La mano que meció la cuna: Erick Lagos

El exhombre fuerte de Javier Duarte, tuvo el control de la seguridad y la represión de los que no comulgaban con la corrupción, tráfico de influencias y derroche de dinero. Ya se acabó su poder caciquil

Erick Lagos. Foto Web
30 noviembre 2016 || 21:06 || REDACCION NORESTE
Compartir en redes

Represión, abuso de autoridad, uso de la justicia para mantener impunidad y asesinatos para incrementar el miedo, fueron la característica política del gobierno del prófugo Javier Duarte que culmina este 1 de diciembre, y el encargado de operar las tropelías fue el actual diputado federal Erick Lagos.

El sexenio que acaba fue uno de los peores en la historia veracruzana, pobreza, deuda y violencia fueron el legado que dejó; los asesinatos de líderes, políticos, periodistas, activistas y mujeres fueron un grave problema y la mayoría no fueron esclarecidos, y el principal operador fue el exsecretario de Gobierno y exdirigente del PRI veracruzano.

Enlace del narcotráfico

De acuerdo al Periódico Reforma, en una nota publicada el 12 de mayo de 2012, cuando Lagos Hernández era subsecretario de Gobierno, era el enlace con los narcotraficantes que asolaron la entidad desde la época de Fidel Herrera con quien inicia el isleño, hasta los seis años de Duarte, cuando se adueñaron del estado con la complacencia gubernamental.

Reforma publicó que Raúl Lucio Hernández El Lucky, quien era jefe del grupo criminal en el centro del país, fue detenido en Córdoba, a finales de 2011 y declaró frente a oficiales de la Armada de México.

El Lucky reveló que tenía un enlace en el mismo gobierno de Veracruz, a quien sólo identificó con el apellido Lagos.

La investigación de Reforma encontró que en el directorio de la administración estatal sólo había un funcionario con ese apellido: Érick Lagos Hernández, quien se desempeñaba como subsecretario de Gobierno de Veracruz, y antes de ser diputado fue el titular de la oficina.

 

Erick Lagos. Foto Web
Erick Lagos. Foto Web

Perversidad para reprimir y amedrentar

La actual diputada del PAN, MaryJosé Gamboa es una de las detractoras del gobierno duartista que sufrió las vejaciones en carne propia al ser encarcelada por varios meses y sometida a todo tipo de humillaciones, ordenadas siempre desde la oficina del hombrecito que se asumía como uno de los que controlaban el narcotráfico en la entidad, creando el propio Cartel del Gobierno.

MaryJosé atropelló a un transeunte que cruzó una avenida de alta velocidad sin utilizar el puente peatonal, provocando su muerte.

La Fiscalía del estado, aplicó con todo el peso de la ley y no permitió fianza ni tener ningún arreglo con los familiares, sino que se la reprimió en la cárcel.
Antes de ser diputada, MaryJosé era columnista de Notiver y no había día que no criticara las acciones negativas del gobierno de Duarte y sus secuaces.

Efecto Yunes: la boda y los balazos

Una de las tareas que tuvo Erick Lagos fue perseguir a Miguel Yunes Linares y su familia, de tal modo que mientras pudo hostigarlo y burlarse de él, lo hizo,
Uno de los actos mas soeces fue falsificar invitaciones la boda del hoy alcalde Boca del Río, Miguel Yunes Márquez, provocando que decenas de personas no invitadas llegaran al evento con su pase de entrada con el fin de hechar a perder la fiesta que debería ser la más importante en la vida del actual presidente municipal.

El diputado federal se jactaba ante sus amigos de los que consideraba “travesuras” siempre con el afan de lastimar a su más ferreo detractor.

Sin embargo, la persecución no acabó ahí, y en 2012 cuando el hoy munícipe era Coordinador estatal del Programa Oportunidades, en una visita a Alamo en el norte veracruzano, ordenó que lo rafagueran con el fin de amedrentarlo y que el miedo lo hiciera detener el acgivismo político a favor del PAN.

