La escena

2 enero 2017
14:11 hrs

Por Virgina Durán Campollo

La escena del crimen se extiende a todo el país. El dolor de los habitantes, está llegando al límite. Los órganos de impartición de la  justicia, en contubernio con la delincuencia organizada. Ignoradas las instituciones internacionales, que tratan de intervenir en la violación a los Derechos Humanos. Gobiernos ineptos, omisos y sumisos a los poderes fácticos. Desolador el panorama, que no se debe maquillar aunque duela. Más que nunca, se debe señalar. En un mar de sangre sucumbimos despertando, muy pronto, al México bronco. La tierra exhala las osamentas, de miles de mexicanos exterminados. Las fosas comunes, son más comunes. Ahí están los desparecidos, secuestrados, levantados, asesinados, privados de su libertad de manera sanguinaria. *** Las lágrimas de  padres, hermanos, parejas parece aflojaron las tumbas ordinarias, tal vez. El año que pasó, fue el más sanguinario. Aún más que cualquiera del calderonismo. Entra en la recta final Enrique Peña Nieto, en franco declive. Arrastra al PRI- “o es revolucionario o es institucional”- a su peor derrota, pues no se vislumbra que repita y carece de verdaderos líderes. RIP para el PRI. Ganado se lo tiene, por permitir de sus partidistas incrustados en los gobiernos,  el más grande saqueo de la historia moderna. Falta el efecto Trump y el problema de los indocumentados. ***La indignación que causó el alza de la gasolina- que es una devaluación- ha sido a nivel nacional. Ninguna explicación técnica- menos proveniente de pillos, defraudadores y mentirosos- podrá parar el disgusto, que puede convertirse en algo más serio. El pueblo de México está harto, de la vida de reyes que llevan los gobernantes, mientras se empobrece cada día más. El hambre es la madre de todas las revoluciones, se afirma, y la de los mexicanos no disminuye sino todo lo contrario. Debemos exigir, que sean los extremados gastos de gobierno los que se reduzcan. Que solo existan tres partidos.  Los otros que son comparsa, se fundan con quienes les convenga, deben desaparecer de la nómina pública pues son carísimos para los resultados. *** Los gastos onerosos de diputados, senadores, magistrados, gobernadores, presidentes municipales y del presidente deben ser reducidos drásticamente. No se puede permitir tanta inconsciencia, ambición y latrocinio  a los que el erario público les paga sueldos de primer mundo, cuando nos tienen en el tercero y cuarto  universo. Llegó el momento de que la ciudadanía asuma, la responsabilidad de exigir y se escuche su mandato. No podemos seguir ausentes porque nos están robando nuestro cobijo. Ya nos quitaron la paz, estabilidad, confianza, alegría, bienestar económico, las esperanzas. No dejemos nos arrebaten la Fe, de que todo puede transformarse en la unión y solidaridad. Busquemos un espacio para manifestarnos, denunciar sin ningún temor los abusos del poder. Una tribuna.   Lastiman  los vándalos  nefastos  que demuestran su vacuidad, pues no tienen valor propio y lo buscan  a través de la riqueza mal habida. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima y feliz año nuevo 2017.