques, los animales. Por la tarde crearon también la música de jazz y el güisqui y así hasta la mañana siguiente que fue lunes y ya intervino Dios.”

AL CIERRE

Al cierre de este espacio, el electo gobernador, Miguel Angel Yunes Linares, anuncia que, a través de Facebook y Periscope dará conferencia para anunciar a su Gabinete. Los nerviosos, se preguntan: ¿Acaso estaré yo, Maestro?

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com