Justicia ad hoc para los criminales

7 febrero 2017 || 21:54 || Javier Roldán Dávila
Compartir en redes

La tragedia es que todo se vuelve un falso dilema: ¿debido proceso o reparación del daño?

El nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio ha resultado una maravilla (como el anterior), para los criminales adinerados: siempre encuentran resquicios para salir libres.

El latinajo ad hoc significa lo siguiente: “que está hecho especialmente para un fin determinado o pensado para una situación concreta”.

En ese sentido, pareciera que la modernizada balanza de la justicia hubiese sido construida para los políticos corruptos, pueden ser acusados de desviar más de dos mil millones de pesos y los jueces consideran que el delito no es grave, por lo que pueden seguir el proceso desde la comodidad de su casa o el Mar Caribe.
Si un ex servidor público aparece con decenas de propiedades imposibles de comprar con sus ingresos, si ha cometido abuso de poder y otras lindezas, tampoco se califica como una falta peligrosa, por lo tanto, obtendrá un amparo de la justicia federal.

Si a lo anterior agregamos a los delincuentes que tienen fuero, pues ya se fregó la cosa, pueden seguir el proceso desde la curul, disfrutando de una magnifica dieta a cargo de todos los mexicanos.

Es claro, la partidocracia jamás aprobará leyes que posteriormente sean utilizadas contra sus integrantes, por ello, los que tienen dinero para pagar un poderoso (y mañoso) equipo de abogados, muy difícilmente serán encarcelados, a menos que sea una orden del Tlatoani, el caso de Elba Esther Gordillo es un ejemplo del tamaño de una catedral.

Nadie se puede oponer a respetar el debido proceso, la pregunta es ¿están capacitadas las autoridades correspondientes para aplicar el nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio?

Bueno, si el jefe Videgaray llegó de aprendiz a Relaciones Exteriores ¿qué se le puede pedir a policías y jueces?

*Esta es opinión personal del columnista