Erick Lagos. Foto Web
Erick Lagos. Foto Web

Hombres con armas de grueso calibre, interceptaron su vehiculo entre Álamo y Tihuatlán para atacarlo a balazos, la camioneta de Yunes Márquez estaba blindada, lo que lo protegió.

Erick Lagos tenía razón en perseguirlos, porque el activismo panista, el mal gobierno y el saqueo al estado, acabaron por otorgarle la gubernatura a Yunes Linares.

Enriquecimiento explicable

En la oficina de Erick Lagos se instituyeron recursos económicos, para “provocar y luego parar” manifestaciones de todo tipo frente al Palacio de Gobierno.

A los manifestantes se les provocaba para que acudieran a plantarse y luego con dinero que salía del mismo Palacio de Gobierno, se les pagaba a los seudo líderes para que desalojaran la plaza.

Mensualmente se destinaban decenas de millones de pesos para los manifestantes, dinero que desde luego, nunca llegaban a ellos.

Erick Lagos. Foto Web
Erick Lagos. Foto Web

Feminicidios

Durante estos seis años, Veracruz ocupó los titulares nacionales e internacionales gracias a la sangre que se regó, al menos 161 feminicidios se perpetuaron en la entidad, siendo Poza Rica y Xalapa los municipios donde más mujeres murieron, situación que hizo que el 24 de noviembre se declarara la Alerta de Género en 11 municipios, gracias a las ONG’s y colectivos femeninos que solicitaron ésta por la preocupación que existe por tanto asesinato.

Se detalló que los instrumentos más utilizados para llevar a cabo estos homicidios fueron arma blanca o punzocortante en 201 casos y arma de fuego en 165.

20 periodistas asesinados

En el período del terror de Duarte y Lagos brazo ejecutor político, 20 periodistas fueron asesinados y fueron agredidos más de 100, por lo que el gobierno se convirtió en el gobierno enemigo de la libertad de expresión; sin embargo hubo tres móviles en todos los casos que se consideraron cerrados: robo, crimen pasional o por motivos personales y crimen relacionado con los grupos criminales.

En ninguno de los casos se consideró el trabajo profesional que realizaban los reporteros, escritos o graficos, simplemente se les atribuía la culpa a ellos lo que provocó que las marchas del gremio se dieran cada vez que alguno era asesinado, tantas fueron las muertes que Veracruz fue considerado en varios estados y países como “El Estado donde se asesinan periodistas”.

En una investigación realizada por Daniela Pastrana para un reportaje que salió en el portal de Aristegui Noticias se catalogaron tres bloques de periodistas agredidos:

Erick Lagos. Foto Web
Erick Lagos. Foto Web

Los policiacos: Periodistas que quedaron atrapados en medio de un territorio disputado por distintos grupos criminales. Que recibían llamadas o instrucciones de qué publicar o no. Y que antes de ser asesinados fueron torturados y los dejaron desmembrados o exhibidos públicamente.

El único que se sale de ese patrón es el columnista de Notiver, Milo Vela, quien fue asesinado con su familia, por tres desconocidos que entraron de noche a su casa y dispararon con saña. “Eso podría indicar que fue un grupo criminal distinto al de los otros policiacos”, dice un investigador consultado para este trabajo.

Los regionales: Periodistas de zonas limítrofes o municipios pequeños que tienen conflictos con caciques o con poderes locales específicos, como Gregorio Jiménez de la Cruz, en Coatzacoalcos. A ellos los sacaron de su casa y los enterraron en fosas o, como en el caso de Armando Saldaña, los fueron a dejar en otro estado.

En este grupo originalmente entraría, Moisés Sánchez, director de la Unión de Medellín que fue secuestrado por policías municipales y asesinado en enero de 2015; el gobierno de Veracruz se apresuró a responsabilizar al alcalde panista, Omar Cruz Reyes, quien está prófugo; pero no se han explorado otras líneas de investigación.

