La burla del bono secreto

18 diciembre 2016 || 20:25 ||
Compartir en redes

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

Quienes disfrazaron la huida del estado por el puente de la impunidad, ahora se nombran representantes no sólo de la voluntad de la población sino de su pensamiento.

Un ejemplo de ello es el actual diputado federal Jorge Carvallo Delfín, quien mostrando un cinismo que sólo puede compararse con el de su ex jefe Javier Duarte, dijo: “Vamos a recibir entre 140 y 150 mil pesos de aguinaldo, anuncié que prácticamente a partir del martes hasta antes del día 24 voy a hacer entrega de apoyos parte de mis compromisos que voy a utilizar gracias al aguinaldo que el pueblo mexicano nos da”.

O sea, que la llegada de Carvallo Delfín a la Cámara de Diputados le sirvió no sólo para alcanzar la tan ansiada impunidad sino para adivinar el pensamiento de los mexicanos, porque en tiempo de una austeridad impuesta por los legisladores sobre la población, no puede haber un mexicano -que se digne de serlo- que pudiera aprobar un bono de esa magnitud, cuando se ha recortado severamente el presupuesto para la salud, la educación y la investigación.

El propio presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, informó que se aprobó el denominado bono secreto que los legisladores federales se autoconcedieron para esta Navidad bajo la figura de asistencia legislativa.

Pero Carvallo asegura que la población les dio ese recurso económico que aceptaron casi todos a excepción de siete diputados federales de Hidalgo, seis del PRI y uno del PVEM, más la ex gobernadora de Yucatán y actual legisladora priista Ivonne Ortega, quienes anunciaron que renunciaron a su “bono navideño”.

Además, se informó que 36 legisladores de Morena rechazaron el bono, 23 de Movimiento Ciudadano, un independiente (Manuel Clouthier), dos del PRD (Waldo Fernández y Agustín Basave), y uno del PAN, Javier Bolaños.

Carvallo no es precisamente un representante popular que pueda verse como una persona honrada, sobre todo siendo uno de los hombres cercanos a las peripecias administrativas de Javier Duarte.

En septiembre de este año el abogado Jorge Carvallo Hernández acusó de despojo a su hijo el diputado federal del PRI, Jorge Carvallo Delfín, a quien responsabilizó de apropiarse de bienes inmuebles, terrenos y un carro de volteo de su propiedad.

El padre del legislador aseguró que su hijo se apropió de dos viviendas y un terreno de ocho hectáreas ubicado en el municipio de Lerdo de Tejada.

Jorge Carvallo Hernández reclamó a su hijo la entrega de dichos bienes, pues consideró que no tiene necesidad ya que presumió que se hizo millonario desde el sexenio de Fidel Herrera Beltrán, estimando que cuenta con una fortuna de mil millones de pesos, además de cinco constructoras.

El padre del diputado exigió al ex fiscal general del Estado, Luis Ángel Bravo Contreras, que procediera en contra de su hijo por los delitos que lo señaló en la denuncia que presentó.

Así como Carvallo no tiene necesidad de robarle los bienes a su padre, tampoco los legisladores tienen necesidad de inventarse una desafortunada suma en tiempos en los que el país padece de una crisis económica sin precedente.

Los legisladores federales recibirán más de 500 mil pesos en esta Navidad.

Distribuidos de la siguiente manera: 357 mil pesos por aguinaldo, dieta mensual y compensaciones. Además de 150 mil pesos del bono secreto que se aprobaron el pasado 14 de diciembre.

Los ingresos de los 500 diputados al mes se componen de tres rubros: una dieta (salario) de 73 mil 817.10; apoyos económicos por asistencia legislativa, de 45 mil 786; y atención ciudadana por 28 mil 772.

Ivonne Ortega, afirmó al rechazar el bono: “Todos debemos ser iguales ante la ley y la gente está reclamando que no tengamos privilegios”.

La gran mayoría de los legisladores aceptaron gustosos el bono, mostrando una gran insensibilidad al haberse despachado con la cuchara grande, los ampara la ley cuando en realidad deberían ser el ejemplo de austeridad; sin embargo, al suceder en este momento, la sociedad lo ve como un abuso, porque el hecho de abrocharse los cinturones está dirigido únicamente a los ciudadanos de a pie… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:

angelalvarop@hotmail.com

Twitter @politicosad