Entre Trump y la 15añera Rubí

27 diciembre 2016
11:08 hrs

Por Gilberto Haaz Diez

*El que desprecia demasiado, se hace digno de su propio desprecio.
Camelot.

Mientras a Rubi, la quinceañera sensación del país y buena parte del planeta de las redes sociales, todo mundo se quiere pegar a su fiesta y en los Memes dichosos hasta el Papa Francesco ya lo sumaron de que va a oficiar la Santa Misa, hecho del poder de las redes sociales en este mundo donde el Twiter y el Facebook y el WhatsApp son el pan nuestro de cada día, en el otro lado del mundo, mas allá de la frontera, Donald Trump encargó a su secretario de eventos que invitara a los más grandes artistas a su toma de protesta, el 20 de enero, en el mismo sitio donde protestaron Washington y John Adams y Jefferson y Lincoln y Kennedy, allí donde desde el Capitolio juran por no hacer maldades y después se van a los famosos bailes presidenciales. Varía de doce a catorce, dependiendo los patrocinadores. Tienen su historia: El 17 de mayo de 1789, una semana después de la toma de posesión de George Washington, en la ciudad de Nueva York, los patrocinadores organizaron el baile en honor del nuevo presidente. Sin embargo no fue sino en 1809, luego de la toma de posesión de James Madison, en el Capitolio en Washington, que comenzó la tradición de los bailes para celebrar la toma de posesión. Esa noche, la primera dama Dolly Madison, invitó a una fiesta en un hotel. Se vendieron 400 boletos, a cuatro dólares cada uno. En 1833 se realizaron dos bailes en honor del presidente Andrew Jackson. William Henry Harrison participó en los tres bailes en su honor en 1841. Los de Kennedy fueron de antología, todos querían bailar con esa mítica pareja, John y Jackie. Bueno, la historia es que con este cara de mustio y pelos de elote, el señor de los muros, ningún artista quiere ir a cantarle. A Celine Dion la buscaron y les dijo que si la quiere ver, que compre su boleto, que ella canta en el hotel Wynn de Las Vegas, además, el boleto no es tan caro, en primera fila cuesta 136 dólares. Otro dijo que iría a cambio de una lobotomía, y como mis conocimientos médicos andan a la baja, pregunté a Siri qué cosa era eso, me dijo que es como una trepanación del cerebro, algo así. Buscaron a Elton John y ni siquiera les abrió la puerta. El maestro está para gente grande, y era un gran apoyo a Hillary Clinton, ni modo que vaya ahora de chaquetero, él le cantó en sus funerales a Diana, la Princesa del Pueblo, no a cualquier fantoche. Andrea Bocelli ya había aceptado (quizá por ser invidente), pero fueron tantas las presiones de sus fans que su agente canceló el pedido presidencial. De México nadie, si quiere Los Tigres del Norte pueden ir a cantarle la nueva rola: “Métase su Muro, señor Trump”, por donde le quepa, diría yo. Ya aceptaron las Rocketes del Radio City Music Hall, esas seguro porque les pagaron, y también el extraordinario Coro del Tabernáculo Mormón, aunque Trump es judaista y ojete. Le diré a mi sobrino Dereck, que es Mormón y habita cerca de Salt Lake City, que le pida a la comunidad que no avalen a este lucas, eso sería por el bien de la patria.

EL SANTO GRIAL DE YUNES
Consulté, como suelo hacerlo de vez en cuando, a un picudo de CDMX que conoce a la perfección los asuntos de seguridad nacional, omito su nombre porque así es la vida. Le pregunté cómo nos veía a los 26 días del nuevo gobierno de Yunes, en asuntos de seguridad. Me dijo que si alguien conoce y sabe de esos vericuetos de la Seguridad y de la inseguridad, es Miguel Angel. En eso Yunes no busca el Santo Grial, ya lo tiene a la mano, y tiene, además, a una gente de suma confianza como secretario, Jaime Téllez Marié, que no será penetrado por la delincuencia. Esto porque el mismo domingo por la tarde, en una nota del prestigiado diario Reforma, el gobernador de Veracruz anunció que había hecho un operativo de más de cien elementos, para trasladar a dos reos muy peligrosos que seguían desde el penal operando en esta región de Orizaba-Ixtac-Fortín-Córdoba y rancherías circunvecinas. Entre ellos uno señalado como presunto ejecutor de una periodista. Los cambió del Penal de Amatlán a Pacho Viejo y Yunes asegura que deberá venir la tranquilidad en esta zona. Ojalá y Dios le escuche y ayude. Dijo, además, una cosa que es muy sabida por muchos, que hay alcaldes, fijó uno sin dar nombre, que están de la mano de la delincuencia, que el secretario de Gobierno, Rogelio Fanco Castán, ya deberá estar platicando con uno de ellos ya descubierto, para que, o se conduce dentro de la ley o se la aplican. Así andan las cosas.

Visítenos. www.gilbertohaazdiez.com