Hillary Expuesta

26 septiembre 2016
23:51 hrs

26SEPCOLUMNA
NORESTE

Por Jorge Miguel Ramírez Pérez.

Cualquier hilo que se siga deja mal parada a Hillary Clinton, con mucho una mujer muy inteligente y preparada para la política, incluso que muchos de los políticos reputados como hábiles en esta materia. Sus alcances son audaces y generalmente efectistas. No tienen comparación sus habilidades con Donald Trump.

Lo que pasa es que el factor desgaste en política tiene mucho peso y el grupo 28 años, que ha gobernado la Unión Americana centrado en un liberalismo populista en materia de salud, buscar el control de la estructura energética mundial con una fuerte alianza con Arabia Saudita y similares.

La lucha contra el WASP dentro de un WASP decadente, persiguiendo el abandono de valores tradicionales americanos, y en parangón con el exitoso proyecto del New Deal de Rooselvelt; armado de un comercio mundial, y énfasis en la presencia militar en Medio Oriente en apoyo al sunismo ; así como permisividad de los esquemas de altos rendimientos, auspiciados por la Reserva federal; no ha podido hacer despegar el interés de los ciudadanos en objetivos que no parecen claros y no hacen crecer la economía, gravemente vulnerada desde 2008.

En otras palabras la medicina de Hillay, la receta de la tía Hilaria no cura, daña, dicen muchos que son empujados a la aventura con el rollizo adversario.

Porque el Plan de Hillary no es novedoso, de hecho es el escalón de una nueva etapa de poder; un nuevo estadio estratégico como dijera Karl Deutsh en Los Nervios del Gobierno, pero que no encuentra concomitancia con la apreciación de los ciudadanos que están hartos de defender con sangre una de las interpretaciones del mahometanismo; que como dijera el inolvidable Díaz Ordaz agente encubierto, según Philip Agee, son costumbres exóticas.

Y precisamente ese es uno de los temas que expone a Hillary ante los ciudadanos de EUA, que al no dudar de sus extraordinarias capacidades, menos puede pensar que la dama sea tonta o ingenua como para no haber atendido las medidas de seguridad en el manejo de correos, al confundir seguramente por un lapsus de malignidad, sus computadoras y direcciones personales con las del gobierno.

Porque esa estrategia que tienen desde Bush de ponderar a los árabes y precisamente a los árabes nacionalistas como amenaza y a los musulmanes sunitas como oportunidad, no se comprende por todos los votantes que tienen sentido común.

Y ese es el tema letal para la Señora, porque si los errores de seguridad nacional que dicen de carácter involuntario, no pasaran por la principal asesora Uma Abedín sunita wahabita cuyo padre es de los pocos que pueden vivir en EUA y ser a la vez profesores en una universidad de Arabia Saudita, con antecedentes de ser un musulmán originario de la India, los que son más radicales por ser minoritarios y además ambos padre e hija cercanos a los proyectos de los hermanos musulmanes, no tendría la misma fuerza la acusación de que la dama ex Secretaria de Estado, es ajena a la conspiración del Estado Islámico, (Daesh) por cierto una de las derivaciones como Al-Qaeda, de los hermanos musulmanes.

Algunos observadores incluso interponen el divorcio de la asesora Abedín del ex candidato demócrata a la alcaldía de New York, Weiner que fue sorprendido con prácticas de sexteo, intercambio de fotografías sexosas por medio del celular… como una salida mediática, para esquivar más profundidad de las investigaciones a Hillary en el tema de seguridad nacional y a la Abedían.

Y si no usa Trump ese tema en el debate para muchos será el mismo patiño que se entendía servía al grupo de poder de los 28 años y a sus amigos los Clinton en particular para sacar de la jugada a Ted Cruz y diluir la fuerza de los posibles adherentes evangélicos y conservadores que acabaron hace días en Orlando, mediante algunas organizaciones no muy emblemáticas, otorgando el apoyo al pelirrojo. El mismo Ted Cruz no tuvo más remedio que apoyarlo el viernes.

Con todos los conservadores cristianos desde un principio habían declarado en diversos foros que Trump ni la Clinton les parecieran representar los valores cristianos de una nación fundada por esas raíces.

De ella los predicadores dijeron que personificaba el mal, coincidiendo con Trump que le ha endilgado el sobrenombre de retorcida.

Trump ya en esta segunda etapa quiere ser serio y patriota. Pero si no se va a la yugular de Hillary dejará mucho que desear para sus partidarios.

En lo que respecta a México, la agenda es la misma insisto, un lenguaje apropiado, políticamente correcto el de ella y el otro tajante, prepotente en las palabras, pero creo que ambos en la acción.

México debe trabajar más duro y abandonar la idea equivocada que alguno de los dos es más amigo que otro, repito lo que publiqué la semana pasada del ex secretario de estado John Foster Dulles “ EUA tiene intereses, no amigos”