Los políticos: Periodistas con perfiles más altos, que tenían una influencia mayor por su relación con medios nacionales y sus coberturas de movimientos sociales y políticos.

El 30 de junio de 2015, Javier Duarte en una reunión con periodistas en su discurso dirigido a estos dijo “Se lo digo a ustedes, por su familia, pero también por la mía, porque si algo les pasa a ustedes a mí me crucifican todos (sic). Pórtense bien, todos sabemos quiénes andan en malos pasos, dicen que en Veracruz sólo no se sabe lo que todavía no se nos ocurre. Todos sabemos quiénes, de alguna u otra manera, tienen vinculación con estos grupos… todos sabemos quiénes tienen vínculos y quiénes están metidos con el hampa… ¡Pórtense bien, por favor!, se los suplico. Vienen tiempos difíciles”.

Erick Lagos. Foto Web
Erick Lagos. Foto Web

Activistas políticos que estorbaban

Otro sector que fue agredido durante el período de la mano dura del diputado federal, fue el del activismo político, pues 25 activistas sociales fueron asesinados por ser molestos para el Gobierno estatal.

Nadia Vera, activista social de la Casa Magnolia, de Xalapa, miembro del colectivo “Yosoy132”, que en la capital, además, solía convocar a los reporteros a rueda de prensa cuando se trataba de una causa social, y quien fuera asesinada junto a Rubén Espinoza, fotoperiodista que trabajaba en Veracruz y se fue del Estado luego de ser perseguido por gente del Gobierno.

Noé Vázquez Ortiz, activista en el Colectivo Defensa Verde, luchando en contra de la hidroeléctrica El naranjal, secuestrado, desaparecido y degollado y atado de manos y pies el dos de agosto, 2013, en Amatlán.

Los activistas y líderes petroleros del sur de Veracruz, Jorge Torres y Efraín Moreno, ejecutados en Cárdenas, Tabasco, el 23 de julio, 2015.

Los profesores y activistas magisteriales, Juan José Carrillo, de Cosamaloapan; Aurelia Conde Valenzuela, de Gabino Barreda, y Álvaro Morales Silva, de Coatzacoalcos, plagiados, desaparecidos, asesinados y hasta decapitados en el caso de la maestra, en aquellos días turbulentos y revueltos de la protesta popular en Xalapa, y en el resto del país, en contra de la Reforma Educativa del presidente de la república.

Erick Lagos. Foto: Web.
Erick Lagos. Foto: Web.

El ataque de enmascarados con machetes a los ocho activistas de la ecología, integrados en la ONG Defensoría y Estrategias Integrales, atacados en Xalapa la madrugada del 6 de junio, 2015, tres de los cuales fueron heridos de gravedad, internados en un hospital.

El asesinato a la fecha de 15 líderes cañeros, la mayoría disidentes, en una abierta y franca disputa por el liderazgo regional en la Unión de Productores Cañeros en donde se sospecha de Daniel Pérez Valdés, recién reelecto dirigente nacional.

Mataron también al dirigente panista de Chicontepec, Sergio García Guzmán.

Asesinaron al exalcalde de Isla, municipio nativo de Erick Lagos, Nahum Tress Manica y su hijo, por coincidencia tambien en 2012.

Antes habían asesinado al alcalde electo de Rodríguez Clara, en la misma zona sur veracruzana, Gregorio Barradas Miravete.

De esa zona donde el cacique era Erick Lagos, tambnien asesinaron por la misma época a la popular lideresa del PRI, Guadalupe Navarrete Pucheta, mejor conocida como La Menchaca.

Otro de sus enemigos políticos, que fueron ejecutados por sicarios desconocidos, fue el director del Hospital Regional del Municipio de José Azueta, muy cerquita de Isla, José Roberto Valderrama Carrillo y fue asesinado por un comando armado cuando se transportaba en su vehículo.

El modus operandi, fue similar, interceptado por un vehículo con asesinos, quienes a mansalva lo “cocieron” a balazos de cuerno de chivo.