Entrevista con Ricardo León Mondragón, presidente de Bondalegre

Foto: Hugo Velázquez
10 febrero 2017
15:44 hrs
Eloy de la Cruz

Descripción general

“Nací en la Ciudad de México, a los 8 años llegué a Poza Rica y estoy orgulloso de ser veracruzano. Estudié en el Colegio Tepeyac, al terminar la prepa me fui casi un año a Canadá a vivir, posteriormente ingresé a la UDLAP por medio de beca deportiva en la disciplina de Taekwondo, me recibí de la Licenciatura de Administración de Empresas y ahí mismo hice mi Maestría en Gestión de Proyectos en Construcción. El Deporte es mi pasión y en el ámbito competitivo conseguí oro, plata y bronce en Olimpiada Nacional representando a Veracruz. Mis Padres y Hermano son mi ejemplo y admiración en la Vida”.

Foto: Hugo Velázquez
Foto: Hugo Velázquez

¿Un joven como tú, cómo es que nace la idea de ser parte de este movimiento social al que perteneces?

“Lo llevo en la sangre, mi abuelo luchó toda su vida desde la Revolución Mexicana por un México ideal y grandioso, eso ha influido mucho en mí. Sin embargo, también he sentido la necesidad y convicción de generar cambios verdaderos en beneficio de los veracruzanos. Por otra parte, creo que la indiferencia y apatía de la juventud y generaciones que van de salida es lo que no nos deja salir del hueco y quedarnos cortos del progreso que todos queremos urgentemente en el país, entonces decidí pasar a la acción sumándome a toda causa benéfica para la sociedad, aunque sea poniendo un granito de arena y estoy seguro que será de gran relevancia, aunque se necesita trabajar en equipo y unidad”.

¿Cuál es tu idea fundamental para lograr los objetivos de este movimiento?

“Que los jóvenes juguemos un rol mucho más participativo y proactivo, que nos involucremos de fondo en las actividades que sean para el beneficio común en toma de decisiones que marquen el rumbo al que queremos dirigirnos. Soy de la idea de sumar y no de dividir, fomentar la diversidad de ideas de manera que enriquezca las propuestas, ser incluyente y abierto a la sociedad en general”.

Foto: Hugo Velázquez
Foto: Hugo Velázquez

Ayudar es difícil, complicado, pero en ti está esa característica, ¿dónde y cómo nace esto?

“Junto con el equipo de Bondalegre AC, creemos que los valores son el principal eje de acción para una vida digna y en armonía. Decía W. Goethe que la bondad ‘es la cadena de oro que enlaza a la sociedad’. Cuando uno ayuda al prójimo con gestos nobles, realmente nos ayudamos a nosotros mismos a seguir creciendo humana y espiritualmente. De eso se trata la vida, de servir sino no servimos para vivir. Lo más difícil es dar el primer paso, una vez que arrancas llevas todas las de ganar en esa empresa o actividad específica”.

Poza Rica tiene mucho potencial para ser y hacer cosas buenas ¿Cuáles serían las ideas para mejorarlas?

“Claro que tenemos mucho potencial, empezando por nuestra gente, desgraciadamente tenemos mucha fuga de capital humano ya que por los malos manejos que ha habido dentro de la ciudad y el estado, los profesionistas tienen que emigrar en busca de un óptimo desarrollo profesional y calidad de vida. Sin embargo, creo que en Poza Rica tenemos mucho por explotar, como es el campo, turismo, industria sostenible, tecnología aplicada y entre otras. Pero lo fundamental es poner muchísimo énfasis en trabajar por educación y cultura que tanto nos hace falta, ahí está la verdadera clave de toda sociedad avanzada y país vanguardista”.

Foto: Hugo Velázquez
Foto: Hugo Velázquez

Como joven ¿cuál sería el mensaje para los mismos jóvenes para que se interesen por las problemáticas actuales?

“No dejemos que sigan decidiendo de manera equivocada por nosotros, actuemos, alcemos la voz, participemos, propongamos, unámonos, preparémonos constantemente, que no desistamos y sobretodo atrevernos a ser factor de progreso, romper paradigmas, quitarnos prejuicios y tabúes, y creernos realmente que somos el verdadero cambio”.

¿Un mensaje que desees dar?

“Volver a creer en nuestra gente, no perder esperanzas porque éstas son las últimas en morir, vivamos y trabajemos con alegría y enjundia por el México que nos merecemos, no esperemos que el gobierno y la gracia de Dios nos resuelva, aún tenemos mucho que hacer sino lo hacemos nosotros seremos una generación perdida, mejor seamos la generación que fue clave del éxito del país”.