Entre el mal humor social y el mal rumor político

24 octubre 2016 || 19:32 ||
Compartir en redes

La insoslayable brevedad
Javier Roldán Dávila
El rumor nace, se reproduce y mata

Entre la jornada electoral del pasado cinco de junio y la validación de la elección de gobernador por parte del TEPJF el miércoles 19 de octubre, pasaron alrededor de cuatro meses y medio, que fueron un fértil caldo de cultivo para todo tipo de rumores, el más socorrido era que la elección sería anulada.

No obstante que ya la última instancia legal dio su veredicto, los “borregos” siguen a todo lo que dan en los corrillos políticos de las principales ciudades de Veracruz e incluso, en la Ciudad de México. Ahora ha cobrado fuerza la especie de que la PGR procederá contra Miguel Ángel Yunes Linares, lo que le impediría asumir la titularidad del Ejecutivo el próximo 1 de diciembre.

El asunto no pasaría de ser una anécdota sino fuera por las circunstancias extraordinarias que vivimos en la entidad: finanzas públicas quebradas, inseguridad galopante, desempleo, epidemia de zika…en fin, una cotidianeidad del carajo.

En este contexto, el largo periodo de transición entre el gobierno que se va y el que llega, aunado a la precaria cultura democrática de los grupos de poder, dan pie a la inestabilidad política-social por la falta de certidumbre.

Lo que en cualquier país medianamente civilizado sería un proceso normal, en nuestro estado se ha convertido en un quehacer harto azaroso, que por lo ya señalado, enrarece, aún más, el panorama del día a día, con efectos perniciosos.

Por desgracia, el gobierno federal actúa de forma omisa, porque si la PGR tuviese o no algo contra el gobernador constitucional electo, es necesario que lo informe.

Pero bueno, en política los vacíos se llenan y ante la debilidad institucional, los rumores se convierten en la historia oficial.

Lo peor de todo…con este maldito humor.