Impunidad oficial a duartistas

La corrupción disminuiría considerablemente si fuera castigada. Pero una señal inequívoca de que no es así, es el crecimiento de este mal que ha afectado Veracruz como nunca antes en su historia.

2 diciembre 2016 || 18:37 ||
Compartir en redes

Por: Ángel Álvaro Peña

Pero ahora en lugar de castigar los malos manejos de los funcionarios públicos, se premian, otorgándoles un camino hacia la impunidad tan evidente como indignante.

Así, funcionarios públicos que contribuyeron al saqueo de Veracruz, ya sea por obediencia, complicidad, omisión o ambición, tienen garantizada su libertad al situarse como legisladores, cuyos fueros parecen ser eternos.

Sin embargo, el escándalo es tan grande y el robo de tales dimensiones, que en lo relacionado con los legisladores federales y locales de Veracruz las autoridades judiciales buscan huecos en la ley que puedan desaforar a tanto maleante.

En la entrega anterior ventilamos en este espacio parte de las tropelías que cometieron los ex funcionarios de Duarte que ahora están instalados en el Congreso local de Veracruz para alcanzar la impunidad.

Pero en el Congreso de la Unión, como diputados federales hay instalados otros de la misma calaña, a quienes, por si fuera poco, el premio grande -su fuero- que les da tiempo y libertad, les otorgan presidencias de Comisiones, como si el puente hacia la impunidad no sólo surgiera de autoridades estatales sino federales, lo cual sería en realidad un grave problema para el país.

Ahí está el ejemplo más claro de la impunidad y del descaro en la persona de Alberto Silva Ramos, quien fue la mano derecha de Javier Duarte, en cuanto a acciones ilícitas se refiere.

Ahora es miembro de la Comisión de Derechos Humanos, como si no hubiera violado tantas dignidades durante su paso por la Sedesol estatal.

Así como lo ven, adicto a varias sustancias tóxicas y medio borracho, tiene injerencia en otras dos comisiones, donde seguramente no hablará porque ya salen sólo incongruencias de sus discursos. Bien haría la Cámara de Diputados en realizarle un examen antidoping.

También forma parte de la Comisión de Recursos Hidráulicos, y nada menos que de la Comisión de seguridad Pública, desde donde puede no sólo influir, sino manipular acciones que beneficio propio y de sus cómplices.

En el desvío de recursos por la operación de una red de empresas fantasma el SAT investiga al área de Comunicación Social y a la Secretaria de Desarrollo Portuario por operaciones facturadas en 2014, realizadas con al menos dos compañías fantasma.

El SAT reveló que las empresas fantasma involucradas en el desvío de recursos del gobierno de Javier Duarte fueron creadas vía internet, aprovechando facilidades que se dieron desde 2010 para constituir compañías sin la necesidad de iniciar el trámite personalmente; la dependencia negó que existan funcionarios de Hacienda involucrados en el caso. Informó que llevó a cabo un proceso de supervisión respecto a la forma en como obtuvieron su RFC y su certificado fiscal 30 compañías que recibieron millones de pesos de parte del gobierno de Veracruz, entre las que se encuentran 20 que este medio dio a conocer en mayo pasado.

Otro personaje siniestro dentro de la Cámara de Diputados fue sin duda Jorge Alejandro Carvallo Delfín, el 19 de diciembre de 2011, un año después de tomar posesión, Javier Duarte, formalizó el decreto 289 del Congreso, publicado el 5 de agosto de 2011, en la misma gaceta, donde autorizaba destinar las partidas federales a otros rubros.

La Operación licuadora, consistía en desviar fondos oficiales enviados por la secretaría de Hacienda y Crédito Público a otras cuentas bancarias, a la compra de bienes materiales.

Entonces, en el Congreso imponían su voluntad los diputados priistas: Flavino Ríos Alvarado, Jorge Alejandro Carvallo Delfín, diputados de la LXII Legislatura (del 5 de noviembre, 2010, al 4 de noviembre, 2013) quienes votaron por esa ley. Flavino Ríos y Jorge Carvallo junior fueron los máximos líderes parlamentarios, al servicio absoluto de Javier Duarte.

Por su parte, Edgar Spinoso Carrera, quien cambió de partido para engañar al enemigo y despistar a la opinión pública, es ahora, como diputado federal, presidente de la Comisión de Citricultura, pero también forma parte de los legisladores investigados por el SAT, porque de un día para otro cuenta con una fortuna cuantificada en 300 millones de dólares, compró propiedades en Veracruz y en el extranjero y como cereza del pastel, se hizo de una flotilla de aeronaves, que además, era contratada por el gobierno del estado.
Su enorme fortuna no sólo tiene ocupados a los agentes del SAT sino preocupados, por su habilidad para burlar las normas y los candados.

Es propietario de Transportes Ejecutivos PIZA, S. DE R.L. de C.V. empresa que ha sido contratada desde el 2010 por el estado de Veracruz en contratos abiertos de adjudicación directa.

La enorme fortuna y propiedades de Edgar Spinoso; de clase media a multimillonario

Esta empresa cuanta con 4 aeronaves: Un Piper Seneca del 2007 matrícula XA-UUC con número de serie 3449349 valorada hasta en 210,000 dólares.
Un helicóptero Robinson con matrícula Xa-UWQ con número de serie 0608.
Un helicóptero Robinson R66 turbine del 2001 equipado, con matrícula XA-HSC y número de serie 0063. Su valor aproximado puede rondar los 300,000 dólares.
Un jet privado Learjet modelo 45 matrícula XA-UUB con un número de serie 45-102 valorado hasta en 10 millones de dólares.
El último viaje registrado de esta aeronave fue de Veracruz hacia Houston Texas de acuerdo a la página vataware que además ofrece una captura de la ruta de vuelo.
Finalmente, un helicóptero Bell 407GX 300, de los cuales hay sólo 300 en el mundo. La matrícula es N407SC. Está valuado en 2.2 millones de dólares.

De acuerdo con la información presentada por el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, Edgar Spinoso tiene al menos 6 propiedades en el extranjero, todas ellas de lujo:

El departamento número 264 ubicada en 5110 San Felipe Street Unity en Houston, Texas. Valuado en 905,000 dólares.
Un departamento en 1600 Post Oak Boulevard Unit con un valor de 900.000 dólares.
Una casa en un residencial privado en el número 71 de South Sawbridge Circle valuada en 374,000 dólares.
Dos apartamentos ubicados en la Highland Tower en el 2207 de Bancroft Lane Unit también en Houston, Texas. Valuados en 805,000 y 435,000 dólares.
Finalmente, una casa en el 6382 de Lake Paloma Trail valorada en 835,000 dólares.

Dentro del Estado de Veracruz también se sabe que Spinoso es dueño de 21 kilómetros de playa en Costa Esmeralda que habría adquirido de ganaderos.

Estos son los premiados por un sistema que parece no reaccionar todavía ante la dimensión del saqueo.
Desde drogadictos hasta dipsómanos, pero todos culpables y con méritos suficientes para estar tras las rejas…Esta columna se publica todos los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad