Ingresos deben fortalecerse mediante fuentes permanentes: sector privado

Foto: Agencia NTX
23 octubre 2016 || 12:54 || Agencia NTX
Compartir en redes

México.- Es fundamental estimular los ingresos del sector público mediante el fortalecimiento de las fuentes de recursos permanentes, y no a través de ajustes en los pronósticos macroeconómicos, estimó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El organismo consideró que pueden resultar contraproducentes las modificaciones hechas por los diputados en la aprobación de la Ley de Ingresos para 2017 a las estimaciones originales de la producción petrolera y el tipo de cambio para obtener más ingresos el año próximo.

Es probable, agregó, que el déficit propuesto por las autoridades hacendarias sea mayor y, por lo tanto, el superávit primario no pueda llegar a 0.4 por ciento del PIB planteado, lo que es preocupante pues es uno de los parámetros que se toma en cuenta al evaluar la calificación de la deuda soberana de México.

Estimó que la dificultad que representa lograr el ajuste necesario al gasto público con el objetivo de evitar, en principio, que la deuda como porcentaje del PIB siga creciendo, lleva a la necesidad de tener que buscar la forma de incrementar los ingresos del sector público.

De tal manera que este pueda seguir cumpliendo con sus funciones sin tener que incidir negativamente en programas que son fundamentales para el crecimiento del país y bienestar de los hogares, agregó en su publicación semanal “Análisis económico ejecutivo”.

Sin embargo, precisó, el hecho de que el gobierno federal se comprometiera a no modificar la política tributaria al menos hasta finales del sexenio, obliga a buscar opciones que en algún momento pueden ser contraproducentes.

Ello, sobre todo cuando estas se centran en ajustes en las estimaciones de variables macroeconómicas que redundan en mayores ingresos solo de manera virtual, sostuvo el organismo de investigación y análisis del sector público.

Refirió que en la aprobación de la Ley de Ingresos por parte de la Cámara de Diputados, se aprecian algunos cambios que reflejan esta posición de querer incrementar los ingresos vía la modificación de algunos de los pronósticos que sustentan el marco macroeconómico del paquete económico 2017.

En primer lugar se observa un aumento en los ingresos petroleros, que esta vez no proviene de la modificación del precio de exportación estimado, como en otros años, sino del aumento en la previsión del nivel de producción de petróleo.

Con ello, se eleva en 19 mil barriles por día, con lo que la producción promedio diaria total se ubicaría en un millón 947 mil barriles, a lo que se agrega que se eleva el pronóstico de tipo de cambio a 18.62 pesos por dólar, es decir, 0.42 centavos más que la propuesta original.

Con estos ajustes se prevé que los ingresos petroleros sean 17 mil 369.9 millones de pesos más de lo que se propuso originalmente, expuso el organismo.

Adicionalmente, se considera que con base en los favorables resultados que mantienen los datos de la recaudación tributaria y no tributaria, es posible considerar que los ingresos provenientes de estos rubros sean en conjunto, 34 mil 010.3 millones de pesos superiores a los considerados originalmente, lo que supone se basará en esfuerzos en eficiencia recaudatoria.

“Aunque los argumentos en los que se basan estos cambios son razonables, habría sido mejor ser prudentes y evitar ajustes que pueden generar un panorama más relajado en materia de gasto y por lo tanto en cuanto a lo urgente y efectivo que es reducir el monto de las erogaciones del sector público”, subrayó.

Es cierto, consideró, que el tipo de cambio muestra una tendencia que podría mantenerse por arriba de los 18.60 pesos por dólar el siguiente año, dadas las condiciones de las cuentas externas del país.

No obstante, precisó, debe considerarse que las presiones cambiarias se han ido reduciendo conforme se aclara el panorama electoral de Estados Unidos, de tal manera que en los días recientes se han visto niveles del tipo de cabio incluso por debajo de las 18.50 pesos.

Asimismo se tiene la confianza de que el Nuevo Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex), próximo a presentarse, sea suficiente para elevar la producción de crudo en los niveles que se proponen ahora, anotó.

Sin embargo, hasta el momento la falta de inversión productiva y la lentitud con que está funcionando la reforma petroleras, podrían ser factores limitantes para incrementar la producción de crudo, además de lo poco atractivo que resulta invertir en un momento de precios bajos.

Para el CEESP, debe considerarse que el ajuste de estas variables, especialmente la del tipo de cambio, también generaría costos adicionales que incluso pueden superar el aumento de ingresos que se espera.

En este caso, sobresale el impacto que tendrá el incremento en el volumen de importación de gasolina, pues con un tipo de cambio estimado más alto, implica un mayor costo en moneda nacional, el cual puede sobrepasar ingresos petroleros que se proponen, advirtió.

Si considera que el porcentaje de las gasolinas que se importan se eleva a 62 por ciento, desde uno cercano a 58 por ciento promedio este año, y se toman en cuenta los 42 centavos en los que se corrige el tipo de cambio, el costo adicional por este concepto puede estar muy cerca de los 25 mil millones de pesos, dependiendo del nivel del precio de la gasolina en el exterior.

En su opinión, esto de incrementar los ingresos petroleros con base en el tipo de cambio, requiere ser consistente con el cálculo que implica el costo de la importación de petrolíferos, sobre todo cuando tenemos una balanza petrolera deficitaria.

Según su cálculo, el aumento de los ingresos petroleros que se espera por el ajuste cambiario será rebasado por el aumento que se generará por el lado del gasto petrolero lo cual, de mantenerse sin cambio el resto de rubros de gasto, es factible que pueda incidir negativamente en el superávit primario que se tiene previsto.

Apuntó que otro aspecto que tendrá un impacto negativo sobre las finanzas del país es el aumento que la estimación del tipo de cambio tendrá sobre el costo financiero de la deuda externa del sector público, lo que puede ser equivalente a cerca de seis mil millones de pesos, sin considerar el aumento en su saldo en pesos.

En este contexto, expuso el organismo, es importante considerar que no todo es ingresos en dólares, sino que se debe recordar que también hay gasto en dólares.

Además, las expectativas de crecimiento económico se han seguido ajustando a la baja, lo que podría afectar negativamente el ritmo en el que ha venido aumentando la recaudación tributaria recientemente, alertó.