EPN ¡Mentiroso!

16 enero 2017 || 9:33 ||
Compartir en redes

Mario Noriega Villanueva

Nosotros no utilizamos esos calificativos, simplemente dijimos que nadie cree ya lo que dice, expone o explica –ASÍ ES enero 12– el presidente Enrique Peña Nieto, porque por su investidura, nos merece respeto, sin embargo, el senador Luis Humberto Fernández Fuentes, quien primero externa su preocupación de que en esta “hora tan delicada, las respuestas sean mentiras, por eso del gasolinazo.

Se refería a una deducción fácil y contundente “¿Cómo es posible que con precios del petróleo a la mitad de los que había hace un par de años, tengamos una gasolina más cara?” Las explicaciones que ha dado el mandatario nacional, sus “voceros” el secretario Meade, el ahora canciller Luis Videgaray Caso, el director de Petróleos ¿Mexicanos?, el Secretario de Energía y no sé cuantos más vayan a saltar a la palestra queriendo convencer a los mexicanos de que la decisión presidencial, es la mejor cuando se están viviendo consecuencias fatales, y se ve mucho muy difícil de que lo logren porque lo sienten en el bolsillo.

Por más que diga el presidente Peña que el incremento a las gasolinas no generará carestía, ¡ya la estamos padeciendo! Y como muestra, la tortilla aumentó el 20% y los precios del pasaje en taxi, los amigos prestadores de servicios, ya la impusieron con igual tasa, resulta que todo es falso de toda falsedad, no como lo dice y recalca el presidente –así con minúscula– y le aplauden sus esbirros. Nos agradó la opinión del sábado publicada en un medio local, del senador Fernández.

Y no agradó más, la pregunta que lanza “¿Quiénes tienen el negocio de la importación y distribución de la gasolina o a la economía popular?” y el lancetazo a Enrique Peña Nieto de que “usted supone falsamente que el incremento al precio de la gasolina es una medida estabilizadora ¿en qué torcido concepto se puede afirmar que lo que provoca saqueos, enojo, inflación, pérdida de poder adquisitivo y competitividad, abono a la estabilidad?” Cuánta maldad dijera mi amigo Fabián, porque sigue el legislador “la peor mentira, la más ofensiva, es que no hay nada qué hacer o más alternativa que la comprensión”, comprensión que arrojará a la muerte por inanición a quienes no tienen ni para comer.

El senador estaba encendido y finalmente en su artículo fustiga “No puede pedir –EPN–, unidad, si no propone una solución de fondo. Es de la mayor urgencia otra ruta para salir de esta espiral de deterioro del estado mexicano, recuperar la seguridad y la gobernabilidad nacional”. Y hemos de estar de acuerdo en tal análisis porque realmente, no es como lo supone Enrique Peña Nieto, que gustaría a todos los mexicanos, que se viniera a vivir o mejor dicho, sobrevivir ante tanta adversidad, como lo hacen más de 55 millones de mexicanos empobrecidos o con salarios de hambre, el salario mínimo, que no sirve para maldita la cosa, y eso no lo desconoce el señor presidente Peña Nieto, ni ninguno de sus colaboradores que viven en otro mundo lleno de fastuosidad y con los mejores platillos en tanto la mayoría de sus conciudadanos, apenas tienen para frijoles y tortillas, pero con la liberalización que no es más que de acuerdo a lo que dice el diccionario, hacer liberal en el orden político a una persona o cosa, muy distinto a lo que es liberar, que es poner en libertad, eximir a uno de una obligación o desechar las normas sociales que prohíben la propia personalidad. Así que, señor presidente Enrique Peña Nieto, póngase a gobernar, que es para lo que lo elegimos, no a servir o joder término que usted utiliza, a los mexicanos y deje a quienes lo presionan que ellos ya tienen dinero hasta la saciedad. Ya no sea cómplice de esa cofradía de corruptos que están entregando a México, porque la historia los juzgará, y el de allá arriba los castigará si no aquí, cuando terminen su trabajo demoledor, aniquilante en esta vida terrenal. Dios ni siquiera los juzgará porque ya tienen ganado el infierno.
Sugerencias, críticas y comentarios: marionv8@hotmail.com