‘Game of Thrones’ la serie más premiada de la historia

HBO se llevó los dos mayores premios de la noche, en drama y comedia

Foto: AFP
19 Septiembre 2016
8:56 hrs
El País

Hay una razón por la que, en el primer minuto de la ceremonia de los Emmy, Jimmy Kimmel dijo en el escenario: “Si en vuestro show no hay un dragón ni un Bronco blanco, os podéis ir a casa ya”. En otras categorías estaba más reñido, pero Juego de tronos y The People v. OJ Simpson son los dos fenómenos del año y así lo reconoció la Academia de Televisión. Los 68º premios Emmy, celebrados este domingo en Los Ángeles, aportaron caras nuevas entre los ganadores, algo difícil en televisión, y confirmaron el reinado del drama fantástico de HBO.

Foto: AFP
Foto: AFP

Poco se puede discutir ya sobre la categoría de Juego de tronos como la serie de la década. Es el programa que ha extendido el dominio de HBO en los grandes dramas de televisión que empezó en el siglo pasado con Los Soprano.

Está por derecho propio en esa vitrina que la familia de mafiosos comparte con The Wire, Breaking Bad o Mad Men. Los 38 premios Emmy acumulados en seis temporadas la convierten en la serie más premiada de la historia por encima de Frasier. Su virtuosismo técnico le ha dado 106 nominaciones hasta ahora.

Solo dos veces, el año pasado y este, ha ganado el premio como mejor serie dramática, el premio grande que se da al producto completo. El récord en la categoría más grande de los Emmy, con cuatro premios, lo comparten series como Canción triste de Hill Street, La ley de Los Ángeles, El ala Oeste de la Casa Blanca y Mad Men.

Foto: AFP
Foto: AFP

Los Emmy se permitieron enseñar caras nuevas al público en esta edición. Dos actores nominados por primera vez se llevaron las categorías principales en drama. Rami Malik, por Mr. Robot y Tatiana Maslany, por Orphan Black, dejaron sentados en sus asientos a los Underwood de House of Cards, a Cookie de Empire, a la pareja de The Americans o a la agente Carrie Mathison de Homeland.

En las categorías de comedia, los dos gigantes en los que se han convertido Netflix y Amazon Studios dejaron pronto su huella en la ceremonia con dos premios de peso. Jill Solloway ganó el premio de dirección por Transparent, la historia autobiográfica de un padre de familia que se revela como transexual pasados los 60. Jeffrey Tambor logró su segundo premio consecutivo por el papel de Maura Pfefferman en Transparent. Aziz Anzari y Alan Yang se llevaron el premio al guion de comedia por Master of None, la comedia romántica urbana de este año. Ninguna de ellas pudo con Veep, que es una vez más la comedia del año.